Nerea Amenabar (Cofundadora de Mugat y Ubikare): «Tenemos que lograr que cada día sea mejor que el anterior»

Amenabar está volcada en mejorar la vida de los dependientes.
/N. A.
Amenabar está volcada en mejorar la vida de los dependientes. / N. A.

«Ves en la cara de los usuarios que son felices, que lo estás haciendo bien», asegura la joven emprendedora

ALEX SILVA AZPEITIA.

Hace ya un tiempo que la joven emprendedora Nerea Amenabar se adentró en la aventura de emprender. La primera parada de ese viaje fue Mugat, una asociación de objetivo social con sede en Azpeitia que ofrece asistencia domiciliaria nocturna. Ese proyecto le sigue dando muchas satisfacciones, pero no era suficiente, ella quería más. Por ello, ahora acaba de presentar en Azpeitia otra iniciativa puesta en marcha junto con otros socios: Ubikare. El nuevo proyecto de la emprendedora no busca solo el empoderamiento de la gente con dependencias para poder ofrecerles la alternativa de residir en sus casas, Ubikare va más allá, busca mejorar día a día las capacidades de sus usuarios y poder conseguir con ellos una mejor calidad de vida.

Lo que tiene claro Amenabar es que ninguna de las dos iniciativas buscan sustituir a los actuales medios como son los centros de día, las residencias geriátricas, la asistencia domiciliaria... Todos pueden y tienen que trabajar en conjunto para ofrecer más y mejores alternativas a la gente que lo necesita. Los servicios son complementarios. «Entre todos tenemos que conseguir que cada día sea mejor que el día anterior», sentencia intentando atajar el negativismo.

-¿Cómo llegamos a Ubikare partiendo de Mugat?

«Tenemos casos en los que se ha conseguido que vuelvan a andar por sus propios medios»

-Mugat es una asociación para dar servicio domiciliario a personas dependientes, pero es un servicio limitado. No incide en la salud, en la mejora de la movilidad, en la evolución progresiva de esa persona... Esa era la espina que teníamos. Hacíamos todo porque se mantuvieran a gusto y con la mayor independencia posible en sus casas, pero no podíamos mejorar la situación y hacer una labor, también, en el apartado sanitario y funcional. Eso es precisamente lo que suma Ubikare. Creemos que la mejora siempre es posible, si lo hacemos con un tratamiento integral personalizado. En muchos casos nuestros usuarios tienen múltiples patologías y toman muchos medicamentos. No se pueden tratar las cosas de forma separada, hay que hacer una valoración global e intentar hacer una planificación para ir mejorando, poco a poco, todos los aspectos. A cada usuario se le hace un estudio completamente personalizado donde participa un grupo multidisciplinar de profesionales: enfermeras, médicos, fisioterapeutas, entrenadores personales, psicólogos, trabajadores sociales... para poder hacer una 'foto' de la realidad y trazar un camino para que esa foto vaya mejorando. Tenemos que pasar de los servicios paliativos a los servicios preventivos y de mejora.

-Parece fácil escuchándole.

-No lo es. Hace falta una implicación real. Si desde la familia del usuario y/o el propio usuario no hay una voluntad de mejorar y de sacar fuerzas para hacerlo, es imposible. Es lo que nos hace pasar de los servicios paliativos a los servicios preventivos y de mejora. Es indispensable hacer una buena evaluación. Por ello, desde Ubikare ofrecemos un servicio de valoración, gratuito y sin ningún compromiso de contratación, para conocer el estado del usuario y las propuestas de servicios para mejorar su situación. Algo a lo que animo a todos.

-Pero todos los casos no serán iguales, ¿no?

-¡Claro que no! Es algo pormenorizado y personalizado. La valoración la realiza una enfermera en la casa del usuario que lo ha solicitado, y el resultado de esa visita es un informe con la situación actual y las diferentes propuestas de mejoras. Es cierto que hay varios diagnósticos muy generalizados, ya que los sufre mucha gente. La fragilidad física es uno de los principales motivos por los que la gente se vuelve dependiente, por ello, también tenemos un método para ir mejorando eso. En ese caso el preparador físico se encarga de analizar los motivos de esa debilidad y preparar una serie de ejercicios para mejorarlos. Esos ejercicios se trabajan de forma individualizada en las visitas que se hacen a la vivienda del usuario, pero también se dejan deberes que hay que hacer, por eso la necesidad de la motivación y la implicación. Tenemos casos en los que se ha conseguido que vuelvan a andar por sus propios medios, sin necesidad de soportes ortopédicos.

-¿El servicio está limitado a Azpeitia?

- No. Mugat ofrece sus servicios en el Urola, y Ubikare se va a gestionar en la zona mediante Mugat. Por lo tanto, de momento, el plano de acción es el mismo. Es cierto que Ubikare también está en marcha en Vitoria, y pronto tenemos intención de estar en Getxo. Nosotros tenemos nuestra oficina en el centro ortopédico Hobetuz, en el barrio Damaso de Azpeitia. Allí pueden acudir todos los interesados y les derivaremos. También tienen a disposición el correo mugat.elkartea@gmail.com, la web www.ubikare.io y el teléfono 943 81 01 47.

- La idea es genial, pero no me puede negar que todo suena muy caro.

- Es cierto -ríe-. Pero no es caro. Para hacerse una idea, en el caso del preparador físico que hemos hablado antes, al mes rondaríamos los ciento y poco euros con una visita de una hora semanal. Además, existen modos de bonificar estos servicios con los programas de ayuda a la dependencia. Todo lo hablamos y lo tratamos. Todos en el equipo somos personas profesionales y la conexión que se crea con los usuarios es total. Las personas cambian su estado de vida cuando comienzan con nosotros. Es un proceso de empoderamiento total, al final les generas felicidad, y eso es lo que más nos enriquece a nosotros. Tenemos una usuaria con 99 años y llena de vitalidad, está organizando una fiesta para su centenario. Estas cosas son increíbles, te hacen ver que vas por buen camino.