URA iniciará en enero las obras de defensa ante inundaciones

Visita a la zona. Gloria Vázquez y Ernesto Martínez de Cabredo durante la visita realizada a la zona, antes del inicio de las obras. / DV
Visita a la zona. Gloria Vázquez y Ernesto Martínez de Cabredo durante la visita realizada a la zona, antes del inicio de las obras. / DV

Se llevará a cabo la recuperación ambiental de las regatas Olaa e Iñurritza | Las obras han sido adjudicadas con un presupuesto de 4.462.005 euros

ANTXON ETXEBERRIA ZARAUTZ.

URA iniciará en enero de 2019 las obras contempladas en el proyecto de defensa ante inundaciones y mejora ambiental en un tramo de 660 metros de la regata Olaa en Zarautz (situada al sur de la autopista), así como las obras de restauración ambiental a lo largo de 258 metros de la regata de Iñurritza, una antigua marisma, un kilómetro aguas abajo, en la zona de Irita.

El director de la Agencia Vasca de URA, Ernesto Martínez de Cabredo, visitó ayer la zona con la concejala de Medio Ambiente, Gloria Vázquez, quien se mostraba muy satisfecha «de que por fin, después de tantos años, se vayan a ejecutar estos dos proyectos tan importantes para Zarautz, desde el punto de vista medio ambiental y del desarrollo económico de nuestro pueblo».

Solución a Errotaberri

Las obras proyectadas reducirán la afección de las crecidas en el entorno mediante la retirada de una cobertura de 350 metros y el encauzamiento a cielo abierto de un tramo de 660 metros respetando el lecho natural en la mayor parte del tramo. Las obras permitirán al cauce contener las crecidas de 500 años de período de retorno, con lo que se da solución al grave problema de inundaciones que padecen las empresas de Errotaberri desde hace décadas.

Dado el nuevo ancho con el que se dota al cauce, será necesario construir dos puentes (el cajón Itur y el puente de Urraga). Asimismo, se ejecutarán obras de restauración ambiental para las que se utilizarán técnicas de bioingeniería en el nuevo encauzamiento. En cuanto a las obras para la restauración ambiental de la regata Iñurritza en la zona de Irita (un kilómetro aguas abajo), se retirarán 258 metros de muro de encauzamiento en la margen derecha, se dotará de un talud tendido revegetado a la margen izquierda, se creará un amplio humedal, se creará un paseo y una nueva pasarela peatonal y se aplicarán técnicas de bioingeniería con las que se trata de recuperar la forma y la vegetación autóctona, informaban ayer.

Proteger usos expuestos

Ernesto Martinez de Cabredo señala que «las obras nos permitirán proteger usos expuestos a la crecida natural del río, al tiempo que aprovecharemos para acometer una importante restauración ambiental de las márgenes de las regatas Olaa e Iñurritza». Gloria Vázquez incide en la importancia de recuperar el humedal de Irita dentro del Anillo Verde Azul. «Debemos preservarlo por su importancia medio ambiental y en la mitigación frente al cambio climático; los humedales juegan un papel fundamental para evitar inundaciones».

Dada la presencia de las industrias en una zona naturalmente inundable, el régimen natural de las crecidas de ambas regatas constituye una significativa potencial afección a las industrias instaladas. «Como cualquier obra de defensa ante inundaciones, -nos recuerda-, que en lo sucesivo no podemos permitir nuevos usos sensibles (viviendas, servicios básicos, actividad económica...) en zonas inundables como los que hoy tenemos que defender en Errotaberri. Crucial para que las crecidas naturales no generen nuevas afecciones por habernos acercado a ellas. No ampliemos un catálogo ya muy amplio de zonas inundables donde viven personas y se han instalado servicios y empresas. De no hacerlo, nos estaremos obligando a defenderlos con recursos públicos en el futuro, además de la afección que generaremos al río».

Más

 

Fotos

Vídeos