El público de Cannes cerró con tres ovaciones el estreno de 'Un día más con vida'

Amaia Remírez, que lució un diseño de Amaia Albes, y Raúl de la Fuente, antes del estreno del filme./
Amaia Remírez, que lució un diseño de Amaia Albes, y Raúl de la Fuente, antes del estreno del filme.

El filme de la productora donostiarra Kanaki se proyectó en la Sección Oficial, fuera de concurso, y opta a la Caméra d'Or a la mejor opera prima

A. MOYANOSAN SEBASTIÁN.

Hubo ovación al término de la película; volvió a haberla cuando concluyeron siete minutos de créditos del filme; y se repitió cuando se encendieron las luces de la Salle du 60ème de Cannes, abarrotada de público el viernes por la noche para asistir al estreno mundial de 'Un día más con vida' ('Another Day Of Life'), de la productora donostiarra Kanaki. El filme, dirigido por Raúl de la Fuente y Damian Nenow, es una adaptación del libro homónimo de Ryszard KapuÅ›ciÅ„ski, en el que el periodista polaco narra sus experiencias en 1975 en la guerra de la independencia de la entonces colonia portuguesa de Angola.

«Tras ver esta película, no volveréis a ser las mismas personas», aseguró en la presentación de la película el ditirámbico Thierry Frémaux, director del certamen. 'Un día más con vida', fruto de diez años de trabajo y del esfuerzo conjunto liderado por la firma donostiarra Kanaki y acompañado por otras cuatro productoras de Polonia, Hungría, Bélgica y Alemania, se proyectó el viernes por la noche, dentro de la Sección Oficial y fuera de concurso, aunque opta al Premio Caméra d'Or a la mejor opera prima. La cinta cuenta también con la participación de TVE, ETB y Movistar +.

«Ha sido maravilloso» coincidían ayer en señalar el director Raúl de la Fuente y la productora Amaia Remírez, aún fatigados tras una fiesta postestreno que se prolongó hasta las cinco de la mañana. No obstante, la jornada de ayer presentaba una agenda apretada para los responsables de la película: tras el pase de prensa de las once de la mañana, debían atender a los medios de comunicación hasta bien entrada la tarde.

«Fue espectacular ver la sala abarrotada por un público que ovacionó la película en tres rondas, la última, de pie y con las luces encendidas. Aquí, en Cannes, es muy raro ver que la gente se quede hasta el final de los créditos porque las proyecciones van muy seguidas y los espectadores salen rápido para ir a ver otra película -señalaba ayer una aún emocionada Remírez-. Sin embargo, el viernes los espectadores se quedaron hasta el final y eso que los créditos durante siete minutos». Esta buena acogida, reconocía ayer la responsable de la productora donostiarra, «nos ha puesto las pilas para hoy».

Remírez también señaló que la viuda del célebre reportero polaco, Alicja Kapuscinska, se mostró muy emocionada antes de la proyección y les transmitió su «emoción» al término de la misma. «Nos dijo que le había encantado, pero que ya hablaríamos porque estaba demasiado emocionada». En cuanto a su hija, Rene Maisner, comentó a los responsables del filme que habían realizado «un retrato perfecto de mi padre hecho con gran corazón». La película ya tiene distribución garantizada en los cinco países de las productoras y espera cerrar estos días en Cannes varios acuerdos más. En España será la firma Golem, de Pamplona, la encargada de distribuir la cinta en su estreno comercial del próximo otoño.

La película se ha proyectado ya en el Festival de Cannes dos veces en pases privados para representantes de la industria y la tercera proyección tendrá lugar este miércoles. Hasta el momento, los comentarios que han llegado a De la Fuente y Remírez es que la cinta ha tenido muy buena acogida en el sector, quele ha dedicado adjetivos como «genuina», «auténtica» y «original» en su combinación de animación e imágenes reales.

Más

 

Fotos

Vídeos