«Las botellas, los envoltorios y los plásticos que tiramos al suelo acaban en el río»

Gorka Alberdi junto al río que intenta limpiar y conservar. / SUDUPE
Gorka Alberdi junto al río que intenta limpiar y conservar. / SUDUPE

El azkoitiarra Gorka Alberdi comenzó hace meses a retirar basura del río Urola y riachuelos del entorno de Azkoitia

JOAQUIN SUDUPE AZKOITIA.

Gorka Alberdi Gómez es un azkoitiarra que, de forma individual y hasta ahora sin ayuda, comenzó hace meses la ingente labor de retirar plásticos y basuras del río Urola y riachuelos del entorno.

Cada día baja al Urola o sus afluentes y recoge botes, botellas, envoltorios de chucherías, plásticos en general, residuos que «compramos en nuestras tiendas, que acaban en el suelo y al final en el río llevados por el viento. Son residuos que pasan bastante desapercibidos pues se concentran en las esquinas del cauce, en las zonas de vegetación y con la siguiente lluvia se los lleva la corriente acabando en el mar» señala.

Aunque lleve meses realizando esta labor, «siempre he sido consciente del problema que esto supone y creo que ha llegado el momento de que los azkoitiarras seamos conocedores de lo que ocurre y tomemos medidas para evitarlo» apunta Gorka.

Si en mayor o menor medida somos capaces de depositar las basuras de forma selectiva en los diversos contenedores, si ya no se arroja la basura al río como era bastante normal hace años, si las fábricas han eliminado sus vertidos, Alberdi se pregunta «por qué, con la mayor naturalidad tiramos al suelo esos envoltorios, bolsas, etc., que en gran medida, antes o después acaban en el río y luego van al mar».

«Si cada día, en diez minutos y en 30 o 40 metros recojo tanto plástico y eso en Azkoitia, vislumbro el gran problema de las miles de toneladas que van a parar al mar y creo que sin gran esfuerzo podemos evitarlo poniendo algo de nuestra parte» subraya.

Ahora que hay poco caudal en el río, recoge los residuos, saca fotos de las zonas donde se amontonan en el río y riachuelos e intenta que «la gente vea lo que, sin querer y sin ser consciente, estamos haciendo entre todos».

Problema educacional

«Creo que básicamente es un problema educacional. Si no afecta a la comodidad de cada uno, si no afecta a mi sueldo, etc., es difícil ver lo que sucede. De alguna forma hemos interiorizado que la limpieza la hace el río y eso es una falsedad» comenta y ha optado por moverse e involucrar a las instituciones y ciudadanía para cambiar esta tendencia.

Como anécdota cuenta que en un riachuelo de Azkoitia, con un paseo que trascurre su lado, comenzó a recoger los plásticos que unas personas habían tirado al suelo aunque había basureras para poder hacerlo. «Al poco rato, fueron conscientes de lo que estaban haciendo, se acercaron y juntos, recogimos los residuos para depositarlos en la basura», comenta.

Alberdi sostiene que hay que emprender un nuevo camino educando a la gente. «Hay que hacer una gran labor de concienciación. Hay lugares que se llenan de residuos como Uxer, el callejón que lleva hacia el río frente al K5, las paradas de bus de cerca de la gasolinera, etc., que el ayuntamiento limpia pero no es la solución. Si arrojo al suelo esa basura y otro la limpia, nunca cambiaré mi forma de actuar» apunta Gorka. Por eso, ha propuesto colocar unas mallas de red en la parte baja de la barandilla que dan la río para impedir que esos plásticos acaben en el cauce «como hacen en Donostia y el Ayuntamiento está dispuesto a probar la medida y ver su efectividad» .

Cree que esta actitud de tirar al suelo el envoltorio de las chucherías, el paquete de tabaco acabado, las colillas, el botellín de agua, etc., además de ser perjudicial para nuestro entorno, es una falta de respeto a los vecinos y añade que «al igual se hizo para la recogida selectiva de los residuos, hace falta personal para informar y educar a la gente y cambiar esa forma de actuar».

Esta semana se ha reunido con el concejal y la técnico de medio ambiente del Ayuntamiento para tratar el tema. Ya había entregado previamente dos informes al consistorio y se muestra esperanzado. «En el ayuntamiento me han recibido con buena disposición y creo que son conscientes de la necesidad de tomar alguna medida».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos