URA ha iniciado los trabajos para la recuperación ambiental de la regata de Iñurritza

Trabajos de retirada de muro en la margen derecha de la regata de Iñurritza, en Irita./ETXEBERRIA
Trabajos de retirada de muro en la margen derecha de la regata de Iñurritza, en Irita. / ETXEBERRIA

Se retirarán 258 metros de muro de encauzamiento en la margen derecha

ANTXON ETXEBERRIAZARAUTZ.

URA ha iniciado las obras de restauración ambiental a lo largo de 258 metros de la regata de Iñurritza, una antigua marisma, en la zona de Irita. Se trata de retirar 258 metros de muro de encauzamiento en la margen derecha, para sustituirlo por un talud tendido revegetado y crear un amplio humedal en los terrenos que antaño albergaban la marisma. Asimismo, se aplicarán técnicas de bioingeniería con las que se recuperará la forma natural del cauce y la vegetación autóctona.

Esta actuación permitirá recuperar el humedal de Irita dentro del Anillo Verde Azul y velar por sus valores ambientales, al tiempo que ayudará en la mitigación de las crecidas y sus potenciales afecciones en el entorno urbano.

De cara a fomentar la integración de la actuación en el entorno, se prevé la siembra de herbáceas, la plantación de árboles en zonas verdes colindantes, técnicas de ingeniería naturalística y estaquillados de árboles autóctonos en los nuevos taludes. Aprovechando las labores de ejecución del proyecto, se abordará la eliminación de vegetación invasora presente en el área, el bambú (Arundo donax).

Defensa ante inundaciones

Estas obras son parte del proyecto de defensa ante inundaciones y mejora ambiental en Zarautz, que contempla actuar tanto en un tramo de 350 metros de la regata Olaa (obras en curso, situadas al sur de la autopista), así como en la restauración ambiental a lo largo de 258 metros de la regata de Iñurritza que ahora comienzan. El conjunto de la actuación consta con un presupuesto de 4.462.005 euros y se estima que concluirá en el otoño del 2020.

Las obras en la regata de Olaá reducirán la afección de las crecidas en el entorno mediante la retirada de una cobertura de 350 metros, generando un nuevo trazado a cielo abierto, al tiempo que permitirán al cauce contener las crecidas de 100 años de período de retorno.

Dado el nuevo ancho con el que se dota al cauce,será necesario construir dos puentes (el cajón Itur y el puente de Urraga). Asimismo, se ejecutarán obras de restauración ambiental para las que se utilizarán técnicas de bioingeniería en el nuevo encauzamiento.