Lucía Lacarra protagoniza el cortometraje 'The Key'

Lucía Lacarra y su pareja, Marlon Dino, bailan en los salones del palacio foral de Bizkaia./
Lucía Lacarra y su pareja, Marlon Dino, bailan en los salones del palacio foral de Bizkaia.

Jon Ugarriza dirige esta historia romántica, en la que pasea por Bilbao y baila con Marlon Dino sobre la pieza sinfónica de 'Ilargia' de Ken Zazpi

ELENA SIERRABILBAO.

Lucía Lacarra dejó el año pasado su trabajo de primera bailarina del Ballet de la Ópera de Munich y aquello fue el comienzo de una nueva vida. «Estamos más ocupados que antes pero, en cierto modo, más a gusto porque somos dueños de nuestras agendas». Se refiere a ella y a su pareja, el bailarín Marlon Dino; ya no solo bailan para una compañía y disponen, de vez en cuando, de tiempo para otros proyectos. Ahora deciden qué, cuándo y cómo. Y fue así como surgió la idea de rodar 'The Key', el corto que se estrena el 4 de febrero en el Guggenheim en el marco de su 20º aniversario. Dirigido por Óscar Andrés, coreografiado por Jon Ugarriza, con música de Ken Zazpi y... sí, protagonizado por Lacarra y Dino, que no solo bailan sino que actúan (aunque dice la bailarina que sin diálogos, lo cual ayuda). «¿Reparos? No, teníamos muchísimas ganas de hacerlo. Llevar la danza a un rodaje de tanta calidad, que aúna música vasca, cine y ballet clásico, además de ser un magnífico escaparate de la ciudad de Bilbao...».

Zumaia. Lucía Lacarra nació en 1975 y a los nueve años comenzó a tomar clases de danza en su localidad natal.

Víctor Ullate. En su escuela coincidió con la generación de oro de la danza, Tamara Rojo, Igor Yebra o María Giménez.

Munich. Solista del Ballet de la Ópera desde 2002, tras actuar en el de Roland Petit y el de San Francisco.

Premios. Premio Nacional de Danza en la modalidad de interpretación (2005), Nijinsky (2002) y Benois de la Danza (2003).

Esa era la idea que tenía en mente Jon Ugarriza. Desde que volvió hace unos años de Suiza -bailaba en el Ballet de Basilea- se ha dedicado a montar y coreografiar distintos espectáculos con el objetivo de «hacer más visible el ballet clásico y mostrarle a la gente que no solo se puede bailar con música de Chaikovski, que este es un mundo más abierto», explica. Consciente de que las primeras figuras de la danza están más que acostumbradas a ser filmadas mientras actúan, quiso ir un poco más allá. «Queríamos generar una historia, y que la danza sobre la pieza sinfónica de 'Ilargia', de Ken Zazpi, para la OSE fuera la guinda del pastel». Esta coreografía es la única parte bailada de los menos de diez minutos de 'The Key', «que de verdad es una llave que te abre una puerta a un mundo mágico, lleno de belleza», describe Lacarra desde Alemania (entre un viaje a Portugal y otro a Dubai y mientras prepara uno a Taiwán).

En el corto, que se rodó en dos días el pasado junio, Lacarra interpreta a una bailarina en lo más alto de su carrera que se cruza con un fotógrafo en el Hotel Carlton; surge el amor, ambos se mueven por las calles de Bilbao y terminan bailando en el palacio foral. «Esas escaleras y esos salones», dice Ugarriza, eran «perfectos» como escenario. «Son lugares maravillosos que yo no conocía», reconoce la bailarina.

Promoción de la ciudad

Fueron dos días de trabajo en los que los rodajes comenzaron a primera hora de la tarde y terminaron ya de mañana (uno a las tres, el otro a las ocho). «Me daba la impresión de que tenía veinte uñas por pie», se ríe. «Como bailarina, estoy acostumbrada a ensayar durante horas y a actuar de seguido, sin hacer pausas. Pero en el cine todo es diferente. Repetíamos y repetíamos tomas, y estar todo el día con las puntas es muy doloroso». La parte del metraje en la que va en tacones fue sencilla; la de las puntas, complicada. «Como teníamos que bailar, no podíamos enfriarnos, así que tampoco podíamos quitárnoslas y sentarnos a descansar en un rincón mientras se preparaban las luces o se ajustaba algo».

Ahora está deseando ver el resultado, porque, al contrario que Ugarriza, aún no lo ha visto terminado. «Qué ganas. Va a ser un descubrimiento, seguro». Del tipo de proyectos que busca ahora que puede gestionar por completo su agenda. «Cuando has estado mucho tiempo en el mismo sitio haciendo siempre lo mismo, como es mi caso, puedes llegar a perder el interés. Quieres experimentar, hacer cosas nuevas».

 

Fotos

Vídeos