El Bellas Artes de Bilbao expone los diseños finalistas del concurso de ampliación

El Bellas Artes de Bilbao expone los diseños finalistas del concurso de ampliación

Desde un gran bloque de hormigón a una sala esférica. ¿Y si Foster no hubiera sido el elegido? Estos son los otros Bellas Artes

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCOBILBAO.

El Museo de Bellas Artes de Bilbao expone al público hasta el 6 de octubre los seis proyectos arquitectónicos que quedaron finalistas del concurso internacional convocado por la pinacoteca bilbaína para ampliar y reformar su espacio expositivo. Los seis proyectos, incluido el que resultó ganador,'Agraviti', del arquitecto británico Norman Foster en asociación con el alavés Luis María Uriarte, autor de las últimas reformas realizadas en el centro, fueron presentados ayer a los medios por el director del museo, Miguel Zugaza.

En el concurso quedaron finalistas, además de los estudios de Foster y Uriarte, el de los arquitectos japoneses Sanaa, en asociación con el estudio Aurrekoetxea; el de los profesionales españoles Nieto y Sobejano, el del danés Bjarke Ingels (BIG), en asociación con el estudio local Proskene; el noruego Snohetta asociado con el también bilbaíno Foraster, y el arquitecto navarro Rafael Moneo.

Las seis ideas, excepto la presentada por el arquitecto navarro Rafael Moneo, que orientó la ampliación del museo hacia el interior del parque de Doña Casilda, han buscado que la fachada del museo que da a la ría y a la nueva zona de expansión urbana de Abandoibarra gane protagonismo con la reforma y ampliación del centro expositivo. La propuesta ganadora, 'Agravitas', propone una estructura que se asemeja a un futurista módulo lunar, suspendida sobre los tejados de los edificios neoclásico y contemporáneo levantados en 1945 y 1970, respectivamente, y la intervención arquitectónica de Uriarte de 2001.

Mínima intervención

Este proyecto, destacó Zugaza, es el más respetuoso con el entorno natural del museo y con su estructura original al plantear una mínima intervención sobre lo ya existente. La propuesta del estudio japonés de Sanna, evidenció Zugaza, es la que más aprovechaba el espacio ofrecido por el plan maestro para la ampliación del Museo, al proponer sendas edificaciones en las plazas Arriaga y Chillida, en un proyecto que el director de la pinacoteca ha calificado de «poético» y «muy hermoso».

El navarro Rafael Moneo, con un edificio ya en la nueva zona de expansión urbana de Bilbao, la nueva Biblioteca de la Universidad de Deusto, proponía su extensión hacia el interior del Parque de Doña Casilda con la construcción de un nuevo edificio en los jardines que actualmente acoge la escultura de Chillida.