Los malditos de Martu

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Los horrorositos que el sábado después o durante la gran granizada se dieron el gustazo de inaugurar el ciclo dedicado a Mary W. Shelley en el Victoria Eugenia contemplando la muy genial obra de James Whale 'La novia de Frankenstein' emulsionada en riquísimos líquidos de plata para conseguir así aquel blanco y negro brutalmente expresionista de los años 30 no se lo creyeron del todo cuando desde el escenario la organización les advirtió que en el triángulo fatídico formado (o deconstruido) por el Victoria Eugenia, los arcos de la plaza Gipuzkoa y el Principal estaban sucediendo acontecimientos realmente extraños que solo podrían explicarse a través de la paranormalidad. Y sin embargo, así es y así seguirá siendo hasta que la 29 concluya.

La historia es como sigue, el staff técnico del V.E eligió como parte de la sublime decoración del teatro y también de su sala Club seis criaturas creadas hace mucho por el escultor Alberto Saavedra, aquel prestidigitador de los efectos de goma y látex que durante siglos hizo del balcón del Antzoki Zaharra guarida de monstruos y ectoplasmas.

Esas seis criaturas representan personajes que aparecen en un filme de absoluto tiemblo, 'El pueblo de los malditos' (Rilla, 1960) donde los niños eran poseídos por presencias llegadas del espacio exterior. O no. Esas figuras han dormido durante años el sueño de los injustos en un almacén de Martutene, macerándose en un caldo de Mal y pestilencia. Liberados por los operarios de La Semana y colocados entre mármoles y terciopelos están expulsando todo el odio y el malaje acumulados.

Desde que salieron de Martu, el sistema informático de la Horrorosa se desvanece cada dos por tres, el frío ártico espera agazapado en las esquinas, los micrófonos desaparecen en el segundo anterior al inicio de las presentaciones y no se tiene noticia alguna del paradero del espectador mitad inocente mitad irresponsable que el sábado a las 16.53, cuando la pleamar, osó hacerse un selfie con ellos.

La Organización insiste desde estas líneas que intentará que las Fuerzas del Mal no prevalezcan (del todo) pero no puede jurar que lo consiga. Menos hoy, día en que se proyecta 'Flesh for Frankenstein'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos