Una tradición de más de 250 años

La procesión con la Virgen se llevó a cabo intramuros. / FOTOS SUDUPE
La procesión con la Virgen se llevó a cabo intramuros. / FOTOS SUDUPE

La procesión de la Candelaria se celebró el domingo dentro de la parroquia con la composición 'Irten ezazu' de Peñaflorida

JOAQUIN SUDUPE

El domingo por la mañana se cumplió en la parroquia con una tradición que se remonta en Azkoitia a hace más de 250 años. Es costumbre, en el municipio, que la noche de celebración de la Candelaria se cierre el ciclo navideño, una celebración que se desarrolla de una forma peculiar y con elementos característicos.

Además de la bendición de las velas y a los niños nacidos o bautizados durante al año anterior se lleva a cabo, intramuros, la procesión con la Virgen mientras se canta el 'Irten Ezazu'.

Esta procesión se hacía por la noche y la bendición de los niños se llevaba a cabo en una función celebrada por la tarde. La celebración se ha hecho el domingo para facilitar la asistencia a los padres y niños a la ceremonia.

Conde de Peñaflorida

La composición 'Irten ezazu' es una canción muy popular en Azkoitia y es obra del Conde de Peñaflorida que en aquel entonces (1750) estaba inmerso en la creación cultural musical tanto de carácter profano como religioso.

Además de la investigación en las ciencias, artes aplicadas, temas sociales, literatura, educación, economía, etc., el aspecto creativo cultural de la Bascongada y los Caballeritos fue muy importante y aquí es donde hay que ubicar la composición 'Irten Ezazu' que originariamente tenía nada menos que catorce estrofas, aunque ahora se canten tan solo dos.

Lo que ahora se canta es una evolución del original, con un ritmo distinto y de forma más sinfónica. Esta fórmula de celebración del día de la Candelaria conllevaba el acompañamiento de dos niños portando un bizcocho y dos pichones y que simbolizaba la 'presentación del niño en Templo'.

Esta parte se eliminó de la celebración hace años modificando un poco una tradición que se ha mantenido casi en su integridad durante más de 250 años.