«Nos esforzamos para dar una asistencia médica de calidad a los refugiados»

Iñigo Gutiérrez, Iñigo Mijangos y Javi Julio en la charla./
Iñigo Gutiérrez, Iñigo Mijangos y Javi Julio en la charla.

Voluntarios de SMH y el director del documental 'Wait, just wait' explicaron cuál es la situación en el campamento de Chios

SARA UTRERA

Los voluntarios de SMH Iñigo Mijangos e Iñigo Guitérrez y el periodista Javi Julio presentaron el jueves en Zumaia el documental 'Wait, just wait' (Espera, solo espera), una historia sobre la crisis de refugiados en la isla griega de Chios.

Gracias a este documental, los que se acercaron hasta Alondegia, en el acto organizado por Zumaiako Errefuxiatuen Harrera Taldea, pudieron conocer un poco más el trabajo que realizan los voluntarios vascos de Salvamento Marítimo Humanitario y Zaporeak, así como del día a día de los miles de refugiados que se encuentran esperando por una solución en Chios. «Quería contar la experiencia de los vascos, enseñar cuál es su trabajo y plasmar la realidad y la desesperanza absoluta en la que viven los miles de personas refugiadas que se encuentran en la isla griega», señaló el director del documental Javi Julio.

«Espera, paciencia, no sabemos nada», esas son algunas de las respuestas que reciben a diario en el campo de Chios. 'Wait, just wait' recoge testimonios desgarradores de voluntarios y de personas que han perdido la esperanza tras llevar meses esperando una solución a su situación: «Prefiero morir en un segundo por una bomba en Siria que morir cien veces como lo hago aquí a diario. Hemos perdido nuestro pasado y vamos a perder también nuestro futuro».

Los miembros de SMH, Iñigo Mijango e Iñigo Guitérrez relataron las duras condiciones con las que se han encontrado en los campos de refugiados de Chios y en los rescates. «El viento azota muy fuerte en esa zona y en invierno es mucho peor, están durmiendo bajo lonas a temperaturas bajo cero. Hemos visto llorar a niños por el frío, las condiciones son muy duras», explicaron.

Según datos oficiales, en 2015 murieron 3.800 personas en el mar y en 2016, 5.080 personas. «Han sido muchos los que han perdido la vida en mar pero también hay gente que muere en tierra».

Según explicaron los voluntarios, las condiciones en las que se han encontrado en los campos de Chios son «inhumanas». «Los voluntarios y la solidaridad de la gente de Europa ayudan a paliar esta situación, pero estas personas lo que verdaderamente desean es salir de ahí para seguir su camino y rehacer su vida. Hemos visto a gente que en su país eran médicos, abogados, dentistas... son gente que no busca bienestar material, huye de la muerte».

En su estancia en Chios, vieron que existían unas carencias importantes a nivel sanitario. «Desde SMH nos esforzamos para dar una asistencia médica de calidad a los refugiados. He podido comprobar cómo han tratado a pacientes en una furgoneta de desguace. Existe un problema de dignidad, a esas personas se les está tratando como animales», señaló Gutiérrez.

Tras dejar la isla el pasado mes de noviembre se replantearon cuál era su función. «Decidimos abrir un centro sanitario y si todo va bien, estará en marcha a finales de marzo. También seguiremos con nuestra labor de rescate en el canal de Lampedusa». El centro sanitario estará compuesto por cinco salas de consulta en los que se tratará a los enfermos crónicos y estará gestionado totalmente por voluntarios locales.

Ayudas y voluntariado

Hasta el momento, los miembros de SMH han trabajado gracias a su propio dinero, a la caridad de la gente y de algunas parroquias. «El año pasado recibimos un total de 9.000 euros por parte del ayuntamiento de Zarautz, de Donostia y de la Diputación (3.000 euros cada uno). Los gastos son muy gandes, «nos costeamos nuestros propios billetes de avión, el año pasado supuso 70.000 euros».

Todo aquel que quiera colaborar con esta asociación, puede ponerse en contacto mediante sus redes sociales (www.facebook.com/smhumanitario) o la web www.salvamentomaritimohumanitario.org.

«Los voluntarios que necesitamos necesitan un perfil técnico para la parte acuática, como socorristas o patrones de rescate. Para la parte sanitaria necesitamos médicos, enfermeros y técnicos de urgencia. En cuanto la parte administrativa, necesitamos gente para la gestión de los voluntarios, eventos, como actos de recaudación o charlas.

Mediante estas líneas, Zumaiako Errefuxiatuen Harrera Taldea quiere agradecer a todas las personas que asistieron a ver el documental 'Just, wait just' y participaron en la charla-coloquio, así como a Javi Julio, Iñigo Mijangos e Iñigo Gutiérrez por su disposición. Asimismo, quieren mostrar su agradecimiento «a todas las personas que se acercaron el pasado 12 de febrero a ver el teatro de calle del programa 'Oraindik da atzo': al Ayuntameinto de Elgeta por dejarnos los trajes; al colegio Maria eta Jose por dejarnos ensayar en el salón de actos; al bar restaurante Beheko Plaza por dejarnos hacer ahí la exposición fotográfica; a Erkibe Kultur Elkartea por su colaboración, a todas las personas que participaron en el teatro y a Benito Sorazu por dejarnos el camión. Pero, sobre todo, a las personas homenajeadas por su presencia y su carisma».

 

Fotos

Vídeos