Hallan dos delfines en la playa de Santiago de Zumaia

Uno de los dos delfines que han aparecido en la playa en Zumaia. /AYUNTAMIENTO DE ZUMAIA
Uno de los dos delfines que han aparecido en la playa en Zumaia. / AYUNTAMIENTO DE ZUMAIA

En una semana han aparecido tres ejemplares varados en arenales de Gipuzkoa, coincidiendo con la época de la anchoa

Macarena Tejada
MACARENA TEJADASan Sebastián

Con los dos de este sábado, ya son tres los delfines que han aparecido varados en la última semana en la costa guipuzcoana. Dos ejemplares de delfín listado, que destaca por nadar en aguas del Mediterráneo noroccidental y por su pequeño tamaño, que no supera los 220 centímetros de longitud, fueron hallados alrededor de las 8.30 horas de la mañana de este sábado en la playa de Santiago de Zumaia. Uno de los animales estaba herido, con restos de sangre que podrían deberse al roce con la arena. Aunque la Ertzaintza no pudo salvar la vida de este, consiguió en un primer momento devolver al mar con vida a su compañero. No obstante, este segundo delfín fue hallado también muerto sobre las 18.30 horas.

La semana pasada apareció otro delfín muerto en la playa de La Zurriola, en San Sebastián. En este caso, el ejemplar estaba descompuesto después de haber estado más de una semana muerto flotando en el mar.

Al parecer, hasta mayo es «habitual» encontrar delfines varados en las playas guipuzcoanas. Tras la época del verdel y ahora, «con la anchoa, se acercan a la costa para alimentarse de estos peces», explica Enrique Franco, vicepresidente de la Sociedad para la Conservación de la Fauna Marina, Ambar. Por eso, es en primavera cuando más ejemplares aparecen varados en los arenales del territorio. En cualquier caso, esta es la razón principal, pero no la única.

Atascados en las redes

Franco insiste en que «se han dado años en los que hemos visto más delfines muertos en nuestras playas debido a barcos que usan artes ilegales de pesca». También puede suceder que el animal «se quede atascado en alguna red» para pescar anchoas, pero no es lo habitual.

En otras ocasiones el animal, enfermo, se acerca a la costa a morir. Es más, todo apunta a que el primer delfín que murió este sábado en la playa de Santiago de Zumaia estaba indispuesto y, aunque su compañero «intentó salvarle», no lo logró. Pocas horas después también pereció este segundo ejemplar. En un par de semanas bajará el número de delfines varados en los arenales guipuzcoanos, pero esto «no significa que dejen de aparecer delfines en nuestras playas».