El Ayuntamiento redirigirá el conducto de aguas pluviales y fecales que se vertían al río

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO ZUMAIA.

Durante la realización de una obras de reconstrucción de una escollera en Basadi, el ayuntamiento detectó una conducción unitaria de aguas pluviales y fecales que se vertía directamente al río y se ha redirigido dicha conducción a la red de fecales. Debido a la profundidad a la que se encuentra esta tubería (a cinco metros de profundidad), la mayor parte del tiempo está sumergida bajo el agua, es decir, por debajo del nivel freático. Se trata de una tubería antigua, de hormigón, que no es estanca, por lo que penetra en ella agua salada, lo que afecta negativamente a la depuradora.

Por tanto, es necesario impermeabilizar la conducción para que no entre agua salada, y hasta que esta impermeabilización se lleve a cabo, se siguen vertiendo las aguas al río, provisionalmente, con ayuda de un bombeo. Los trabajos de impermeabilización de la tubería los realizará una empresa especializada, por lo que hasta el momento se han estado realizando los trámites concernientes a la seguridad de la obra. Cuando concluyan, se podrán realizar los trabajos que den la solución definitiva, se dejarán de verter aguas fecales al río y no será necesario tampoco el bombeo.

El bombeo que da la solución provisional a la afección se encuentra en Aita Mari Auzategia 29 trasera. Esta solución es provisional y para dar una solución definitiva a la cuestión, el Ayuntamiento ha contratado a una empresa especializada. Se debe emplear una técnica muy concreta y existen pocas empresas que realicen esas labores tan específicas. Desde el consistorio han expresado que, «dichas obras traerán mejoras a la ciudadanía y al medio ambiente» y que, Eaunque se hayan generado problemas provisionalmente, se les dará solución lo antes posible. La red de nuestro municipio será mejor y más sostenible».