«Para conocer la cuna de su familia, José Mujica debe venir a Gipuzkoa»

Mikel Prieto, que porta una carpeta, junto a los actuales moradores del caserío, Pedro Alustiza y Rosario Mujica, quien no guarda parentesco alguno con el presidente uruguayo a pesar de que tiene el mismo apellido./
Mikel Prieto, que porta una carpeta, junto a los actuales moradores del caserío, Pedro Alustiza y Rosario Mujica, quien no guarda parentesco alguno con el presidente uruguayo a pesar de que tiene el mismo apellido.

El investigador Mikel Prieto, autor del árbol genealógico del presidente uruguayo, sitúa sus raíces en Astigarreta, Azpeitia y Tolosa

JUAN AGUIRRESAN SEBASTIÁN.

Cuando al presidente de Uruguay le preguntan por sus proyectos para después de que concluya su mandato el próximo 1 de marzo, responde José Mujica que le gustaría conocer mejor el lugar de donde partió su bisabuelo, el vasco Francisco Muxica Yeregui. «Espero que esta vez no se equivoque y venga a Gipuzkoa, que es donde realmente se encuentra la cuna de su familia y no en Muxika (localidad vizcaína que visitó en su anterior viaje, en 2013), con la que, hasta donde sabemos, nada le une salvo la coincidencia del nombre». Así lo explica el investigador de Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos Mikel Prieto, autor del árbol genealógico del mandatario uruguayo en su troncalidad vasca que ha completado a partir de una exhaustiva búsqueda en archivos, sobre todo en el Histórico de Protocolos de Oñati.

«Hace algunos años empecé a realizar un censo de casas y caseríos de Albiztur con el propósito de que sirva de herramienta para la realización de genealogías familiares o de estudios sobre la historia de los edificios. De ese modo fui reconstruyendo el discurrir de las generaciones en cada uno de ellos desde mediados del siglo XVI hasta la actualidad». Resultado de este esfuerzo es el libro 'Albiztur 1552: baserriak eta etxeak' que acaban de publicar conjuntamente la Sociedad de Ciencias Aranzadi y el Ayuntamiento de Albiztur.

Estudiando el apellido Múgica, Mujica o Muxica en Albiztur y en Tolosaldea, Mikel Prieto encontró datos que, imprevisiblemente, le llevaron hasta el bisabuelo del popular político uruguayo. Afirma que «estas cosas siempre se producen por casualidad. El Ángel de la Investigación lo llamaba el erudito José Ignacio Tellechea Idígoras: de pronto te topas con algo que no buscabas y se te abre una nueva vía para seguir investigando». Tirando de aquel hilo, y tras muchas horas entre legajos, descubrió que los antecedentes familiares más lejanos de José Mujica Cordano se ubican en Astigarreta, entonces villa independiente y hoy barrio de Beasain. Puede que el actual caserío Muxika de Astigarreta, del que hay referencias al menos desde el siglo XVI, sea la casa matriz de su linaje.

De Tolosa a Montevideo

El investigador ha logrado completar doce generaciones que van desde el actual presidente de Uruguay hasta Pascual Muxica y Marina Arregui, feligreses de la parroquia de Astigarreta en el último cuarto del siglo XVI. Más de cuatrocientos años de historia familiar. «Remontarse más atrás es muy difícil porque no hay registros parroquiales anteriores a esas fechas y la transmisión de los apellidos no era igual que hoy», explica Prieto.

Uno de esos Muxica de Astigarreta marchó a Azpeitia, concretamente al barrio de Urrestilla, allá por el siglo XVIII. Y a finales de esa centuria un descendiente se muda a Tolosa donde en 1818 nacerá Francisco Muxica Yeregui, bisabuelo del político. Según las actas del ayuntamiento tolosarra, los Muxica desempeñaban labores relacionadas con lo que hoy llamaríamos 'servicios municipales' tales como posaderos o responsables del alumbrado urbano (que en aquel tiempo era a base de faroles con llama de aceite empapado en algodón), oficio que luego derivaría en el de sereno que el propio Francisco ejerció.

El futuro bisabuelo del presidente Mujica casó con una donostiarra de padre italiano, Catalina Chipiriano Esnaola, el año 1840 en la parroquia de San Vicente de la capital guipuzcoana, y tras formar familia marcharon en busca de mejor fortuna a América. Embarcaron en el puerto de San Sebastián en 1842 a bordo de la fragata Chateaubriand y pagaron en total 1.500 pesetas por el pasaje del matrimonio, un hijo de dos años y otra hija de pocos meses, más una hermana de Catalina.

En Montevideo ya residía un tío de Francisco, Juan Fermín Yeregui Yzaguirre, tolosarra como él y promotor de una de las primeras boticas que se abrieron en la República Oriental. Fue en la ciudad uruguaya de Florida donde en 1846 nació el cuarto hijo del matrimonio, José Cruz, abuelo del actual presidente en funciones.

«Una vez terminada la investigación, preparé el árbol genealógico y un dossier completo y lo envié a la sede de la presidencia de la República -recuerda el investigador Mikel Prieto-. Días después recibí una llamada de agradecimiento de su parte informándome de que le había hecho mucha ilusión. Creo que 'El Pepe', como cariñosamente le llaman sus paisanos, se ha quedado muy sorprendido al descubrir, con documentos históricos en la mano, que su bisabuelo no viene de Bizkaia sino del corazón de Gipuzkoa. No le va a quedar más remedio que cambiar de destino para su primer viaje como jubilado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos