Inicio de cine en la Escuela Elías Querejeta

Los alumnos de la Escuela de Cine Elías Querejeta, ayer, en una de las aulas del centro de Tabakalera./LOBO ALTUNA
Los alumnos de la Escuela de Cine Elías Querejeta, ayer, en una de las aulas del centro de Tabakalera. / LOBO ALTUNA

Los alumnos de la Escuela de Cine Elías Querejeta arrancan el curso fascinados tras la experiencia de conocer el Zinemaldia por dentro

ALBERTO MOYANOSAN SEBASTIÁN.

«El Festival nos ha dejado en shock». Con estas palabras resumían los alumnos de la Escuela de Cine Elías Querejeta de Tabakalera su intensa experiencia en la recién finalizada 66 edición del Zinemaldia. Los estudiantes de la primera promoción de la Escuela arrancaron formalmente ayer el curso con la proyección de la película 'Cuatreros', de Albertina Carri, después de nueve días de inmersión en un certamen cinematográfico de primera categoría que les ha permitido asistir a ruedas de prensa, introducirse en los entresijos de la industria y recibir masterclass de directores a los que hace muy poco ni hubieran soñado conocer. Los 45 alumnos -uno de ellos se incorporará en unos días por problemas con el visado- se disponen ya a comenzar su formación en el centro donostiarra, dentro de alguna de las tres especialidades de Creación, Archivo y Comisariado. Aunque serán los alumnos de esta última los que más estrechamente trabajarán con el Zinemaldia a lo largo del año en los preparativos de la 67 edición, todos ellos han tenido la oportunidad de convivir con el equipo del Festival de Cine, desde su dirección hasta los responsables de comunicación. Filmoteca Vasca también implicará en su día a día a los matriculados en el área de Archivo.

«Ha sido una experiencia muy intensa, para mí la primera de esta magnitud», afirmaba la estudiante argentina, residente en Barcelona, María Laura Ríos. Para esta licenciada en Artes, profesora en la Facultad de Diseño y Comunicación de Palermo y colaboradora del Festival Internacional de Vídeo Arte Loop Fair, «además de películas que normalmente no se exhiben, el Festival nos ha permitido ver la 'cocina'» del certamen.

«Ver Industria me estimuló»

«No me esperaba que fuera tan compleja la gestión de un festival, con tanto trabajo detrás y con semejante engranaje para que todo funcione». El paso por un departamento tan pragmático -y teóricamente tan en las antípodas del romanticismo creativo- como el de Industria, no desanimó a esta alumna matriculada en la especialidad de Archivo: «Al contrario. Me estimuló porque vi lo importante que son procesos que hay detrás de las películas, como distribución, coproducción y comunicación».

Para la donostiarra Marina Palacio, matriculada en el curso de Creación de la Escuela, no ha sido su primer Zinemaldia, aunque «lo he vivido de manera diferente porque nunca había estado en una rueda de prensa». Palacio, que entre las películas vistas en el certamen destaca 'Roma', de Alfonso Cuarón, y sobre todo la ganadora de Nuevos Directores, 'Jesús', confiesa su fascinación por el hecho de haber conocido al director Hiroshi Okuyama, «y ver que era un chico más, como nosotros. Hizo que me sintiera muy cercana y que lo viera menos inalcanzable». La estudiante donostiarra arranca el curso «con muchísimas ganas porque llevo esperando que llegue este momento desde que me inscribí y me comunicaron que había sido aceptada. Y como es el primer curso que se imparte en la escuela, vamos a improvisar entre todos».

Por la rama de Comisariado transcurrirá el itinerario lectivo escogido por la catalana Neus Sabaté, quien previamente ya ha «tenido la suerte de trabajar en pequeños festivales. Ahora, hemos visto la magnitud del Zinemaldia y como comienzo de curso, creo que es muy positivo para nosotros». Su paso por el apartado de Industria, «menos conocido por el público», le ha permitido ver de cerca los mecanismos en los que «se cuece todo lo que vamos a ver en las salas de cine en los próximos meses o dentro de un año». De su experiencia en el Zinemaldia, que se completará dentro de un año, cuando concluya la 67 edición en cuya gestación participarán los alumnos de Comisariado de la Escuela, Sabaté se queda con la idea de que «al Festival no sólo se va a ver películas, sino también a trabajar» en todo lo que les rodea.

Proyección de un corto

Cineasta y artista visual, el venezolano Óscar Vincentelli ya ha tenido ocasión de pasar algunas de sus películas por festivales como el de Locarno, el FICValdivia o el PlayDoc. En Donostia, el Encuentro de Estudiantes de Cine le ha servido para mostrar a los asistentes su cortometraje 'Violeta + Guillermo'. Y encantado. «Ha sido una experiencia muy positiva porque, como el resto de las secciones, este Encuentro lo cuidan muchísimo». Al igual que el resto de sus compañeros, Vincentelli destaca de su experiencia en el certamen las masterclass con directores como Jaime Rosales, Albertina Carri, Virgil Vernier o Peter Strickland. Una relación alejada en el tono de la habitual entre alumno y profesor. «Venían a hablar a colegas, el 'feedback' ha sido muy positivo porque vinieron muy relajados y se abrieron en canal».

Irma Baldwin, nacida en Southampton y licenciada en Restauración y Conservación por la UPV/EHU, se confiesa «en shock, como lo estamos todos nosotros, porque ha sido una experiencia surrealista en el sentido de que nunca pensamos que podríamos estar en ruedas de prensa y hablando de tú a tú con directores a los que admiramos». Al margen de cuestiones escrictamente cinematográficas, Baldwin, matriculada también en Archivo, destaca la experiencia festivalera como una forma de conocer la ciudad «en conexión grupal, algo que en otras escuelas de cine y universidades no sucede. Nos hemos conocido así, en pleno Festival, antes de empezar a trabajar en grupo. Y además ha hecho un tiempo fantástico», concluye.

«Hemos podido ver todo el trabajo y la 'cocina' que hay detrás del Festival» María Laura Ríos, Alumna de Archivo

«Tengo muchísimas ganas de empezar, llevo esperando desde mi admisión» Marina Palacio, Alumna de Archivo

«En Industria se 'cuece' todo lo que vamos a ver dentro de un año» Neus Sabaté, Alumna de Comisariado

Su compañero Andrés Fernández (A Coruña, 1994) quiere resaltar «la coherencia entre la oferta que anunciaba la Escuela desde que te inscribes y lo que hemos vivido hasta ahora porque empezar y terminar el curso con el Festival es un puntazo». Fernández -y aquí también coinciden sus compañeros- señala que arrancar el curso con esta inmersión en el Festival supone empezar con «una dinámica ensoñadora y flipada por la agitación que conlleva». Y aquí retoma la palabra Oscar Vincentelli para resaltar «la importancia que para la Escuela tiene contar con el respaldo del Zinemaldia y del resto de las instituciones relacionadas con el cine que conviven en Tabakalera», así como «el privilegio que supone tener de director a Carlos Muguiro, un profesor fuera del canon en el que tengo tanta confianza que me apuntaría a cualquier cosa que liderara».

La edad media de los 45 alumnos de la Escuela es de 29,1 años. El 60% son mujeres y el 40% hombres. Diez proceden del País Vasco -nueve son guipuzcoanos-, 17 del resto de España y 18 son extranjeros.

Próximos pasos

Precisamente, Muguiro optó por proyectar ayer al alumnado 'Cuatreros', de Albertina Carri, «porque tiene relación con la asignatura de esta semana, vinculada al archivo». El director de la Escuela valora positivamente el paso de los estudiantes por el Zinemaldia. «El curso ha comenzado ya con el Festival y ellos han entrado muy bien en nuestra propuesta». A partir de ahora, comienza la formación más académica, con «tres áreas: las asignaturas específicas y troncales, los proyectos de investigación en los que estamos trabajando y que mañana (por hoy) les presentaremos para que se inscriban a alguno, y las prácticas profesionales dentro de la casa, sobre todo, para Comisariado y Archivo, que arrancarán en noviembre». La próxima semana, los alumnos de Comisariado, que se integrarán en el equipo de Zinemaldia durante los próximos doce meses, conocerán de la mano de José Luis Rebordinos la evaluación que el Festival hace de esta recién clausurada edición.

«Los directores de las masterclass vinieron relajados, se abrieron en canal» Óscar Vincentelli, Alumno de Creación

«Ha sido surrealista en el sentido de que hemos hablado con directores de tú a tú» Irma Baldwin, Alumna de Archivo

«Es un inicio de curso en una dinámica ensoñadora y flipada debido a la agitación» Andrés Fernández, Alumno de Comisariado

En cuanto al profesorado, Muguiro reconoce que «hay un punto de responsabilidad tremenda entre el profesorado porque se van a encontrar con un tipo de planteamiento novedoso para ellos». Por otra parte, «no es un alumnado típico en cuanto a edad, es un poco mayor, pero en general todos están muy ilusionados y expectantes».

A finales de mes y comienzos de noviembre, los alumnos del área de Creación, que llegan a la Escuela ya con un proyecto bajo el brazo, tendrán que presentarlo «ante un tribunal formado por Michel Gaztambide, Koldo Almandoz, Maider Oleaga, Oliver Lamas o Salomé Lamas, entre otros, una especie de 'pitching' bastante suave. Me gustaría que estos 'akelarres' estuvieran abiertos al público que quiera verlos, no esta vez, pero sí a partir del siguiente».

Más

 

Fotos

Vídeos