Resurge el Zinealdea de Oiartzun tras siete años de letargo

El decorado construido para el rodaje de 'La trinchera infinita'. /DAVID HERRANZ
El decorado construido para el rodaje de 'La trinchera infinita'. / DAVID HERRANZ

Zinealdea ya acoge dos rodajes y aspira a atraer producciones de otras comunidades y del sur de Francia

Ricardo Aldarondo
RICARDO ALDARONDOSAN SEBASTIÁN.

Por primera vez Zinealdea revela sus interiores y, lo que es mejor, se muestra en actividad. Han pasado once años desde que empezó la construcción de este equipamiento de 18.000 metros cuadrados llamado a ser centro neurálgico del audiovisual vasco, y que en 2011 quedó parado antes de completar todas sus instalaciones por el azote de la crisis económica.

Pero por fin la actividad ha comenzado en el mayor plató cinematográfico de Euskadi, y «uno de los mayores a nivel nacional», aseguran Elena Salegui y Gabriel Salegui desde la empresa Zineazpiegiturak S. L., propietaria de la totalidad de las instalaciones. Ha llegado el momento adecuado, fruto de la necesidad de las productoras Irusoin y Moriarti de encontrar un lugar para rodar los interiores de las dos producciones que tienen en marcha este verano, 'La trinchera infinita', que ya ha terminado su rodaje, y 'Agur Etxebeste!' que estos días se desarrolla en Bergara, y dentro de una semana se instalará en Zinealdea para utilizar los decorados que ahora se están construyendo.

El edificio Zinealdea

Lugar
Polígono Lintzirin, Oiar-tzun.
Platós
Uno de 1.820 m2 y 16 metros de altura y otro de 820 m2 y 14 metros de altura, más una zona que los conecta de 1.000 m2.
Otros
Espacios para oficinas (2.000 m2) y para servicios de restauración (600 m2), una gran terraza y parking.
Oficina Zinealdea. 943 37 66 60 y 647 255 766. Email
zinealdea@gmail.com.

En busca de naves vacías

«Ante la consulta de Irusoin nos pareció interesante poder poner en marcha el edificio y nos pusimos en contacto con el Ayuntamiento de Oiartzun para ir gestionando los permisos», añaden los propietarios. «Nos dieron un plazo para solicitar las licencias que se requieren, que ya están en curso, y gracias a ellos pudimos empezar el primer rodaje. Y estamos muy contentos».

«Una evidencia de la necesidad de este equipamiento está en el hecho de que «'Aupa Etxebeste!' la rodamos en un congelador abandonado en las naves de Pasai San Pedro. Y para muchos de los interiores de 'Handia', y su complejo vestuario, utilizamos la sede de Arteleku antes de que la demolieran», explica el productor de Irusoin, Iñaki Gómez mientras supervisa la construcción del interior de la casa de los Etxebeste que estos días llevan a cabo diez personas con un minucioso trabajo de carpintería y decoración. «Nos hemos ido adaptando a cualquier lugar, a lo que encontrábamos, pero estar en un plató como este es mucho más cómodo».

Entrar al plató principal impresiona. Son 1.820 metros cuadrados de superficie y 16 metros de altura, en los que la casa de los Etxebeste solo ocupa una pequeña porción. Lo mismo ocurría con el hogar de 'La trinchera infinita' que se rodó previamente en el mismo lugar.

Al otro lado de la misma planta, el segundo plató también se puede considerar de gran tamaño, con sus 820 metros cuadrados y sus 14 metros de altura. «No es solo el tamaño, y que sean completamente diáfanos, es que tienen todas las características de construcción necesarias en un plató, están hechos íntegramente en hormigón armado, y tienen una doble cubierta que aisla por completo del ruido exterior», explica Elena Salegui. Además los dos platos están conectados por otra zona de mil metros cuadrados que se puede utilizar para el montaje de los decorados destinados a cualquiera de los dos platos. «Y todo está en una misma planta que permite el acceso de los trailers para descargar en la misma puerta».

Preparando camerinos

En otro espacio contiguo se pueden compartimentar camerinos, zona de peluquería y maquillaje, espacio para el descanso de los actores... De momento el equipo de Irusoin ha hecho ahí sus propias instalaciones, pero para octubre ya estarán realizadas las definitivas, aunque la zona tendrá una estructura adaptable a las necesidades de cada producción.

Esa parte central de los platós, que ocupa dos de las cuatro plantas del edificio, es la que ahora se pone en marcha y el corazón del proyecto original, que en su comienzo contó con el impulso estratégico de Oarsoaldea pero que finalmente fue adquirido en su totalidad por el socio privado, Zineazpiegiturak S. L.

«Nosotros estamos en el proyecto de Zinealdea desde el principio, como empresa privada. Mi papel era el de coordinar a los servicios técnicos, arquitectos, aparejadores y constructores», explica Elena Salegui. «Se realizó la construcción pero no se completó a nivel de instalaciones, que es lo que vamos a ir haciendo ahora por partes, y el proyecto quedó inacabado en 2011. Llegó la crisis, las instituciones no estaban para aportar subvenciones y veíamos que no era un buen momento para el cine porque había bastante miedo a meterse en producciones importantes. Y decidimos que el proyecto se iba a estancar por un periodo. Pero ahora nos hemos aventurado porque en Euskadi se está desarrollando una industria importante del cine. Era el momento de aprovechar un equipamiento como este. Hay gente que necesita este tipo de espacios, y vamos a ofrecerlos a unos precios asequibles, para que la gente pueda rodar aquí sus películas».

«Oarsoaldea nos ha ayudado mucho desde el principio, en el contacto con entidades públicas y también privadas», añade Gabriel Salegui. «Nadie ha visto aún el interior de Zinealdea, y con un plató en funcionamiento. Y ahora los alcaldes de Oarsoaldea van a hacer visitas al edificio porque todos están interesados en que arranque esto, que puede dar actividad a la zona». La demanda del impulsor de la idea original de Zinealdea, Enrique Santiago, por la evolución que había tenido el proyecto desde la intervención inicial de Oarsoaldea, se resolvió a favor de la empresa, afirman desde Zineazpiegiturak.

Para televisión

Ahora estos platós brindan nuevas posibilidades. «En los próximos meses se van a poner en marcha bastantes producciones en Euskadi», explica el director de expansión de Zinealdea, Haritz Elizegi. «Y con la climatología que tenemos siempre viene bien tener un plató donde rodar en interiores cuando el tiempo te impide cumplir el plan de rodaje de exteriores, para aprovechar mejor las jornadas». Además la intención es atraer rodajes de otras comunidades, y del sur de Francia. «El lugar es estratégico, a doce kilómetros de Donostia y a quince de Francia, en un entorno muy accesible rodeado de naturaleza», añade Elizegi.

También la televisión es objetivo de Zinealdea. Además de los dos platós grandes, «que permiten mover al público asistente a una grabación con acceso directo al aparcamiento de buses», está previsto crear varios platós para televisión de entre 200 y 400 metros cuadrados, «en función de las necesidades que se vayan presentando». Ese es el espíritu del renacido Zinealdea: «Estar abiertos a cualquiera que quiera contarnos sus ideas. Queremos alquilar los medios para que otros puedan desarrollar sus proyectos».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos