«Éste es un proyecto itinerante de artistas internacionales y locales»

Iratxe Ansa./
Iratxe Ansa.

Iratxe Ansa e Igor Bacovich dirigen hoy en el Victoria Eugenia a una treintena de bailarines del 'Metamorphosis Summer Course Residency'

IRATXE DE ARANTZIBIASAN SEBASTIÁN.

Tres semanas después de su inicio, el trabajo de siete horas diarias en la sala de danza del Victoria Eugenia ha dado sus frutos. Esta tarde una treintena de bailarines de once nacionalidades, comandados al alimón por Iratxe Ansa (Errenteria, 1976) e Igor Bacovich (Turín, 1982), se subirá al escenario del centenario teatro donostiarra para mostrar los resultados, aunque «no se trata de una producción», advierte la polifacética coreógrafa y bailarina.

La tercera edición de Metamorphosis Summer Course Residency arrancó el pasado día 4 de este mes. «Éste es un proyecto itinerante que representa la unión y colaboración de diferentes artistas internacionales, desde bailarines a artistas visuales, que se desplazan desde sus lugares de origen hasta el sitio donde se desarrolla esa edición y colaboran también con artistas locales. El primer año fue en Pekín, el segundo, en Ciudad de México y el tercero, aquí», explica Ansa.

Dubitativa a la hora de decantarse por un único objetivo prioritario de esta iniciativa, la intérprete subraya especialmente la importancia de crear redes. «Durante todo el año, voy creando redes por todo el mundo con mi trabajo y es un poco unificar toda esa cosa que quizás soy yo, en un periodo de tres semanas, en este caso, en Donostia». La multiculturalidad es otro elemento importante para la iniciativa de Metamorphosis. «Es mi hábitat natural: estoy acostumbrada a compañías con gente de muchos lugares del mundo, lo que resulta más potente creativa y físicamente», añade.

Programa: Muestra final de Metamorphosis Summer Course Residency.

Dirección:Iratxe Ansa e Igor Bacovich.

Lugar y fecha: Teatro Victoria Eugenia, esta tarde, a las 20.00 horas.

Entradas: con invitación.

Enmarcado dentro de la línea Conversaciones de la Capitalidad Cultural, la edición actual de Metamorphosis se comenzó a gestar a partir del deseo de Iratxe Ansa de hacerlo aquí, «porque yo soy de aquí y el tema de DSS2016 era un plus. Además, teníamos acceso a lugares que me interesaban para trabajar como el Museo San Telmo, Tabakalera, Guggenheim o Chillida Leku. Además, tuvimos la oportunidad de venir a un teatro como el Victoria Eugenia». Durante estas semanas, numerosas actividades y actuaciones han completado el proyecto. De hecho, también se ha estado filmando un documental de dos horas y media de duración, en estos singulares espacios de la cultura vasca. Sin embargo, reconoce que «la buena vida y los pintxos están afectando al trabajo en el estudio y no nos debemos relajar. Afecta artísticamente, porque existe otro tipo de tensión o no tensión en el estudio que es el bienestar. Me he dado cuenta de que cambiamos de piel según dónde estemos».

Barra fuerte

El método de trabajo consiste en «una barra muy fuerte. Mi base es absolutamente clásica y yo me sigo poniendo las puntas. Luego trabajamos la improvisación guiada, visualización y muchas otras cosas. Básicamente, se trata de que se encuentren a sí mismos. Después, cuando empiezan a creen en ellos mismos, empiezan a generar su propio material coreográfico. Existen muchas capas hasta llevarles a donde quiero».

El proyecto surgió «de manera espontánea» cuando la artista guipuzcoana fue invitada a impartir un curso intensivo en Pekín, «y varias personas de Sidney, Nueva York, San Francisco y Barcelona me pidieron poder asistir. Ya que habían ido hasta allí, decidí darles más. Trabajábamos 6-7 horas diarias de forma muy activa». Un año después, Metamorphosis se desarrolló en Ciudad de México, lo que supuso «una gran inyección para la comunidad artística local».

Iratxe Ansa inició su formación en danza en el Conservatorio Municipal de San Sebastián, de la mano de Peter Brown y Águeda Sarasua. Tras su graduación en la Escuela de John Cranko en Stuttgart, la intérprete errenteriarra formó parte de diversas compañías como el Ballet de Basilea, el Gulbenkian Ballet, la Compañía Nacional de Danza, el Ballet de la Ópera de Lyon y Nederlands Dans Theater (2006-2009).

Ansa creó su primera coreografía a los 20 años, en su etapa en la CND.