El éxito de Los Tamara en los años 60 une a músicos de hoy y al cineasta Lois Patiño

Lois Patiño, director de 'O espíritu de Pucho Boedo', ayer en la sala Z de Tabakalera. / JUANTXO LUSA
Lois Patiño, director de 'O espíritu de Pucho Boedo', ayer en la sala Z de Tabakalera. / JUANTXO LUSA

La versión electrónica de 'A Santiago voy' a cargo de Novedades Carminha da pie a un documental sobre el proceso de trabajo en la música

Ricardo Aldarondo
RICARDO ALDARONDO SAN SEBASTIÁN.

Los más veteranos recordarán la canción 'A Santiago voy' y al grupo Los Tamara cantándola en la televisión en blanco y negro de los años 60. Fue un éxito considerable, una cumbia pegadiza ideal para cimbrearse al ritmo de la orquesta liderada por Pucho Boedo.

Cinco décadas después el grupo de pop 'indie' Novedades Carminha decidió grabar su propia versión de aquella canción, invitando al estudio al dúo de cumbia electrónica Esteban y Manuel a participar en el experimento. También propusieron al cineasta Lois Patiño que registrara en imágenes esa reunión. Y la película resultante, 'O espíritu de Pucho Boedo' ha acabado encontrando muchas otras capas, como se verá hoy en la proyección del filme en el festival Dock of the Bay. Todos ellos son de Santiago de Compostela, así que la recuperación de los también gallegos Los Tamara y su canción 'A Santiago Voy' daba pie a buscar conexiones entre generaciones distantes y entre músicos y cineastas de una misma tierra.

«Novedades Carminha me propusieron hacer un seguimiento del proceso de grabación y me pareció muy atractivo», nos contaba ayer Lois Patiño, que hace cinco años ya presentó en Los Jueves del Trueba su largometraje 'Costa da Morte' y ayer participó en el seminario del Dock of the Bay. «Llevo cuatro años preparando un nuevo largometraje y hacer de pronto algo en tres días de rodaje y con un montaje rápido me apeteció mucho». Entre los atractivos del proyecto estaba la conexión entre el cine y la música. «Envidio mucho la vida del músico, porque la música va muy directa a la emoción, y es tan ambigua, tan abierta y con tantas resonancias, que me apeteció mucho explorar con ellos ese mundo», explica Patiño.

«Ellos van grabando instrumento por instrumento, y al mismo tiempo que se va construyendo la canción, queríamos mostrar la creación de la propia película». Esto nos hace pensar en la película que hizo Jean-Luc Godard registrando el proceso de creación de 'Sympathy For the Devil' de The Rolling Stones. «Efectivamente, ese fue el único referente cinematográfico que manejamos, aunque dejando aparte la parte de ficción política de Godard, claro. Pero nos interesaba ese 'tempo' pausado que deja ver cómo evolucionan las cosas dentro del estudio.

Identidad de una orquesta

Pucho Boedo fue el cantante de Los Tamara en la segunda y más exitosa época del grupo fundado en 1958, durante los años 60 y primera mitad de los 70. Murió en 1986. Lois Patiño imaginó que el espíritu de Pucho se colaba en la casa «para ver qué hacen estos chavalitos con su canción. Por eso opté por una cámara en mano más flotante, que se va moviendo por el espacio del estudio pero que ellos no perciben, como si fuera el punto de vista subjetivo del propio Pucho observándoles».En la película también se habla de Los Tamara «y de lo que suponían las orquestas de esa época que, al menos en Galicia, buscaban un sonido propio, y cómo ha derivado eso con el reguetón y otros estilos que han ido comiendo esa identidad».

Ahora que la música latina y la cumbia en particular se han infiltrado en el pop, esta versión electrónica hace que 'A Santiago voy' suene muy actual. Y el hecho de que el estudio donde se filmó la película esté en Sevilla, porque de allí es el productor, da un significado extra a la canción en manos de esta reunión de santiagueños.

Pero la película trasciende la grabación y el estudio. ««Hay un momento en que estamos viendo un documental en Youtube sobre Pucho Boedo y de pronto aparece mi abuelo en las imágenes», relata Patiño. «Durante la Guerra Civil mi abuelo tenía 14 años y presenció cómo asesinaron al hermano de Pucho Boedo en la playa junto a otros hombres. Y de pronto aparecía mi abuelo, que ya murió en ese documental contando esto. Fue muy emocionante para mí encontrármelo», narra Patiño

El Dock of the Bay también presenta hoy el documental sobre toda una leyenda, 'Camarón, flamenco y revolución', que a través de la voz de Juan Diego y con abundante material inédito trata de «descubrir la persona detrás del mito, así como el legado universal de su obra 25 años después de su muerte». El programa se completa con otro retrato musical, el de Miquel Serra, en 'Els ulls s'aturen de créixer'.

Más