Las monjas de Santa Clara dejan el convento

La iglesia y convento. Santa Clara se cerrará definitivamente a finales de este mes. /
La iglesia y convento. Santa Clara se cerrará definitivamente a finales de este mes.

Las cuatro religiosas que quedan se marcharán a finales de mes al convento Bidaurreta de Oñati

ANTXON ETXEBERRIA

Tras más de cinco siglos de estancia en Zarautz, las monjas clarisas de Santa Clara dicen adiós a su iglesia, convento y terrenos. Las cuatro ancianas monjas que quedan se marcharán a finales de este mes al conveto Bidaurreta, de Oñati, de la propia congregación de las Clarisas. Ha sido decisión de las propias monjas, dos de las cuales son de Zarautz, la más joven de 86 años y la mayor de 100.

Antes de su marcha, el viernes a las 19.00 horas, el Ayuntamiento y los tres coros de Zarautz Abesbatza han organizado un concierto de despedida a estas monjas clarisas que se encuentran en Zarautz desde el año 1611. De la misma manera, el sábado, día 24, se les tributará una misa de despedida a las 12.00 horas en la propia iglesia de Santa Clara.

Hasta su construcción, las monjas provenientes de Lerma se instalaron en Narros, el palacio de la fundadora, donde se instauró el primer convento de Clarisas fundado en Gipuzkoa.

El conjunto conventual (iglesia, convento y huertas) fue fundado por doña María Ana de Zarauz y Gamboa a principios del siglo XVII quien ingresó junto a sus dos hijas. La edificación es austera en el uso de materiales y las dependencias se distribuyen en torno a un patio. La iglesia, obra de Miguel de Esnaola en 1656, es de un barroco incipiente. En su interior, se puede contemplar un retablo del siglo XVIII de madera policromada dedicado a Santa Clara.

Habrá que ver qué ocurre con todo el conjunto ubicado en una zona privilegiada. De momento, todo es propiedad de las clarisas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos