Crítica de “Una Razón Brillante” (2018)