Artistas del escaqueo a Hacienda

Màxim Huerta es el último de una larga lista de profesionales del espectáculo que han colisionado con las autoridades tributarias

Maxim Huerta, tras su dimisión./REUTERS
Maxim Huerta, tras su dimisión. / REUTERS
Borja Olaizola
BORJA OLAIZOLA

Entre las airadas protestas de Lola Flores porque Hacienda le había puesto una multa de 28 millones de pesetas (168.283 euros) y la dimisión como ministro el pasado jueves de Màxim Huerta median casi tres décadas en las que los encontronazos entre los profesionales del espectáculo y las autoridades tributarias han sido una constante. Sea porque los responsables de las instituciones hayan aireado siempre con cierta manga ancha los trapos sucios de los famosos con propósitos ejemplarizantes, sea porque sus problemas encuentran siempre más eco que los del resto de los contribuyentes, el hecho es que la figura de la estrella acosada por el fisco ya un clásico de las páginas y los programas de sociedad. Tenistas, cantantes, figuras de la tele, pilotos, actores, futbolistas, escritores, cocineros e incluso estrellas de la ópera conforman un variopinto elenco de contribuyentes en apuros que han tenido que lidiar con mayor o menor fortuna con Hacienda.

Lola Flores alimentó durante meses las sobremesas de los hogares de finales de los ochenta cuando lanzó por televisión una propuesta 'revolucionaria': que cada español pusiese una peseta de su bolsillo para así poder saldar su deuda tributaria. En aquellos años los delitos fiscales carecían de la complejidad que han ido adquiriendo con el paso del tiempo. A la estrella del flamenco no le multaron por haber ocultado su fortuna en paraísos fiscales o bajo una maraña de sociedades interpuestas. Simplemente se había olvidado de hacer la declaración durante cuatro años seguidos, de 1982 a 1985. Entre aquel fraude tan pueril y los que protagonizan ahora las figuras del espectáculo media un abismo por el que se han ido colando un ejército de asesores fiscales, consultores, expertos en gestión del patrimonio y especialistas en todo aquello que tenga que ver con pagar menos impuestos.

'Handia' pidió a Isabel II la exención de la tasa del 10%

Los problemas de las figuras del espectáculo con Hacienda no son nuevos. El escritor Ander Izaguirre ha sacado a la luz esta semana un episodio poco conocido: Joaquín Eleizegui, el 'Gigante de Altzo', escribió en 1853 una carta a la reina Isabel II en la que pedía que se le eximiese de pagar la tasa del 10% que se aplicaba sobre la recaudación por sus exhibiciones. En el texto recordaba que ni en Francia, ni en Inglaterra, ni en Portugal, países en los que había tenido oportunidad de 'trabajar', le habían aplicado impuesto alguno por mostrarse en público. «Desgraciadamente –decía el texto original de la instancia– ahora se le ecsige en esta Corte el Tributo del diez por ciento sobre las recaudaciones que halla esponiéndose al público y que de llevarse a efecto se le va a dejar imposivilitado de proporcionarse su subsistencia». La instancia, recordaba José Antonio Álvarez Osés en un trabajo publicado en la revista 'Munibe' en 1974, fue finalmente desestimada.

Como tantos otros profesionales que navegan entre la televisión, la farándula y los libros, Màxim Huerta puso sus cuentas en manos de un asesor fiscal. El especialista le aconsejó que hiciese una artimaña que era muy común entre las gentes que trabajan en el mundo del espectáculo: crear una sociedad para facturar a través de ella todos sus ingresos. De esa forma cumplía sus obligaciones fiscales mediante el Impuesto de Sociedades, cuyo tipo impositivo más elevado es el 30%, y evitaba hacerlo a través del IRPF, con un gravamen que puede llegar hasta el 56% en algunas comunidades.

A los tribunales

La argucia fue legal hasta que las autoridades fiscales tomaron cartas en el asunto. Montoro estableció que la vía de tributación debía ser el IRPF y no las sociedades, así que Hacienda realizó una inspección y pidió a los afectados que se atuviesen al nuevo criterio. Algunos aceptaron y pagaron, pero otros, entre ellos el propio Màxim Huerta, recurrieron a los tribunales, que han fallado en casi todos los casos a favor de Hacienda. La justicia, en fin, consideró que el fisco tenía razón al reclamar una sanción de 243.000 euros al presentador y escritor, motivo que fue el detonante de su dimisión como ministro de Cultura.

Famosos como Luis Tosar o Joaquín Sabina han estado en parecida situación que Huerta. Hacienda ha puesto también el ojo en Ana Rosa Quintana, Carlos Herrera o Jorge Javier Vázquez. La artimaña de tributar por sociedades en vez de por IRPF está detrás de la mayoría de las inspecciones que abren las autoridades tributarias. Se aplica incluso en los casos de las grandes estrellas del deporte. Parte de las multimillonarias sanciones impuestas a Messi o Cristiano Ronaldo tienen que ver con esa argucia.

Pocas figuras del espectáculo o del deporte salen indemnes de las inspecciones de Hacienda. Entre los nombres populares que tienen o han tenido problemas tributarios se encuentran los de Shakira, Arantxa Sánchez Vicario, Sergi Arola, Montserrat Caballé, Ana Torroja, Dani Pedrosa, Imanol Arias, Sete Gibernau, Ana Duato o Belén Esteban. El de Máxim Huerta es de momento el último aunque seguro que no por mucho tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos