Xabier Agote, presidente de Albaola: «En el Festival Marítimo de Pasaia se van a ver algunos de los mejores barcos históricos del mundo»

Agote, presidente de Albaola
Xabier Agote posa en el astillero Albaola junto al armazón de la nao San Juan en el astillero Albaola. / ARIZMENDI

El primer festival marítimo que se va a celebrar en Euskadi seguirá el modelo de las exitosas fiestas navales que tienen lugar en los puertos de Bretaña

BORJA OLAIZOLASAN SEBASTIÁN.

La bahía de Pasaia acogerá entre los próximos 17 y 21 de mayo un Festival Marítimo que reunirá en sus aguas a un centenar de embarcaciones históricas. Se trata de una cita sin precedentes en Euskadi que está inspirada en las célebres fiestas náuticas que suelen congregar a multitudes en países como Francia. «Va a ser una oportunidad única para contemplar y visitar algunos de los mejores barcos históricos del mundo», sostiene Xabier Agote, presidente de Albaola y principal impulsor de este Festival Marítimo.

- ¿Qué se va a encontrar el visitante del Festival Marítimo de Pasaia?

- Sobre todo unas embarcaciones muy emblemáticas que son como museos sobre el mar. El barco de honor y la gran estrella del festival es 'L'Hermione', una réplica de la fragata con la que el marqués de Lafayette viajó a Estados Unidos para ayudar a los colonos que querían independizarse de los ingleses. Se trata de un barco de guerra de 66 metros que es una auténtica maravilla, para mí es la mejor reconstrucción de una embarcación histórica que se ha hecho nunca.

- ¿Qué otros barcos se van a poder ver?

- Está el 'Kaskelot', que es otro velero espectacular que ha salido en muchas películas de época. Es un barco imponente de 47 metros de eslora. También van a venir al menos una docena de embarcaciones que tienen la declaración de monumento histórico en Francia, son barcos muy representativos de sus respectivas épocas y que llaman la atención porque están cuidados hasta el último detalle. Habrá además otras muchas naves tanto francesas como gallegas y vascas hasta completar una selección de cien embarcaciones, lo que no está nada mal para tratarse de la primera edición.

- ¿Se podrán visitar?

- Las más grandes sí, sobre todo 'L'Hermione'.

- ¿Y qué harán los barcos?

- Durante el día navegarán por el canal de Pasaia para que puedan ser contemplados desde tierra y al atardecer fondearán para recibir las visitas. Luego el festival cobrará fuerza en tierra con todos los conciertos y las actividades que se han programado. Actuarán artistas como Kiko Veneno, Marcheeba o Anne Etchegoyen y habrá además carpas de asociaciones culturales, artesanos, puestos gastronómicos y de sidra...

- ¿En qué modelo de festival se han inspirado?

- Hemos cogido elementos de varios festivales, pero la principal inspiración han sido las fiestas marítimas de Bretaña, que atraen todos los años a decenas de miles de visitantes. Festivales como el del Golfo de Morbihan, en la bahía de Vannes, el de Douarnenez o el de Brest generan unos flujos turísticos que han revitalizado sus economías. Son festivales que conocemos muy de cerca y que además están colaborando con nosotros en la organización de la cita de Pasaia.

- La construcción de 'L'Hermione' convirtió a Rochefort , una localidad al norte de Burdeos, en un destino de primer orden para el turismo marítimo. ¿Aspiran desde Albaola a que ocurra algo parecido con Pasaia?

- L'Hermione' ha sido un referente muy importante en el proyecto de Albaola. Seguimos muy de cerca la construcción de la réplica de la fragata desde su inicio. Ha sido un trabajo que se ha prolongado 17 años y que ha requerido una inversión de 50 millones de euros, pero que ha dado un gran empujón a Rochefort, que siempre había estado a la sombra de La Rochelle. Ahora el gran motor económico de Rochefort es el turismo marítimo, recibe hasta 350.000 visitas anuales. Es un proyecto que nos ha dado muchas claves.

