Álex de la Iglesia encierra España en un bar en su nuevo largometraje

De la Iglesia se hace un selfie con actores de 'El bar' (Jaime Ordóñez, Mario Casas, Carmen Machi y Blanca Suárez) durante los ensayos. /
De la Iglesia se hace un selfie con actores de 'El bar' (Jaime Ordóñez, Mario Casas, Carmen Machi y Blanca Suárez) durante los ensayos.

El director bilbaíno arranca este lunes el rodaje de su decimotercer filme, un 'thriller' con elementos de humor y reparto coral

OSKAR BELATEGUI

A Álex de la Iglesia le gusta quedar en Madrid en El Palentino. Esta tasca de espejos gastados, barra de formica y lámparas fluorescentes en la calle del Pez ha visto cambiar su clientela según ha ido evolucionando Malasaña. El diario 'Informaciones' hizo de ella su oficina. Emilio Romero y Juan Luis Cebrián tomaban café en vaso, tal como se estila aquí. Después vinieron los 80, cuando los chavales del barrio morían por sobredosis. Y la Movida, por algo el Palentino salía en la canción 'Somos Siniestro Total' del disco 'Ante todo mucha calma'.

Hoy el bar está a tope de una fauna donde conviven viejos, 'hipsters' y gente de marcha. Esperanza Aguirre y Andrés Calamaro. Apenas a cincuenta metros del Palentino vive Jorge Gerrikaetxebarria, el guionista habitual del director bilbaíno. «Cuando escribíamos esta película pasábamos largas jornadas ahí dentro. Muchos personajes se inspiran en personas reales del Palentino. Eso sí, rodamos en un estudio y estamos muy orgullosos de cómo está quedando, no se notará».

De la Iglesia arranca este lunes en Madrid y Valencia el rodaje de su decimotercer largometraje de ficción. Después de un 2015 febril en el que llevó a los cines el documental 'Messi' y la comedia 'Mi gran noche', el realizador no quiere dar demasiadas pistas de una historia que transcurre casi en su integridad en un bar similar al Palentino. Solo ha trascendido que sus protagonistas son un pequeño grupo de personas encerradas, a merced de una suerte de ángel exterminador que disparará a cualquiera que intente salir.

«Es un 'thriller' aunque por mi carácter es inevitable que haya algún elemento cómico», concede De la Iglesia. «Normalmente hablo demasiado de mis películas y la gente se hace una visión previa. Esta vez no quiero contar nada hasta que el público la descubra. 'El bar' es una película pequeña, de actores. La referencia a 'El ángel exterminador' es inevitable porque el cine de Buñuel está presente de una manera u otra en todo lo que hago. La idea de personajes encerrados en un entorno del que no pueden salir es recurrente en mi cine, en películas como '800 balas', 'La comunidad', 'Mi gran noche'...».

'El bar' también remite al primer corto que De la Iglesia rodó con 26 años, 'Mirindas asesinas', en el que el llorado Álex Angulo masacraba a los clientes de un local tras pedir «una Mirinda bien fría». El director se ríe con la comparación. «Esa es buena... Si con algo tiene relación es con 'Mirindas', ja, ja. Cuando llevas unas películas ya no tienes el problema de que te comparen con otro, sino de que lo hagan contigo mismo. Inevitablemente, para bien o para mal, en 'El bar' hay cosas de mis anteriores películas y otras nuevas».

Enamorado de Mario Casas

Álex de la Iglesia consiente en que los bares son algo muy importante en este país. «Eso dice la publicidad de Mahou y de Coca-Cola. Aparte del tópico, tenemos una media de bares importante. Por alguna razón, es un sitio donde nos sentimos cercanos los unos a los otros. Y no nos entendemos en ningún otro». El reparto coral de 'El bar' se compone de actores que han trabajado en su mayoría a las órdenes del director: Mario Casas, Blanca Suárez, Secun de la Rosa, Carmen Machi, Terele Pávez, Jaime Ordóñez... Como novedad, Alejandro Awada, «un actor argentino que me gusta mucho». Al autor de 'El día de la Bestia' le gusta disponer de una 'compañía estable' de actores, a los que conoce y con los que no pierde el tiempo.

Tras 'Las brujas de Zugarramurdi' y 'Mi gran noche', Mario Casas repite como chico De la Iglesia. «Podría decirte que estoy enamorado de él, pero mi heterosexualidad me lo impide. Es un tío muy divertido con una potencia que no se espera de él. Aquí no sorprenderá, porque ya le hemos descubierto distinto. Adelanto que su personaje es más complejo que el de 'Mi gran noche'».

El ritmo de trabajo sin descanso es el único que conoce uno de los contados directores que es un valor seguro en la taquilla. «Lo que me mata es estar quieto. Mi estado más satisfactorio es un rodaje. Quiero aprovechar la oportunidad y me gustaría hacer más películas, no me bastan las mías y produzco a otra gente. Esto es lo que más me gusta en mi vida y no voy a parar hasta que me detengan». De momento, Álex de la Iglesia ha aparcado uno de sus proyectos más ambiciosos, 'El Santo', a rodar en México. «Ha habido películas como 'Fu-Manchú' que no he conseguido levantar después de años de trabajo. Espero que no me pase con 'El Santo', que está avanzado, pero antes rodaré más cosas».

Al autor de 'Acción mutante' no le va pensar en su trayectoria y ponerse exigente con los proyectos. «Lo terrible es que hay gente que ya piensa en sí mismo en su segunda película. La mejor manera de trabajar es enfrentarte al presente».