Germaine Bringeon Elizabide : «Zarautz tuvo mucha categoría turística en el siglo XX; al hotel venían importantes clientes»

Germaine Bringeon, a sus 92 años, guarda gratos recuerdos de los años del Gran Hotel./ETXEBERRIA
Germaine Bringeon, a sus 92 años, guarda gratos recuerdos de los años del Gran Hotel. / ETXEBERRIA

ANTXON ETXEBERRIAZARAUTZ.

Quizá la gente más joven no haya oído hablar nunca del Gran Hotel, un edificio emblemático en el malecón de Zarautz donde hoy en día se ubica el complejo Eguzki Lore. Inaugurado en el año 1884, su última temporada fue en el año 1976. Germaine Bringeon Elizabide, nieta de Enrique Bringeon, quien llevó en sus inicios la gerencia del hotel e hija de Salvador Bringeon quien se encargó de la gerencia hasta su demolición, reside en Zarautz y guarda a sus actuales 92 años gratos recuerdos de aquellos años.

-La vemos haciendo sus recados en la calle, pero quizá solamente los más veteranos sepan que usted es descendiente de los fundadores del Gran Hotel que hubo en un tiempo en el malecón. ¿No es así?

-Sí, así es. Soy Germain Bringeon, nacida en Saint-Pée-sur-Nivelle, en Senpere, en el año 1926, por lo que tengo 92 años. Te diré que cuando nací yo no había ni lago en Senpere. Vine a Zarautz con 8 años, ya que tenía asma. Mis padres regentaban el Gran Hotel, que se demolió en el año 1977. Fue mi abuelo, Enrique Bringeon quien mandó construir el hotel. El hotel comenzó a funcionar hacia el año 1884 y la última temporada fue el verano de 1976. Primero lo gestionaron mis abuelos y luego mis padres Salvador Bringeon y Margarita Elizabide, mi padre de Espelette y mi madre de Senpere. Cuando murió mi abuelo en el año 1911, mi padre se hizo cargo del hotel.

«Fue mi abuelo Enrique quen mando construir el hotel y mis padres llevaron la gerencia»

-¿Siempre ha vivido en Zarautz?

-No, cuando se demolió el hotel me marche a Biarritz y estuve trabajando como recepcionista en una residencia de ancianos, hasta que me jubilé y en 1998 regresé de nuevo a Zarautz y vivo en Nafarroa kalea, en Eguzki Lore, donde se ubicaba el hotel.

-¿Qué recuerdos guarda del Gran Hotel y qué tipo de clientela se alojaba?

-Hay, muy buenos recuerdos; el trato con los clientes, conocí a muchos y muy buenos clientes. Venía gente de la aristocracia, también muchos extranjeros, gente con posibilidades económicas. De la lista de clientes me acuerdo de Humberto de Saboya, último rey de Italia; la Reina Fabiola y Balduino de Bélgica; los Príncipes de Lienchestein; de Hohenhole; la Duquesa de Alba; las artistas María Guerrero, Marlene Dietrich, el tenor Lauri-Volpi, los pintores Ignacio Zuloaga y Ricardo Macarrón, éste hasta que compro casa en Zarautz; personajes como Jaqueline Kennedy, el torero Paco Camino y muchos otros nombres como la marquesa de Deleitosa y su prima la señora de Franco que también venían. Franco nunca. Zarautz tuvo mucha categoría turística en el siglo XX.

«He conocido en el hotel a clientes muy importantes, como los Reyes de Bélgica»

-¿Cuántas habitaciones tenía el hotel?

-En total 77. Varias embajadas se instalaron en el hotel durante la Guerra Civil, embajadas como las de Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña o Suiza.

-¿Cómo era el hotel?

-Era un hotel de 3 estrellas, como te digo con 77 habitaciones, en pleno malecón. Tenía restaurante y cafetería; una pista de tenis, jardines... La fachada al principio era roja, pero luego se pintó de blanco. En verano siempre se llenaba, aunque para finales de septiembre no quedaba casi nadie. Creo que había en plantilla 42 personas, de Zarautz, Getaria, Mutriku ... Luego en invierno manteníamos abierto, si bien se perdía dinero más que ganar y por eso se cerró.

-¿Había más hoteles aquellos años en Zarautz?

-Tengo guardada la lista. Había cantidad de hoteles en aquellos años. Hace medio siglo, en 1969 el número de hoteles llegó a su cifra máxima, trece en total, y entre ellos se encuentra nuestro Hotel Zarautz que también era conocido como 'Etxe Haundi' o 'Casa grande'. Según los datos de la delegación Provincial de Información y Turismo, Zarautz a primeros de la década de los 70 contaba con los siguientes 14 hoteles: Euromar, Naútico-playa, La Perla, Gran Hotel, Duque, París, Alameda, Clery, Eguzki, Miramar, Otamendi, Illarramendi, Navarro y Amilibia.

-¿Cuál era su tarea en el hotel, qué labor desempeñaba?

-De jovencita colocaba la fruta e los fruteros y luego en la recepción, atendiendo las entradas y salidas de la clientela, hasta el cierre del hotel.

«El hotel tenía 77 habitaciones y varias embajadas instalaron allí sus embajadas»

-¿Tiene familia o vive sola?

-No, vivo sola. Tengo un hermano, el más joven, que vive en Mont de Marsan. Éramos 6 hermanos, tres chicos y tres chicas, el más joven falleció en Bélgica en un accidente de bicicleta y, otros tres fallecieron en el mismo año, en el 2009, dos de ellas aquí, en Zarautz. Tengo familia en Madrid, y algún sobrino sí que viene a casa. Viene a practicar surf.

-¿Qué vida lleva, qué costumbres tiene?

-Vivo en un sitio privilegiado, en Eguzki Lore, con vistas al mar. Me gusta estar tranquila en casa, escuchar la radio, ver algo la televisión. Leer no puedo apenas, porque no me permite la vista. Procuro salir todos los días a la calle, bien a realizar las compras, a misa todas las tardes ... De momento, me valgo yo misma, que no es poco a mi edad.

-¿Ha cambiado mucho Zarautz desde su juventud a hoy en día?

-Claro que ha cambiado. Desde el paso a nivel para allí no había nada y en el malecón todo eran chalet y palacios. Zarautz sigue estando precioso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos