«El mundo está muy mal repartido»

Alejandro Sanz, durante su concierto en el Palau Sant Jordi de Barcelona, donde comenzó la semana pasada su gira 'Sirope'./
Alejandro Sanz, durante su concierto en el Palau Sant Jordi de Barcelona, donde comenzó la semana pasada su gira 'Sirope'.

Alejandro Sanz llega el jueves al Donostia Arena con la segunda parte del tour de su último disco 'Sirope'

ARTURO GARCÍASAN SEBASTIÁN.

Alejandro Sanz (Madrid, 1968) ha retomado este verano la gira de conciertos de su décimo disco de estudio, 'Sirope'. Publicado en mayo de 2015, y tras un primer tramo de 25 conciertos celebrados el verano pasado, Sanz cruzó el charco a principios de este 2016 para una extensa gira por países latinoamericanos. El pasado 8 de julio abrió en Barcelona el segundo tramo de este tour estatal que recalará este jueves en Donostia. Marcado por un concepto musical en las canciones que el propio artista describe como «una mezcla equilibrada de pop, un poco de rock, funk, y el tono flamenco de su voz», Sanz se rodea en directo de una numerosa formación mixta de diez integrantes y acostumbra a terminar los recitales recuperando su éxito 'Pisando fuerte', que hacía años que no interpretaba en vivo, y siempre bajo el lema: 'sino siropeas, no veraneas', con el que despide sus conciertos.

- Compuso 40 canciones para este disco, ¿le costó más descartar y seleccionarlas que la propia composición en sí?

- Componer siempre es complejo. En este caso, muchas veces las canciones no se acabaron y hubo una especie de selección natural mediante la cual las canciones se fueron quedando por eliminación. Las que voy desarrollando durante el tiempo que dedico a componer, son las que siguen y las otras casi ellas mismas se van apagando.

- Ha estado una media de 16 horas en el estudio, visto lo que le ha pasado a Prince, no sé si debería andar con cuidado con esos horarios.

entradas

- Hombre, eso depende de en compañía de qué lo hagas. Pero, sí, es una locura, lo reconozco. Yo es que soy compulsivo a la hora de meterme en el estudio. No tengo fin ni veo el final. Pero hay que distinguir, una cosa es estar en el estudio, pero no son 16 horas picando piedra. Yo realmente disfruto de ese proceso y me tomo mi tiempo.

- En este disco hay un cambio o giro estilístico ¿necesitaba probarse en otros registros?

- Intento siempre hacer cosas distintas dentro de que las cosas que hago suenan a mí y salen mis influencias. En este disco empecé por las bases rítmicas y sobre eso levanté las canciones, y ese sí que ha sido un proceso bastante distinto porque otras veces empiezo por la armonía, no por los ritmos. De esa forma buscaba un resultado diferente y eso creo que se nota en muchos de los temas. Siempre se está en la búsqueda. Paco de Lucía me decía que las dudas y la búsqueda son las eternas compañeras de cualquier músico que se respete a sí mismo.

Gira 2016

Cantante: Alejandro Sanz (Madrid, 1968)
Nuevo disco: 'Sirope' (2015).
Lugar: Donostia Arena de San Sebastián (Illunbe).
Día y hora: Jueves, 21 de julio. A las 22:00 horas. (Apertura de puertas a las 19:30).
Precios: Entre 47 y 52 euros más gastos de distribución.

- En los últimos 20 años casi sale a un disco cada tres años, ¿le gusta planificarlo hasta ese extremo?

- La verdad está más relacionada con la dinámica que uno se va imponiendo en la vida en el día a día. Somos animales de costumbres y al final te vas regulando como un reloj biológico. Y eso que los tiempos han cambiado ahora y la forma de entregar la música a la gente es muy distinta a hace 20 años. Los artistas ya no hacen casi discos. Yo todavía necesito hacerlos y siguen siendo necesarios para mi salud. No sería buena idea dedicarse a componer solo sencillos, que parece que es a lo que nos llevan, que es algo más para el mundo del reggaeton.

- ¿Reinvindicar el valor de la música, tal y como están las cosas, es una batalla perdida a estas alturas?

- Yo creo que el valor de la música sigue existiendo. Ha cambiado la forma de consumirla y de acceder a ella. Mucha gente ve ahora la música como algo de usar y tirar. En eso creo que ya no va a haber marcha atrás ni va a haber manera de romper esos hábitos. Yo empecé en esto por pasión y me moriré en esto por pasión, así que conmigo no va.

- 'El mundo que yo quiero sé que ya no lo veré', canta en una canción. ¿Es realista o pesimista?

- Es realista totalmente. Tal y como yo quiero ver el mundo no lo verán ni mis hijos ni mis nietos. Ver lo que pasa hoy en este mundo no deja la impresión de que la cosa mejore, en general. Hay pequeños brotes verdes pero nada que modifique la dinámica. Por eso yo soy un mercenario de todas las causas de las que me llaman, de los refugiados al medio ambiente, porque creo que son las grandes injusticias de este planeta.

- ¿Considera que el músico tiene que trascender su oficio?

- Yo creo que el mundo de la música siempre ha estado comprometido con causas, porque creamos a través de nuestra sensibilidad y ella es la que te empuja a intentar ayudar en lo que puedas. En mi caso no tiene nada que ver con una pose, es así. La solidaridad debería ser obligatoria porque creo que el mundo está muy mal repartido tal y como está concebida esta sociedad.

- ¿El montaje de esta gira es distinto a anteriores tours?

- Siempre busco hacer algo que sorprenda, que la gente sienta que ha merecido la pena.

- ¿Sigue arriesgando e invirtiendo, tal y como están las cosas?

- Es que yo sigo siendo un romántico para eso. A la gente hay que devolver el precio de la entrada.