- Albaola suma 200.000 visitas en cuatro años y gracias a ellas la autofinanciación ha crecido hasta situarse en el 64% ¿La meta es la autosuficiencia?

- Sí. El formato de Albaola es muy dinámico y la innovación tiene que ir de la mano de la autosuficiencia porque solo así tienes la libertad de tomar decisiones para adaptarte a las circunstancias. No buscamos un proyecto encorsetado, pero sí queremos tener cierto apoyo institucional porque eso significa que hay un reconocimiento social de nuestra labor. Además de recibir cada año más visitantes, tenemos también cada vez más apoyos de empresas y eso es sintomático. Que también estén las instituciones es bueno porque eso quiere decir que se aprecia el trabajo que se está haciendo.

«Tres de los cinco barcos de la expedición de Magallanes estaban hechos en Euskadi»

«Reconstruir la Victoria, la nao de Elcano, va a ser más asequible que hacer la San Juan»

«Cada euro que se invierte en Albaola genera un retorno de 5,25 euros en Pasaia»

«Festivales como el de Morbihan son motores económicos de las ciudades bretonas»

«Las embarcaciones navegarán por el canal y al atardecer fondearán para recibir visitas»

-- ¿Hay proyectos de este tipo que se autofinancian?

- Sí, volvemos a Rochefort y 'L'Hermione'. Cuando el proyecto echó a andar en 1997 recibía un 90% de financiación de las instituciones. A medida que el barco se fue construyendo y crecían las visitas, la proporción fue basculando hasta llegar a la situación actual, en que las ayudas públicas suponen solo el 10%. Fue el firme apoyo de las instituciones lo que permitió que el proyecto echase a andar.

- ¿Cuál es la repercusión económica que Albaola tiene en Pasaia?

- La agencia de desarrollo Oarsoaldea hace todos los años un estudio de impacto y el último disponible, que es de 2016, establece que por cada euro invertido se generaron 5,25 euros. El informe se hace con los mismos criterios que se emplean para valorar los retornos del Guggenheim en Bilbao.

- Al final hay ya una fecha para la botadura de la nao ballenera San Juan. ¿Qué se va a hacer con ella cuando se haga a la mar en 2020?

- Mientras esté en puerto va a ser un museo flotante para recibir visitas y una pieza clave para la escuela de navegación de embarcaciones de época que vamos a poner en marcha en Pasaia. También va a desempeñar una función de embajador de la cultura vasca con la participación en festivales marítimos. Además, realizará navegaciones periódicas como hacen otras naves de época como 'L'Hermione'. Como barco museo es bueno que navegue porque alrededor de esas singladuras se hacen campañas de comunicación muy importantes. Por otro lado, estas embarcaciones siempre están muy solicitadas a la hora de hacer películas de época

- ¿Cruzará el Atlántico?

- Aún es pronto, pero el proyecto de navegar hasta Red Bay, en Canadá, el lugar en el que naufragó la San Juan original, se mantiene en pie. Sabemos que desde Canadá hay mucho interés. Queremos hacer una recreación navegando a través del Atlántico como lo hicieron nuestros antepasados en el siglo XVI, un proceso que se llama de arqueonavegación. Eso nos permitirá por un lado explorar con detalle las capacidades del barco y también conocer cómo era la vida de esos balleneros, cómo era su realidad cotidiana.

- Anunciaron la semana pasada que van a reconstruir la nao Victoria, con la que Elcano completó la primera vuelta al mundo. Es una nave más pequeña que la San Juan. ¿Significa eso que su reconstrucción va a ser menos laboriosa?

- El proceso es casi idéntico, pero el volumen del barco es menor y eso hace que el proyecto sea más asequible. El San Juan es un buque de carga que desplaza 240 toneladas mientras que la Victoria tiene 85. Es un barco más estilizado aunque tampoco hay tanta diferencia de eslora. Es un reto muy interesante, teníamos que estar en un acontecimiento como el V centenario de la vuelta al mundo. Estamos haciendo un estudio muy riguroso de las características del barco.

