El equipo de 'Handia' culmina el rodaje de 'La trinchera infinita'

Antonio de la Torre, Arregi y Goenaga durante el rodaje. / DV
Antonio de la Torre, Arregi y Goenaga durante el rodaje. / DV

La película, historia de un 'topo' tras la Guerra Civil, estará lista en marzo «para enseñar a los festivales». Oiartzun acogió la parte final, con un Antonio de la Torre «secuestrado»

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA SAN SEBASTIÁN.

La última secuencia se rodó la madrugada de ayer en los platós de Zinealdea de Oiartzun. El equipo que triunfó con 'Loreak' y 'Handia' concluye el rodaje de 'La trinchera infinita', su primera película en castellano, que recoge la historia de un 'topo' refugiado en su casa de Andalucía tras la Guerra Civil. Los tres realizadores que codirigen el filme, Jon Garaño, Jose Mari Goenaga y Aitor Arregi, esperan terminar el montaje para el mes de marzo, «o al menos tener entonces ya una versión casi definitiva para enseñar a los festivales y a los programadores interesados», explica Xabier Berzosa, de la productora Moriarti.

Ha sido un rodaje largo e intenso, entre las tierras andaluzas donde transcurre la acción y el plató guipuzcoano donde se han rodado los interiores. Como el relato cuenta, además, la evolución física de los personajes a lo largo del tiempo, se optó por rodarlo de forma cronológica. El espectador ve envejecer a Antonio de la Torre, el actor que encarna al protagonista. Los últimos días de grabación el físico de De la Torre acusa el deterioro del paso de los años, «y hemos guardado celosamente esa imagen para que el espectador se sorprenda al verla en pantalla», dice Berzosa.

¿Significa eso que el actor ha estado 'secuestrado' estas semanas de rodaje en Gipuzkoa? Berzosa bromea: «Lo hemos intentado, pero en algún restaurante de Lezo ya han visto a Antonio caracterizado de viejo. Costaba tanto tiempo el maquillaje que a veces no valía la pena quitar la caracterización para la pausa de la comida».

Es solo una anécdota de las muchas vividas en este tiempo. La trama del filme arranca en julio del año 1936 y sigue a Higinio Blanco, un hombre que por miedo a represalias se encierra en su casa, de la que no volverá a salir hasta 1969, 33 años más tarde. Belén Cuesta comparte el protagonismo de esta producción de Irusoin y Moriarti, las dos firmas que sacaron adelante los éxitos de 'Loreak' y 'Handia', esta vez con la colaboración de La Claqueta. Un guion de Luis Berdejo y el propio Jose Mari Goenaga sirve de base al filme, «una alegoría sobre el miedo que habla, a través de un encierro físico, del miedo a ser descubierto y el miedo a mostrarse tal y como uno es», según sus responsables.

«Es la historia ficticia de un topo pero se inspira en los muchos casos de personas que durante la Guerra Civil y en la posguerra decidieron esconderse con el fin de evitar represalias, y su encierro se fue alargando hasta llegar en algunos casos a superar las tres décadas», dicen los autores del proyecto.

Dirigir a seis manos

En total han sido ocho semanas de rodaje, con cinco semanas de parón en medio para dar tiempo a que los personajes «cambiaran su aspecto».

Si los anteriores proyectos de Moriarti llamaban la atención por estar codirigidos a cuatro manos, en esta ocasión se riza el rizo y son tres quienes firman la autoría de la película. Berzosa explica la forma de trabajar. «En la primera fase del rodaje Aitor Arregi y Jose Mari Goenaga dirigían sobre el terreno y Jon Garaño montaba las imágenes casi a tiempo real. Lo hacía desde San Francisco, donde pasaba ese tiempo con su familia. Gracias a las nuevas tecnologías estaba permanentemente conectado».

En la segunda parte del rodaje, tras el parón, Goenaga y Garaño dirigieron en el escenario y era Arregi el que ha ido montando las imágenes. Hay ya una «aproximación» al resultado final, pero el concienzudo trabajo de edición habitual en estos creadores lleva a pensar a sus productores que «hasta marzo no estará lista la película».

Será entonces el momento de decidir la manera de estrenarla. A la vista de la experiencia de 'Loreak' y 'Handia', lo más probable es que se muestre a festivales como rampa de lanzamiento. Pero queda tiempo para eso: de momento el equipo celebra el final de rodaje.

 

Fotos

Vídeos