Así es el nuevo edificio de Musikene en Ibaeta

El edificio se ha mostrado hoy en visita guiada/
El edificio se ha mostrado hoy en visita guiada

El inmueble que alojará en San Sebastián el Centro Superior de Música del País Vasco es negro y dorado para evocar los acabados de los instrumentos. Se ocupará de forma escalonada este curso o el próximo

EFEsan sebastián

El Gobierno Vasco ha recibido ya el edificio que alojará en San Sebastián el Centro Superior de Música del País Vasco, Musikene, que se irá ocupando de forma escalonada a lo largo de este curso o del próximo.

Musikene, que actualmente tiene repartidos sus espacios en cuatro lugares distintos de la capital guipuzcoana, contará con sede propia en el campus de la UPV en un edificio obra de los arquitectos Aitor Gurtubay, Asier Atxurra y Unai Zelaieta, del estudio GAZ de Bilbao, que hoy han mostrado las nuevas instalaciones, aún sin equipar, a los medios de comunicación.

Este nuevo inmueble, con una fachada compuesta de chapa negra ciega y lisa y paneles dorados perforados, ha aprovechado al máximo el solar del que disponía en el campus de Ibaeta, con una planta baja que se ajusta a esa superficie y cuatro superiores que se expanden cinco metros.

En total, la superficie construida suma 13.096 metros cuadrados -tiene también una planta sótano con 53 plazas de aparcamiento-, que alojarán en el área de docencia 55 aulas instrumentales, 10 para teoría, una de electroacústica, otra de grabación y 39 cabinas de ensayo individuales.

El edificio, de formas geométricas, dispone de ventanas a la vista y de otras ocultas tras los paneles dorados, que al estar perforados dejan pasar una luz tamizada.

La planta baja, según han explicado los arquitectos, es el espacio "público" del edificio, donde además, de la cafetería y la conserjería, se encuentra el auditorio, de forma cúbica, 588 metros cuadrados y capacidad para 420 personas, y con un escenario de gran tamaño para poder acoger simultáneamente a una orquesta y a un coro de un centenar de miembros cada uno.

Mediante mamparas móviles, el auditorio puede dividirse además en tres salas independientes: un aula para orquesta de 250 metros cuadrados y dos aulas de ensayo de coro de 175.

Esta cubierto asimismo de paneles dorados, que contrastan con el negro de suelos, paredes y techo, y su altura alcanza también la primera planta, donde alrededor del cubo se instalará la biblioteca-mediateca, de 765 metros cuadrados.

En la primera planta se encuentra la zona de administración y secretaria; en la segunda, los despachos de los profesores y algunas aulas, mientras que las dos últimas están destinadas a clases instrumentales y de ensayo, frente a las cuales se han colocado taquillas de diferentes tamaños para guardar los instrumentos.

Aunque se mantiene el negro de los suelos, en las plantas superiores aparece ya el color blanco en paredes y puertas, todas ellas preparadas para evitar transmisiones acústicas. Con este fin, se ha instalado también suelo radiante, ya que los radiadores son conductores del sonido.

Este edificio, que ha costado 20,7 millones de euros, debe equiparse ahora, aunque el traslado de los alumnos se producirá de forma escalonada, sin que el Gobierno Vasco pueda confirmar por el momento si éste tendrá lugar a lo largo de este curso o habrá que esperar al próximo.

Cuando se presentó el proyecto ganador en abril de 2007 se habló de un presupuesto de licitación de 21,3 millones de euros, que posteriormente fue incrementado hasta los 45 a causa de diferentes cambios, pero que se volvió a rebajar cuando se hizo cargo del Departamento de Educación la socialista Isabel Celáa, quien consideró el anterior "irrealizable".

En junio de 2010, esta consejera anunció que se había reformado el proyecto -se perdían dos plantas, una en superficie- para dejarlo en 20 millones de euros.

En esa fecha, se fijó 2013 como el año en que entrarían en funcionamiento las nuevas instalaciones de Musikene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos