«Una canción es atemporal cuando todos la cantamos a nuestra manera y entender»

La foto en La Farándula el día de la Lotería. Miren, Gus y Sergio en el sillón rojo símbolo del local de Egia 6. Era 22 de diciembre./UNANUE
La foto en La Farándula el día de la Lotería. Miren, Gus y Sergio en el sillón rojo símbolo del local de Egia 6. Era 22 de diciembre. / UNANUE

Miren, Gus, Sergio Pasar la Noche de Reyes karaokeando

Begoña del Teso
BEGOÑA DEL TESO

Sábado 5 de Enero. 23.30 de la noche. Karaoke en La Farándula. Nada de estar solos delante de una pantalla con un micrófono. En absoluto. Aparte del calor del público habrá una maestra de ceremonias, Miren Nogales Sagarzazu. Y dos músicos con un carrerón a sus espaldas y también en su presente y futuro, los ¡Lemon Twist! Han tocado en gastropotes, hoteles y parrandas. Sergio Villar es el guitarra acústico y cantante. Gus González se encarga de las percusiones. Mayormente, del cajón. Ellos pondrán la buena base musical a los valientes que salgan al escenario. Y no pasará solo la Noche de Reyes. Va a ser un juego mensual.

- Creo que el karaoke de La Farándula tiene una lista interminable de canciones pero retrataros cada uno de vosotros. Si tuvieras que salir al escenario micrófono en mano, tú, Miren, cantarías...

NOA VOLL DAMN Y...
..The Hell Drinkers. A Sergio y a Gus se les encuentra aunque no se les busque. Tocaron en Billie Jeans o Sky Beats. Últimamente se les oye mucho en compañía de una cantante de blues. Forman un trío resultón de nombre sandunguero.

- Yo nunca he cantado bien pero he sido felicísima en un local madrileño donde descubrí el karaoke acompañado por una banda en directo. Estaba en Chamberí y se llamaba como la canción de Bowie, Heroes. ¿Qué cantaba yo allá y qué cantaría aquí? Cosas de Alaska. Entre otros motivos porque llego al tono de sus temas. Y Raphael. 'Mi gran noche', por supuesto. Ahora que si me preguntas con qué canción me sentiría liberada, feliz, tremenda...

«En un karaoke no juzgas a quien está cantando fatal porque sabes que tú lo harías, lo harás, igual de mal. O peor incluso»

- Te lo pregunto, sí.

- 'Como una ola'. Para sentirme La Jurado en estado puro. Y mujer, muy mujer. Mujer poderosa. Porque no me dirás que ese temazo no tiene un punto épico total.

- Mejora eso, Sergio. Si puedes.

- Puedo igualarlo al menos. Con 'Libre' de Nino Bravo. Es un tema que al cantarlo me transmite, precisamente lo que dicen el título y la letra. Un tema que no puedes cantar a medias. Tienes que darlo todo.

- Gus, tu turno.

- ¿Sabes? Yo sueño con lazarme con el 'Nessun dorma' de 'Turandot'. Me 'pone' muchísimo emplearme a fondo con el 'All'alba vincerò'!

- Vincerò!!!! Curioso, los tres habéis elegido temas muy explosivos, muy de desparrame total; auténticas epopeyas musicales.

- Porque a un karaoke subes para librarte de todos los fantasmas, de todas las rabias. De todos los miedos. Porque puestos a salir a un escenario, sales a 'romper'. A liberarte. A cantar aquello que siempre quisiste cantar y nunca te atreviste/te dejaron/pudiste hacerlo. Y porque si eres músico, si alguna vez has estado frente al público, tu gran sueño es el 'Eo' de Queen en Wermbley 86.

- ¿Como que el 'Eo' de Mercury?

- Pues tal como lo cuentan en 'Bohemian Rapshody', sales al escenario, solo dices 'Eo' y cientos, miles de gargantas te responden y se convierten en tu eco. Ha de ser maravilloso. Brutal. Inconmensurable. Por otra parte, los temas de un karaoke simpre son así, atemporales.

- Habrá que definir 'atemporal'.

- Una canción empieza a serlo cuando deja de pertenecer al artista y pasa a ser 'propiedad' de quienes la cantan. Cuando a todos nos parece que la escribieron pensando en nosotros o en nuestra historia. Cuando resiste que la canten borrachos. Y orfeones. Cuando aunque en su origen fuera un himno guerrero o revolucionario ('Lepoan hartu', 'Sarri Sarri'...) acaban sonando en bodas, estadios y verbenas. Cuando distorsionamos su letra, la cantamos a nuestro modo y todo resulta válido. Pueden ser temas que fueron de OtisReading. O de Creedence Clearwater Revival. O el 'Heroes' de Bowie. Pero también 'La Macarena'.

- ¿En serio?

- Faltaría más. Aparte de la calidad, hay otros mil motivos para que un tema se vuelva atemporal, universal, galáctico. Motivos inexplicables pero fastuosos. Como el Achilipú. Pero si quieres un ejemplo con más clase, toma 'Yesterday'.

- Lo tomo. Contadme.

- 'Yesterday' o 'Imagine' tienen sus versiones bosa nova y heavy. Y funcionan. Cuando un tema puede ser adaptado a cualquier estilo (incluyamos el Himno a la Alegría de Beethoven y Miguel Ríos) significa que ya traspasó el umbral y es inmortal.

- ¿Y cuál es el papel de Lemon Twist en el karaoke farandulero? En el de la Noche de Reyes y en los que sucederán todos los primeros fines de semana de los meses de 2019.

- Sostenemos a quien canta. Tocamos lo mejor que sabemos tocar. Para que se sienta una estrella. Le marcamos el tono. Si no lo pilla, le ayudamos. Le arropamos. Le damos la entrada al estribillo. Si se lía con los arreglos, le chivamos de viva voz el momento de su entrada: '¡Ahora. En cuatro!' Le hacemos compañía. Durante una canción, somos su banda.

- ¿No impone tener músicos de carne, hueso e instrumento donde tantas veces solo teníamos una pantalla sonorizada y con subtítulos?

- Hemos hecho varias sesiones de prueba y parece que no. Para nada. Pensábamos que solo saldrían al escenario unos pocos, no más de cinco. Y eso, después de emplearnos a base de bien en convencerlos. Pues no fue así, siempre han pasado de 20. Además lo bueno del karaoke es que nadie va a reírse de ti. Ni a juzgarte.

- ¿Estáis realmente seguros de eso? ¿Nadie se va a chotear de mí?

- Mira, esto no es 'La Voz' ni 'Operación Triunfo'. Aquí no hace falta cantar bien para cantar aunque es verdad que a veces por los karaokes aparecen cantantes que quieren probarse ante un público o ensayar un tema que se les resiste. Pero en principio, no tienes que demostrar nada. Ten en cuenta que todos estamos en el mismo barco...

- ¿En cuál?

- Por más que quien esté en el escenario lo haga fatal, tú vas a acabar aplaudiéndole. Primero porque reconócelo, es lo suficientemente valiente como para coger el micro. Segundo porque a lo más seguro, tú lo harás igual de mal. O peor. Así, que aplaude, canta y disfruta. Es, será, Noche de Reyes.