Un proyecto de ecosistema natural en huertas recibe ayuda de Kutxa Fundazioa

Gurutz Garmendia, de la asociación azkoitiarra en la huerta donde realizan las pruebas./SUDUPE
Gurutz Garmendia, de la asociación azkoitiarra en la huerta donde realizan las pruebas. / SUDUPE

Buscan una producción óptima alejándose de la agricultura industrial

JOAQUÍN SUDUPEAZKOITIA.

Un proyecto azkoitiarra de permacultura, un sistema de diseño agrícola y económico basado en los patrones y las características de ecosistemas naturales ha recibido una ayuda económica de Kutxa Fundazioa.

La asociación Sustraiak Bizirik Kultur Elkartea está trabajando en varios proyectos que buscan llevar un sistema equilibrado a la huerta. Este sistema compagina distintos frutos y verduras con un proceso de riego autónomo, una técnica de enriquecimiento del suelo natural y la introducción de insectos y fauna comunes en el entorno como batracios y abejas. «La idea es buscar una producción optima alejándonos de la agricultura industrial que empobrece la tierra y disminuye el ecosistema del entorno», señala Gurutz Garmendia de la asociación azkoitiarra.

Básicamente, quieren recuperar y optimizar los usos agrícolas que los baserritarras han utilizado durante generaciones y que «en muchos casos se están perdiendo y es necesario conservarlos».

Contrastar resultados

Los proyectos que están desarrollando requieren de mediciones y contrastar resultados y, por ello, están mandando muestras a los laboratorios de Fraisoro (centro de formación profesional en temas relacionados con el sector agroganadero, forestal, gestión del medio natural, jardinería y floristería), así como a Neiker (Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario).

Sustraiak Bizirik lleva unos tres años trabajando los proyectos con el objetivo de revitalizar los recursos del caserío tradicional y básicamente son tres los proyectos que están llevando a cabo.

«Por un lado, estamos trabajando la consecución de humus utilizando la lombriz autóctona. La mayoría utiliza lombriz americana en un tipo de bañera donde se deposita el material orgánico que al pudrirse genera unos lixiviados, líquidos que se come la lombriz y genera el humus», señalan. Han realizado ocho pruebas haciendo el proceso con lombriz autóctona en el suelo y han mandado las muestras a Fraisoro para medir elementos como el nitrógeno o potasio. «En la primer muestra hemos visto que los resultados son los mismos que los obtenidos con la lombriz americana», subrayan.

La segunda parte del proyecto es la relativa al uso de hierbas que tradicionalmente se han utilizado contra plagas y para reforzar la vitalidad de las plantas y verduras de la huerta. Los purines realizados con plantas como la cola de caballo, el diente de león y ortigas son efectivos como antifungicidas, como prevención de insectos no deseados y como aporte de nitrógeno, potasio o fósforo. En este caso, las muestras se han mandado a Neiker.

La tercera parte del proyecto es la relacionada con el uso de plantas aromáticas para la atracción de insectos beneficiosos que ayudan en la polinización de las plantas y se traduce en una mayor producción.

En este caso, han preparado dos zonas de huerta diferenciadas y separadas para poder medir la eficiencia de estas plantas. La caléndula, la manzanilla, la hierbaluisa, la albahaca o el limonero son parte de esas plantas aromáticas usadas.

Con los resultados obtenidos a lo largo de un año, realizarán una memoria y material didáctico que darán a conocer mediante charlas y talleres prácticos en Azkoitia, Azpeitia, Donostia, Tolosa y Getaria.

El proyecto recibió una ayuda económica de Kutxa Fundazioa y actualmente están trabajando en la red Ekogune de parques de huertas de Gipuzkoa. El próximo año presentarán una continuación del proyecto con más elementos. «La idea es introducir abejas y batracios (ranas y sapos) en el ecosistema» y para ello, ya han habilitado una charca con aporte de agua donde ya nadan los primeros renacuajos que; una vez convertidos en adultos, ayudarán a mantener a raya a los insectos en las huertas y «se reproducirán en el mismo entorno enriqueciendo y mejorando el ecosistema de lugar», aseguran.

Recuperar el conocimiento ancestral y valorizar los recursos de los caseríos acercándolos a los sistemas de la permacultura son los objetivos de estos proyectos de la asociación azkoitiarra Sustraiak Bizirik Kultur Elkartea.