Tarantino, Clooney y Streep reclaman su dinero a Weinstein

Tarantino y Weinstein en el estreno de 'Grindhouse' en 2007. / REUTERS
Tarantino y Weinstein en el estreno de 'Grindhouse' en 2007. / REUTERS

El productor se enfrenta también a una demanda de la actriz Ashley Judd, que le acusa de haberla difamado y hundido su carrera

OSKAR BELATEGUI SAN SEBASTIÁN.

Harvey Weinstein ha cambiado para siempre Hollywood, aunque no en el sentido en el que lo soñó. El detonante de la ola de feminismo que recorre el mundo sigue perdido en un pueblo de Arizona donde trata su adicción al sexo, mientras liquida su patrimonio inmobiliario y se lame las heridas de un divorcio con la diseñadora Georgina Chapman cifrado en 15 millones de dólares. Los fiscales de Nueva York, Los Ángeles y Londres siguen investigando las numerosas causas penales que hay en su contra, aunque todavía no ha pisado la cárcel.

Muchas de las acusaciones de abusos sexuales que han salido a la luz se saldaron con acuerdos extrajudiciales en los que Weinstein compró el silencio por cifras millonarias. Ahora, la actriz Ashley Judd le ha demandando por intentar abusar de ella y por torpedear su carrera al difundir «declaraciones falsas y maliciosas» sobre su profesionalidad como actriz. Judd sostiene que perdió un papel en 'El señor de los anillos' a causa de que Weinstein le dijo a Peter Jackson que era insoportable trabajar con ella.

La demanda indica que Weinstein «utilizó su poder en la industria del entretenimiento para dañar la reputación de Judd y limitar su capacidad de encontrar trabajo». Cita el caso de los comentarios que el entonces todopoderoso productor hizo al director Peter Jackson para que la dejara fuera del elenco de 'El señor de los anillos', asegurando que era «una pesadilla» trabajar con ella. «Con esas afirmaciones infundadas, Weinstein logró incluir a la señorita Judd en una lista negra, destruyendo su oportunidad de trabajar en lo que se convirtió en una franquicia de 1.000 millones de dólares con 17 premios de la Academia y muchas más nominaciones», señala la demanda.«La patética realidad, sin embargo, es que Weinstein tomó represalias contra la señorita Judd por rechazar sus ofertas sexuales un año antes cuando la arrinconó en un cuarto de hotel».

«Weinstein logró que la señorita Judd fuese incluida en una lista negra con sus comentarios»

Por otro lado, algunas de las estrellas más poderosas de Hollywood tratan de impedir que The Weinstein Company acabe vendida a un fondo de inversión por 400 millones de dólares. Meryl Streep, Quentin Tarantino, George Clooney, Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio, entre otros, quieren que la operación se paralice para cobrar el dinero que Weinstein les adeuda. La compañía debe, por ejemplo, 3,8 millones de dólares a Tarantino y 140.000 euros a Meryl Streep.

 

Fotos

Vídeos