Pablo Agüero: «Cómo se manipula la realidad para fabricar a las brujas, eso es lo que quiero contar»

El próximo 6 de mayo arranca el rodaje de 'Akelarre', la película del cineasta argentino que recorrerá diferentes puntos de Euskadi y que protagonizan Amaia Aberasturi y Álex Brendemühl

El director argentino Pablo Agüero ensaya en Dantzagunea de Errenteria una de las coreografías de su próxima película. /
El director argentino Pablo Agüero ensaya en Dantzagunea de Errenteria una de las coreografías de su próxima película.
Ainhoa Iglesias
AINHOA IGLESIAS

Ya lo decía Orson Welles: «el escritor necesita una pluma, el pintor un pincel, el cineasta todo un ejército». El director argentino Pablo Agüero lleva meses seleccionando y adiestrando a la hueste que le ayude a librar su próxima batalla cinematográfica: la película con la que tratará de dar respuesta a cómo se gestó el mito de las brujas. Y ya está listo para la contienda. Tras casi un año de cástings, diseño de vestuario, reuniones, ensayos y viajes en busca de las mejores localizaciones, el próximo 6 de mayo arranca el rodaje de 'Akelarre' -título no definitivo-, con Amaia Aberasturi y Álex Brendemühl como protagonistas. «Ha costado», reconoce Agüero, que estos días ultima todos los detalles desde el cuartel general que ha montado en Donostia. «Es una obra ambiciosa», argumenta. Exigente y perfeccionista, el artífice de largometrajes como 'Eva no duerme', '77 Doronship' o 'Salamandra' revela cómo se ha gestado la película que, durante siete semanas, se filmará en diferentes puntos del País Vasco, Navarra e Iparralde.

- ¿Cómo es que un director argentino decide rodar un largometraje sobre el proceso inquisitorial contra las brujas en Euskadi?

- Digamos que no creo en la identidad genética, me siento muy postmoderno, muy ciudadano del mundo. A una película se le dedican horas, días, años, por eso busco plasmar temas que me interesen personalmente y a su vez interpelen al espectador y a la sociedad actual. En este sentido comencé a indagar en la caza de brujas, un fenómeno que se produjo en toda Europa y también en América. Simplemente el caso real más interesante que encontré se dio en el País Vasco.

- Y lo encontró en un libro.

- Correcto, en el del inquisidor Pierre Lancre titulado 'Tratado de Brujería Vasca: Descripción de la inconstancias de los malos ángeles y demonios'. Este juez, que era en cierto sentido un gran escritor, es quien creó toda la mitología del 'akelarre'. Por un lado realizó una investigación casi etnológica de la cultura vasca, pero por el otro demonizó todo el folclore que no comprendía y lo convirtió en un fenómeno místico, delirante. Me pareció un personaje muy atractivo, promotor de un proceso único que nunca se ha llevado al cine.

- Supongo que con la cantidad de películas sobre la caza de brujas que se han rodado ser original es precisamente requisito imprescindible. ¿En qué sentido será diferente 'Akelarre'?

- La historia que he elegido me permite ponerme del lado de las mujeres. En casi la totalidad de las películas que se han hecho sobre la caza de brujas de una manera u otra se insinúa bien que eran las mujeres quienes estaban locas, bien que quizás unas no fueran brujas pero otras sí. Yo miro desde el punto de vista de las chicas que fueron detenidas y acusadas de brujería y no apruebo de ninguna manera las tesis de los inquisidores. Esto que hoy en día parece tan obvio nunca ha sido tratado de esta manera. Digamos que a mí no me interesa la persecuación de las brujas sino cómo se fabrican las brujas, cuál es el origen del mito, cómo se manipula la realidad. Eso es lo que quiero contar.

- Gran peso de la trama recaerá por tanto en las actrices que interpretan a esas mujeres. ¿Es cierto que ha realizado un cásting con más de 800 jóvenes?

- Sí. Los papeles protagonistas los ocupan Álex Brendemühl y Amaia Aberasturi, pero todo el grupo de chicas tiene mucho protagonismo en la película. Necesitábamos actrices que tuvieran registros lo suficientemente amplios y profundos como para sostener el largometraje, por eso vimos a más de 800 candidatas. No ha sido fácil porque necesitábamos un perfil de edad bastante joven, sobre los 20 años, y que hablaran euskera. Ha sido un proceso de selección largo y complejo.

- Después de ver a tantas actrices, ¿lo difícil ha sido encontrar a las idóneas o descartar a las que eran válidas?

- (Risas) Cuando uno es exigente cuesta trabajo encontrar a profesionales que tengan el nivel requerido. La mayoría de las chicas que hemos escogido apenas tienen experiencia en cine, pero han superado muchas pruebas, algunas de más de una hora. Después de diez meses de búsqueda puedo decir que estoy contento con el resultado. Sí es verdad que ya en las últimas fases nos dio pena prescindir de algunas chicas muy válidas pero que no encajaban bien en el grupo. A veces tienes a dos actrices estupendas, pero que se parecen entre sí, y entonces solo puedes quedarte con una...

Convocatoria

- Tengo entendido que también ha sido intensa la elección de las localizaciones en las que rodar cada escena.

- Puedo asegurar que hemos rastrillado todo el País Vasco, Navarra y la zona fronteriza de Francia. Cuando quieres elevar el nivel de lo que haces y encontrar una originalidad y una potencia estética hay que dedicarle tiempo. Con las localizaciones pasa lo mismo que con las actrices, no consiste solo en encontrar el lugar ideal, también es obligado que cada escenario combine con los demás para que la película tenga una coherencia global.

Akelarre se rodará en Itziar, Lesaka, Sara, Lapurdi y la playa de Laga en Ibarrangelu, a partir del 6 de mayo

- Al situarse la trama en el siglo XVII los parajes naturales tendrán, supongo, bastante peso.

- Sí, por supuesto. Las condiciones de vida de entonces eran muy diferentes y me importa mucho la autenticidad de los lugares. No quiero por ejemplo un bosque de pinos recientes, sino un bosque que tenga cierta edad, cierto salvajismo. Si uno quiere que la naturaleza sea realmente orgánica tiene que encontrarla, porque hoy por hoy no existe tecnología capaz de crear eso digitalmente. Por más presupuesto que uno tenga un diseño por ordenador nunca va a ser tan diverso y orgánico como es la naturaleza, no hay comparación.

- ¿Es esa obsesión por la autenticidad lo que le ha llevado a rodar algunas escenas en euskera?

- Queremos que el largometraje case con las costumbres lingüísticas de la época, sí. La película se rueda en castellano pero hay muchos diálogos entre la gente local que, como era costumbre en el siglo XVII, se producen en euskera.

'Akelarre', en datos

Director:
Pablo Agüero
Productores:
Koldo Zuazua ('Handia') e Iker Ganuza ('Acantilado') a través de Sorgin Films.
País:
Coproducción entre España, Francia y Argentina.
Protagonistas:
Amaia Aberasturi y Álex Brendemühl
Equipo técnico:
Director de fotografía Javier Agirre; director de Arte Mikel Serrano; ayudante de dirección Sara Mazkiaran.
Sinopsis:
«A comienzos del siglo XVII, entre el sur de Francia y el norte de España, la Inquisición realizó la mayor persecución contra las mujeres consideradas brujas. Concretamente en 1609 en el País Vasco, una joven de 20 años es arrestada tras acudir a una fiesta nocturna acusada de brujería por el juez Pierre de Lancre, uno de los más célebres de la época. Víctima de una máquina judicial imparable, laa joven poco a poco se va metiendo en un juego que se vuelve cada vez más íntimo.
Con la colaboración de:
Gobierno Vasco, EiTB, Diputación Foral de Gipuzkoa, Región de Nouvelle Aquitania, ICAA e INCAA argentino.
Distibución:
Avalon.
Rodaje:
Arranca el 6 de mayo y durará siete semanas. Itziar, Lesaka, Sara, Lapurdi y la playa de Laga en Ibarrangelu, son algunas de las localizaciones en las que se van a filmar las escenas.

Con ayuda de Rebordinos

- Dicen que esta película ha tenido un 'celestino' de lujo... ¿Qué tiene que ver el director del Zinemaldia en todo esto?

- Yo ya tenía productores en París para este proyecto, pero cuando me di cuenta de que debía hacerse sí o sí en el País Vasco, volví a comprar los derechos de mi película. He estado varias veces en el Festival de Cine de San Sebastián, así que llamé a José Luis Rebordinos y le pedí que me presentara a los mejores productores que pudiera haber en esta región para este proyecto. No quería gente que se limitara a buscar el dinero para hacer el 'film', sino gente que se involucrara desde el punto de vista cultural y hasta creativo. Entonces él me organizó reuniones con los productores que le parecieron más idóneos: Koldo Zuazua e Iker Ganuza.

-¿Es difícil sacar adelante una película en un lugar en el que a priori no tiene casi contactos?

- Lo difícil es sacar adelante una película artísticamente ambiciosa y arriesgada desde su contenido, sobre todo a la hora de montar la financiación. Los contactos creo que se logran de manera natural, trabajando.

«Queremos lanzar la película a través de un festival internacional»

Iker Ganuza (Lamia Producciones) y Koldo Zuazua (Kowalski Films) aseguran que decidieron abrazar 'Akelarre' desde el mismo momento en el que José Luis Rebordinos, director del Zinemaldia, les habló del proyecto. «José Luis es un mecenas del cine en general. Siempre que le llegan proyectos interesantes intenta poner a la gente en contacto. Su trabajo no se ciñe a programar y organizar el Zinemaldia, sino que ejerce un papel activo en lo que al talento vasco y las dinámicas locales de trabajo se refiere. Cualquier proyecto de cine que se desarrolla Euskadi, de una u otra manera pasa por él», expone Zuazua. «'Akelarre' nos gustó mucho tanto a Iker como a mí, por lo que decidimos hacerla juntos a través de Sorgin Films», revela.

El Festival Internacional de Cine de San Sebastián no solo ha facilitado el trabajo de Pablo Agüero para sacar adelante su película, también ha sido el marco en el que el proyecto ha logrado su primer premio: el Arte International Prize, del Industry Club que se organiza durante el certamen. Dado el claro idilio que hará posible alumbrar a la criatura, la pregunta es inevitable: ¿Será la 'premier' mundial de 'Akelarre' en el Zinemaldia de 2020? «El equipo tiene claro que quiere lanzar la película a través de un festival internacional de cierta relevancia y el Festival de Cine de San Sebastián por supuesto siempre es una opción, pero no está decidido. De hecho la fecha de estreno de la película en las salas de cine no se ha cerrado porque dependerá de la elección del festival», concluye el productor donostiarra.