El escritor y profesor guipuzcoano Luis Daniel Izpizua fallece a los 68 años

Deja una amplia e interesante obra literaria, pero también un hondo legado en quienes fueron sus alumnos

MITXEL EZQUIAGA SAN SEBASTIÁN.

Se ganó el respeto de todos los que le conocimos. Culto, irónico y humilde, tenía el porte de un caballero inglés y la mirada traviesa del vasco que lo ha visto todo. El profesor y escritor Luis Daniel Izpizua Bidasoro (Zumaia, 1948) ha fallecido a los 68 años y deja una amplia e interesante obra literaria, pero también un hondo legado en quienes fueron sus alumnos. Durante cuatro décadas fue profesor de Lengua y Literatura en distintos centros, pero fue en el instituto Peñaflorida (Peñaflorida-Usandizaga después) donde pasó más años e impregnó de su amor por las letras a sucesivas generaciones de adolescentes guipuzcoanos.

Nacido en Zumaia, empezó a estudiar Medicina en Salamanca aunque finalmente optó por Filología. En los años de la Transición vivió una rápida militancia política en Esei, aquel 'partido de intelectuales' con pocos afiliados pero importante influencia, y luego siguió atenta a la vida pública a través de una fértil actividad como articulista en distintos medios, como El Diario Vasco o El País. Crítico con los años más duros del terrorismo, siguió siempre una línea propia en sus opiniones y una discreta vida social hasta el final. Solo su familia y sus círculos más cercanos sabían que estaba enfermo, así que la noticia de su muerte sorprendió y conmovió a quienes le seguíamos en la distancia en los últimos años.

Pero a Izpizua le gustaba escribir ficción, a veces bajo la firma de Koldo (como le conocían muchos de sus amigos) y otras con el nombre de Luis Daniel. Entre sus títulos figuran novelas como 'Sacca della Misericordia', un extraño relato en el que se mezclan las calles de Venecia con los más siniestros fantasmas de la historia reciente del País Vasco, o 'El hombre de Burdeos', una historia de intriga entre San Sebastián y la capital francesa. La colección de relatos 'Amores' y, en euskera, 'Izuztarri', son otras de sus obras. El funeral se celebró ayer en su Zumaia natal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos