Antes que el oro, el cristal

Antes que el oro, el cristal

'Butterfly Kisses’ de Rafael Kapelinski se llevó el premio Oso de Cristal que otorga la sección Generation 14 plus, que explora las inquietudes y sueños de los adolescentes

BEGOÑA DEL TESO

La noche anterior a que el mundo todo supiese quiénes habían ganado el oro y la plata en Berlín, en un lugar de extraña pero ya clásica arquitectura, en la Haus der Kulturen der Welt, frente al fabuloso bosque de Tiergarten, al lado del sutilmente iluminado (oro contra el negro de la noche) Flic Flac, el circo acrobático residente en la ciudad, el jurado juvenil de la siempre fresca, siempre en la cresta de la ola sección Generation 14 plus que explora las inquietudes y sueños de los adolescentes sorprendía, un año más, concediendo el premio que es suyo, el Oso de Cristal, y las correspondientes menciones especiales a títulos llenos de sonido, furia y atrevidas opciones estéticas y éticas.

Ganó Butterfly Kisses de Rafael Kapelinski, estudio en blanco y negro sombreado sobre los fantasmas sexuales y vitales de un adolescente. Directo, sin tapujos ni concesiones; callejero y malsano es un filme sobre la pedofilia que no se parece a ningún otro.

La mención especial otorgada por este jurado de intrépidos adolescentes recayó en esa película tremendamente política, ideológicamente exigente y artísticamente muy elaborada que es Ceux qui font les révolutions à moitié n'ont fait que se creuser un tombeau. El oso de cristal al mejor cortometraje fue para 'Wolfe', confesiones sin tamiz alguno de un muchacho que oía voces en su cabeza. Imagen real, dibujo de línea blanca sobre fondo negro y un trabajo valiente de Claire Randall, estudiante de cine australiana.

No muy lejos del bosque de los osos de cristal, en el no menos fascinante Friedichstadt Palast, majestuoso símbolo de la vida nocturna de un Berlín pasado pero siempre presente (capacidad para 1895 espectadores, 24 metros de escenario) se proyectaba la gigantesca `The Lost City Z. Dirige, en ese estilo tan suyo, tan clásicamente contemporáneo, James Gray. Produce Brad Pitt y las sombras de Fritzcarraldo, Lope de Aguirre y Antoine dAbbadie flotan en la pantalla,

Más allá de todo eso, una imagen deliciosa: el beso de Kaurismäki a Hanna Schygulla, una de las emperatrices del cine alemán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos