Arte contemporáneo en las entrañas de la presa de Arriaran

Una de las salas donde se exhibe la muestra, en el interior de la escultura de Nestor Basterretxea. /
Una de las salas donde se exhibe la muestra, en el interior de la escultura de Nestor Basterretxea.

El interior de una de las esculturas de Nestor Basterretxea del embalse de Beasain acoge una muestra de varios artistas

Patricia Rodríguez
PATRICIA RODRÍGUEZSAN SEBASTIÁN.

En el muro de la presa de Arriaran, situada en Beasain, se levanta la obra 'Urbidea' de Nestor Basterretxea, una estructura compuesta por dos monumentales bloques de hormigón que el artista bermeotarra diseñó en colaboración con los ingenieros de la obra y que en julio cumplirá 25 años.

El interior de esta estructura, que alcanza los 24 metros de alto y dispone de seis salas, acoge en dos de ellas la exposición 'Barru, barren, barrene' inaugurada ayer y que permanecerá hasta el 14 de julio. Los artistas Antonio Menchen, Koenraad Van den Driessche, Ion Arregi y Martin Ferran exponen sus obras contemporáneas -piezas escultóricas y proyecciones audiovisuales-en este enclave «excepcional y muy evocador», comenta el comisario de la muestra, Nader Koochaki. Asimismo, se incluyen tres maquetas de Nestor Basterretxea y una escultura que se encuentra en el camino y se ha recuperado. Cuenta Koochaki que «estaba medio destrozada y cubierta de zarzas y se ha acondicionado para poder mostrarla, porque de hecho no aparecía en la documentación relativa al proyecto».

Se trata de la primera vez que se realiza una exposición en el interior de las esculturas de Nestor Basterretxea, algo que «no resultó fácil», según reconoce, ya que los permisos llegaron «hace poco más de una semana». El insólito enclave de Beasain y el contexto donde se sitúa la obra de Basterretxea le sedujo como propuesta para un nuevo espacio expositivo. «La utilización de las salas ofrece la oportunidad de mirar con nuevos ojos un trabajo que supo amalgamar la ingeniería civil con el arte», señala.

Divulgación artística

La exposición forma parte del programa de arte 'Harriak', que promueve la plataforma Eremuak para habilitar nuevos espacios para la exposición y divulgación artística, así como para fomentar en municipios pequeños la sensibilidad hacia la creación contemporánea. Según explica Koochaki, «el título de la muestra 'Barru, barren, barrene', es el nombre de un juego de pelota a mano que recibe distintas denominaciones según el lugar. Por otra parte, las palabras barrua, barrena o barrenea se utilizan para designar lo existente en el interior de un cuerpo, de una forma o de una estructura».

Éste es el punto de partida de la muestra, que a pesar de no plantear un hilo conductor, «existen asociaciones formales entre los artistas sin haberlas buscado. Son obras muy analógicas. Los trabajos de Koenraad Van se conforman a modo de paseos; Antonio Menchen trabaja con el cine en formato analógico -se proyectará una proyección en 16 mm- y Martin Ferran y Ion Arregi trabajan con las manos, moldeando estructuras que discurren por la arquitectura y el diseño, sobre todo industrial», añade.

Como actividades complementarias, el próximo 21 de junio, se ofrecerá una conferencia dirigida por Nader Koochaki. Las actividades continuarán el 4 de julio con la proyección y charla posterior 'Arbeiter verlassen die Fabrik (1995; Farocki, H.) con la participación de Antonio Menchen. El programa concluye con un paseo deportivo por Murumendi, el próximo 6 de julio.