Dos exposiciones de Chillida en Missouri y Florida divulgan su obra en Estados Unidos

Ignacio Chillida y William Jeffett, en el Museo Dalí. /
Ignacio Chillida y William Jeffett, en el Museo Dalí.

Siete grandes esculturas se exponen en Kansas City y otras sesenta piezas se mostrarán desde el viernes en el centro dedicado al pintor catalán

ALBERTO MOYANO SAN SEBASTIÁN.

La obra de Eduardo Chillida regresa a Estados Unidos y lo hace por partida doble. Desde el pasado domingo y hasta el próximo 3 de diciembre, siete esculturas monumentales se expondrán al aire libre en Kansas City (Missouri), mientras que este próximo sábado se inaugura en el Museo Dalí de Saint Petersburg (Florida) una muestra que permite recurre la trayectoria del escultor donostiarra a través de sesenta obras, entre ellas, dieciséis esculturas. Posteriormente, viajará a Dallas (Texas). «Se puede decir que es un reencuentro de Chillida con Estados Unidos -apunta desde Miami su hijo Ignacio-, pero nosotros nos lo planteamos como una tarea de difusión de su obra porque mi padre estuvo muy vinculado a EE UU, incluso desde sus inicios, pero aquí se quedaron con su obra de los ochenta». De las siete piezas que conforman la muestra de Kansas City, algunas están a la venta. «Otras no porque son las más emblemáticas y pertenecen a la colección de Chillida-Leku», apuntan desde el centro de Hernani.

Fracasadas las negociaciones para la adquisición de Chillida-Leku por parte de las instituciones, la reapertura convencional al público del museo de Zabalaga parece una opción definitivamente descartada. Desde entonces, los herederos del escultor se han aplicado en la difusión de su obra, una tarea que ya realizaban con anterioridad, pero con especial intensidad desde julio del pasado año. Chillida cotiza al alza en un mercado internacional del arte en el que no hay un excesivo número de obras suyas a la venta.

Tal y como apunta Ignacio Chillida, la conexión del artista donostiarra con EE UU se produce de forma temprana, en concreto en 1958 como parte de la exposición colectiva 'Sculptures and drawings from seven sculptors', celebrada en el Museo Guggenheim de Nueva York. Apunta Ignacio Chillida en el texto que acompaña a la exposición de Florida que este «hecho contribuyó en gran medida a su reconocimiento como uno de los escultores más importantes de la segunda mitad del siglo XX y un artista fundamental en la historia de la escultura contemporánea. La presencia de Chillida ha sido constante durante muchos años y, ahora, con estas exposiciones, nos complace poder seguir acrecentándola».

La obra de Chillida estuvo veintiséis años ausente en formato expositivo en EE UU hasta que la Galería Ordovás organizó en 2015 'Chillida: Ritmo-Tiempo-Silencio' en un espacio en Nueva York, de casi mil metros cuadrados y remodelado por los arquitectos Thomas Croft y David Hotson. En aquella exposición se incluían obras como 'Peine del viento', 'Consejo al espacio', 'Arquitectura heterodoxa', 'Elogio del vacío', 'Esertoki' o el 'Arco de la Libertad'. Una de aquellas esculturas de gran formato -'Arquitectura heterodoxa'- se vendió. El objetivo de la muestra, según la marchante de arte española Pilar Ordovás, era «reintroducir a Chillida en las nuevas generaciones de coleccionistas americanos». Los precios oscilaban entre los 2,6 millones de euros y los casi 11 millones en el caso de las obras de mayor tamaño. Ahora, son prácticamente las mismas obras las que se exponen en Kansas City, tras permanecer desde entonces en Estados Unidos, con la excepción de su exposición en Londres, entre febrero y abril del pasado año.

En esta ocasión, bajo el título de Chillida: Ritmo - Tiempo - Silencio', el Nelson-Atkins Museum of Art de Kansas City acoge las obras 'Esertoki III', 'Arco de la Libertad', 'Peine del Viento XIX', 'Consejo al espacio VIII', 'Consejo al espacio IX', 'Elogio del vacío VI' -todas en acero- y 'Lo profundo es el aire XVIII' -en granito. Se trata de obras procedentes de Chillida-Leku, realizadas en grandes dimensiones -las más pesada llega a las 21 toneladas- entre 1990 y 2000.

Los responsables del centro de Missouri han escogido precisamente la obra de Eduardo Chillida para inaugurar una nueva parcela de su espacio al aire libre cedido recientemente por el Ayuntamiento. En este lugar se han instalado cuatro de las esculturas, mientras que las otras tres pueden contemplarse en el jardín en el que habitualmente se exponen todo tipo de obras de algunos de los mejores artistas del siglo XX, como Miró o Chagall. «Se trata de un lugar muy conocido en Estados Unidos», señala Ignacio Chillida, quien adelanta que ya hay posibles compradores que se han interesado por la posibilidad de adquirir alguna de las obras, tal y como ya pasara en la muestra neoyorquina.

Mientras, el Museo Dalí de Saint Petersburg, en Florida, inaugura este próximo sábado 'Memoria, Pensamiento y Materia: la escultura de Eduardo Chillida', una selección de sesenta obras en los principales que trabajó el escultor donostiarra: alabastro, acero, tierra y papel -a través de collages, grabados y gravitaciones-.

El segundo museo de Dalí

Creado por el matrimonio Morse, coleccionista de arte, admiradores y amigos personales del pintor catalán, este museo es el segundo más importante sobre el artista surrealista español después del de Figueras. Este espacio de planta rectangular acoge las obras de Chillida, con un lugar especial para la exposición de varios de sus libros de artista. Comisariada por el propio Ignacio Chillida y el 'curator' del centro, William Jeffett, la exposición reúne sesenta obras -entre ellas, dieciséis esculturas-. Además, en el marco de la muestra se ha presentado 'The Shadow Belong To Live', un libro de artista realizado por el arquitecto Louis Kahn, en estrecha colaboración con el hijo del artista donostiarra. Se trata de un volumen que reúne textos de varios autores y siete grabados de Eduardo Chillida, un proyecto al que el escultor dio luz verde en vida y que no prosperó en su momento. Ahora, este trabajo permite contemplar su obra gráfica en la que los relieves sustituyen a las tintas. «El libro está basado en el concepto de la luz que Chillida tenía. Los textos van en huella con cola gris y los relieves están realizados sobre el blanco», indican desde Chillida-Leku.

'Memoria, Pensamiento y Materia: la escultura de Eduardo Chillida' permanecerá en el Museo Dalí de Saint Petersburg hasta el próximo 24 de septiembre, pero las obras no regresarán a Hernani: se podrán ver en el Museo de la Universidad de Meadows (Dallas) entre el 4 de febrero y el 3 de juno del próximo año.