- ¿Cuántas réplicas de la Victoria se han hecho hasta ahora?

- Unas cuantas. En Sevilla se hizo una cuando se celebró la Expo, en Chile hay otra... Es junto a la Santa María de Colón la nave de aquella época que más expectación suscita. Y no es extraño porque es un tiempo fascinante, por primera vez se abandona el Mediterráneo como eje estratégico sociopolítico y los intereses en disputa se trasladan al resto del mundo. Justo en ese momento los vascos tienen una tecnología naval puntera gracias a la experiencia que habían acumulado con las expediciones balleneras al otro lado del Atlántico.

- Las réplicas que se han hecho hasta ahora son de escasa fiabilidad desde el punto de vista histórico.

- En cuanto la Victoria que se construyó para la Expo tocó el agua se dio la vuelta y se quedó con la quilla mirando al cielo. La excusa fue que no se conocían las características del barco y eso es cierto. Desde entonces se ha avanzado bastante, el proceso de reconstrucción de la San Juan ha aportado muchas claves de la construcción de los barcos de aquella época.

- Para reconstruir la San Juan tenían como referencia los restos del pecio hallados en Canadá, pero para la Victoria de Elcano no hay ni restos ni planos.

- Tenemos lo que nos ha enseñado el San Juan desde el punto de vista constructivo y también se ha investigado en otros barcos de origen vasco que coinciden con el tamaño de la Victoria. A partir de ahí podemos hacer una aproximación muy cercana a cómo eran esos barcos, cómo era la nao Victoria.

- ¿La Victoria se hizo en Ondarroa?

- Eso es. Y la Trinidad, que era la otra nao que llegó hasta las Molucas, era de Lekeitio. De los cinco barcos que partieron en la expedición de Magallanes se sabe que tres habían sido construidos en astilleros vascos.

- Para planear la reconstrucción de la Victoria han tenido que aproximarse a la figura de Elcano. ¿Fue un visionario o simplemente le sonrió la fortuna?

- Para sobrevivir en aquellas expediciones había que ser un fuera de serie. Los que se embarcaban tenían muy pocos boletos para volver. De los cinco barcos y 250 hombres que parten en la expedición de Magallanes solo llegan al cabo de tres años un barco y 18 hombres. En la segunda expedición que se organiza al Pacífico parten 500 hombres, entre ellos Elcano, que murió en el mar, y solo llegan 30, uno de ellos Andrés de Urdaneta. Está claro que los que sobrevivían eran unos fuera de serie.

- Elcano es un personaje sobre el que no se sabe mucho.

- Y lo que se sabe a veces no se ajusta a la realidad. Siempre se ha dicho que Elcano continuó con la vuelta al mundo de Magallanes y eso es una aberración. Magallanes tenía la misión de llegar a las Molucas y establecer allí una colonia sin pasar por el Índico, que era coto de los portugueses. La expedición fracasa porque Magallanes es asesinado en Filipinas. Elcano asume el mando y lleva los barcos de Filipinas a Molucas, pero ahí se acaba la expedición de Magallanes.

- Es entonces cuando toma la decisión que le lleva a dar la vuelta al mundo.

- Elcano se da cuenta de que es el momento de volver a casa porque en las Molucas no pinta nada. La expedición está muy mermada y solo quedan dos barcos, la Victoria y la Trinidad. Ordena que la Trinidad vuelva a casa por donde ha venido, es decir, por el Pacífico, pero él ya intuye que va a ser una misión imposible. Es una intuición de marino, la misma que le hace tomar la decisión de completar la vuelta al mundo. Se da cuenta de que volver por el Pacífico es muy complicado y sabe que, sin embargo, puede encontrar vientos favorables en el Índico. Es en las Molucas donde en verdad empieza la verdadera vuelta al mundo.

- Pero al final su figura ha quedado a la sombra de Magallanes.

- Es cierto, Juan Sebastián Elcano es un gran desconocido. Si los ingleses tuviesen un navegante como él le hubiesen levantado estatuas en todas las ciudades, sería como Dios en la tierra.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos