'La flor', la película que dura quince horas

Elisa Carricajo, Laura Paredes, Valeria Correa y Pilar Gamboa en un momento de la película. Junto a ellas, el científico secuestrado en el episodio de la Guerra Fría y la carrera espacial./
Elisa Carricajo, Laura Paredes, Valeria Correa y Pilar Gamboa en un momento de la película. Junto a ellas, el científico secuestrado en el episodio de la Guerra Fría y la carrera espacial.

Firmada por Mariano Llinás arrasa por donde pasa. Se estrenó en Buenos Aires, revolucionó Locarno, conmocionó el Zinebi de Bilbao y se proyecta en Tabakalera desde ayer y concluye el domingo

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

'La flor' dura 14 horas 28 minutos . Más los intervalos. Los títulos de crédito finales van apareciendo en pantalla durante 2.400 segundos. El coloquio sostenido tras la última de las monstruosas proyecciones en el Festival Internacional del Cine Documental y Cortometraje de Bilbao se alargó por dos horas ante un público no solo entregado sino cautivo y con un intenso síndrome de Estocolmo. En los Golem su autor/perpretador/factotum recibió el trofeo Mikeldi de Honor por «el poderoso aliento creativo y la radicalidad estética de toda su obra, entre las más innovadoras del panorama internacional del cine contemporáneo». Mariano Llinás, un auténtico performer, un peleador nato y un conversador extraordinario, recogió honrado la reproducción del viejo ídolo zoomórfico de Durango y se entregó en compañía de las cuatro actrices del filme, presentes en el escenario, a una recreación multidisciplinar de un loco proyecto espacial de aquella carrera hacia la Luna de los años 60 del siglo XX.

Horas más tarde comenzó la primera de las tres proyecciones de esta película que desde ayer se proyecta compañía de su hacedor en la sala 1 de Tabakalera. En Argentina dijeron tras su estreno en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente que había literalmente, secuestrado al certamen. Y a sus cientos de espectadores, atrapados en todos los recovecos, pliegues, idas y venidas más discurso y paleta cromática contenidos en seis historias de las que cuatro empiezan pero no acaban, la quinta empieza y acaba y la sexta ya ha terminado para cuando comienza. No es obligatorio verlas todas pero sí aconsejable pues de alguna manera van formando un tapiz prodigiosamente entretejido.

La flor

Dirección y guion
Mariano Llinás Intérpretes: Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Laura Paredes, Valeria Correa, Germán de Silva, Federico Buso, Héctor Díaz...
PROYECCIONES Sábado, 24
La proyección de la segunda parte durará 357 minutos y habrá dos intervalos. A las 20 horas.
Domingo, 25
Coloquio con el director de 'La flor', autor también de 'Historias extraordinarias' y 'Balnearios'. A las 12 del mediodía
Domingo, 25. Última proyección. Duración
317 minutos. Incluye los 40 minutos de los títulos de crédito. Entre otros, la fotografía de Agustín Mendilaharzu y la música de Gabriel Chwojnik. A las 19 horas

Espectador arrebatado

'La flor' rezuma cine por cada uno de sus millones de fotogramas. A lo largo de sus 14 horas y 28 minutos, tiempo siempre punteado por una banda sonora que recuerda hipnóticamente los arcanos de la música del 'giallo' italiano de Argento o Fulci, el espectador contempla arrebatado una película de puritita serie B, terror del rico y después una de conspiraciones fármaco alquímicas imbricadas en un musical abolerado para pasar de pronto a un thriller político revolucionario espacial. Más tarde, una reflexión sobre el Cine mismo y una historia de cautivas... Así hasta completar un filme que pudo haber durado dos horas. Pero en palabras de ese prestidigitador malherido por el cine que es Mariano Llinás, admirador irredento del tailandés Apichatpong Weerasethakul, Palma de Oro en Cannes por 'El Tío Boonmee que recuerda sus vidas pasadas' y homenajeado igualmente en Bilbao, acabó durando 50.400 segundos porque «nos gusta tanto filmar que no podíamos dejar de hacerlo». Y continuaron durante una década. Filmándolo todo. Mientras, en el equipo nacían hijos se creaban y rompían parejas y pasaba la vida. Otros cineastas argentinos también filmaban. Lisandro Alonso su 'Jauja', Lucrecia Martel su 'Zama'. Son nombres presentes en cualquier plática de Mariano. Como Hitchcock, Ford, Godard, Cassavetes. Como Renoir. Reconoce Llinás entre sus pasiones la del cine de los paisajes. Por eso filmó entre la América Latina y la tundra sobrecogedora. Pasando por Londres, Berlín, París, Budapest y Sofía.

Hay otras películas de inabarcable duración. 'Satantango' de Bela Tarr, son siete horas 50 minutos. Berlín premió en 2016 los muy misteriosos 486 minutos de 'A Lullaby to the Sorrowful Mystery', de Lav Diaz. 'The Clock' dura 24 horas. Pero de las 72 de este fin de semana, 15 las pasaremos en la sala 1 de Tabakalera.

Más

 

Fotos

Vídeos