Comienza la recuperación del bosque Zingira para proteger el alcornocal

Zingira. Mari Azpiroz, de Arantzadi Zientzia Elkartea, y la concejala Gloria Váquez, en el bosque Zingira./
Zingira. Mari Azpiroz, de Arantzadi Zientzia Elkartea, y la concejala Gloria Váquez, en el bosque Zingira.

Los caminos de las inmediaciones de la zona de Santa Bárbara-Garate Gaina estarán cortados durante dos meses

ANTXON ETXEBERRIA ZARAUTZ.

El ayuntamiento de Zarautz, con el asesoramiento de Arantzadi Zientzia Elkartea, acaba de comenzar los trabajos de recuperación del bosque Zingira -en la zona de Santa Bárbara-Garate Gaina-, por lo que los caminos de las inmediaciones se encuentran cortados y seguirán acortados hasta la finalización de los trabajos, que se prolongarán por espacio de un par de meses. El ayuntamiento de Zarautz adquirió el bosque, que tiene unas 5 hectáreas (53.000 m2), hace dos años dentro de la zona de Especial Conservación de Garate Santa Bárbara. La firma de la escritura con la familia propietaria, Esnal Kortajarena, tuvo lugar con una inversión por parte del Ayuntamiento de 86.000 euros.

Con la compra de este bosque el Ayuntamiento daba un paso importante para completar el cinturón verde-azul de Zarautz. La compra del bosque de Zingira tenía por objetivo proteger y extender el bosque de alcornoques en la ZEC de Garate Santa Bárbara. Este bosque de Zingira centra todo su valor en su gran potencial natural. «Hasta la fecha el pino le quitaba sitio al alcornoque y es nuestra intención revertir esa situación para dejarle sitio al alcornocal. Iremos poco apoco cortando los pinos de modo selectivo para que puedan extenderse los alcornoques», explica la concejala de Medio ambiente, Gloria Vázquez.

Y es que, dentro de Zingira se encuentra el bosque de alcornoques -Arkamurka basoa-, una de las zonas de toda la comunidad autónoma donde más se prodigan estos árboles, ya que 15 de las 20 hectáreas se concentran en esta zona de Santa Bárbara-Garate Gaina.

Mari Azpiroz, de Arantzadi, explica que «diferentes leyes obligan a proteger esta zona ya que el alcornoque es una especie protegida. Cuando el clima era más templado había más, pero con el tiempo, con las temperaturas más frías, fueron desapareciendo. En el País Vasco no hay más de 20 hectáreas de alcornocales y de ellas las tres cuartas partes se sitúan en Garate-Santa Bárbara». Hace mención a la importancia de la biodiversidad fluorística. El objetivo final es la recuperación del bosque alcornocal. Para ello, mediante esos trabajos se retirarán los pinos que impiden el desarrollo correcto de los alcornoques.

Recuperar el pozo

Azpiroz añade que «el alcornoque convive en esta zona con otras especies forestales como el madroño, el acebo, el castaño». Asimismo, se han identificado «125 especies animales, principalmente aves, pero también mamíferos, reptiles y anfibios». De ahí la intención de recuperar el pozo de Zingira, donde antes estaba ubicado el caserío del mismo nombre, que se encuentra desde hace tiempo seco, sin vida. «Queremos recuperar el humedal del que harán uso innumerables especies vegetales y animales para subsistir». Vázquez aboga por proteger la naturaleza e invertir dinero y recursos humanos. «Tenemos un maravilloso trabajo para conservar este bosque, por lo que pedimos paciencia y respeto a la zona».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos