El azkoitiarra Jokin Sudupe irá al campeonato mundial de pesca

El joven azkoitiarra con una de las piezas cobradas en los campeonatos donde participa. /  JOKIN
El joven azkoitiarra con una de las piezas cobradas en los campeonatos donde participa. / JOKIN

Competirá en la modalidad de salmónido mosca juventud en la República Checa | En 2018, logró erigirse campeón de Gipuzkoa, fue segundo en el de Euskadi y campeón de España individual

JOAQUIN SUDUPE AZKOITIA.

El joven azkoitiarra Jokin Sudupe llevará el próximo agosto el nombre de Azkoitia a una competición mundial. Será concretamente al Campeonato del Mundo de pesca en la modalidad de Salmónido mosca juventud en la categoría Sub 18, que se celebrará en la República Checa del 10 al 17 de agosto.

A pesar de no tener todavía 18 años, Jokin lleva compitiendo con la Sociedad de Caza y Pesca azkoitiarra Orión desde los 12 años, en los campeonatos de Gipuzkoa, Euskadi y España. En 2018, logró erigirse campeón de Gipuzkoa, segundo de Euskadi y campeón de España individual tras 6 años entrando entre los 10 primeros de la competición. Conseguía este primer puesto en la categoría individual y el segundo puesto por equipos (con la selección de Euskadi) en Galicia, también el año pasado.

La modalidad de pesca con mosca está considerada la categoría reina de la disciplina, «es una modalidad activa que requiere entender el río, conocer las peculiaridades relacionadas con el caudal, la época del año, el tipo de insecto habitual de la zona para confeccionar la 'mosca' adecuada para cada ocasión», apunta el joven deportista.

Equipo completo

No es baladí el material que llevará Jokin a la prueba mundial. «Hay que llevar un equipo completo» señala. Equipo en el que incluirá seis cañas de pescar «por si se rompen», además de unas 2.000 moscas o anzuelos montados con hilos de colores, plumas de gallo, faisán, etc., para conferirles colorido y parecido a los insectos de los que se alimentan las truchas del lugar. Esas moscas las hace él mismo a mano y ahora, preparándose para el evento, puede montar unas diez al día.

Pero no acaba ahí la equipación: llevará dos vadeadores -indumentaria impermeable hasta el pecho- ya que ha de introducirse en el río para pescar; dos redes sacadoras, dos carretes por si falla uno, además de unas veinte bobinas de hilo de cincuenta metros cada una de distintas secciones. «La trucha es un pez esquivo, desconfiado y territorial, además de voraz y con mucha fuerza», comenta Jokin, que competirá en Chequia durante tres días. «El río se reparte en diez tramos de entre 200 y 500 metros que se sortean entre los competidores. Se pesca tres horas por la mañana y otras tres por la tarde, es decir, un total de 18 horas de pesca en tres tramos distintos».

El azkoitiarra irá una semana antes de la competición, junto a la selección española, para familiarizarse con el río y conocer sus peculiaridades antes del campeonato.

Pero antes de este encuentro el azkoitiarra disputará en julio el Campeonato de España en Burgos donde disfrutará de lo que él dice, es su afición y pasión. «No podría vivir sin pescar. Me da paz, desconecto de todo y me da un espacio para pensar, reflexionar», dice Jokin Sudupe, que no olvida a los que le han enseñado este arte, como al azpeitiarra Román Urrestilla «al que agradezco todo lo que me ha enseñado de técnica, de paciencia, esfuerzo y dedicación».

Siempre pesca en la modalidad de 'sin muerte', es decir, devuelve al rio la pieza capturada ya sea en competición o cuando lo hace como ocio, ya que «cada vez hay menos truchas y es una modalidad que se está imponiendo en todo el mundo al igual que en Gipuzkoa». Cabe destacar también la conciencia medioambiental de este joven pescador que gusta de cuidar el río y anima a los jóvenes a practicar esta especialidad en la que «por la imposibilidad de competir con otras prácticas deportivas, hay cada vez menos jóvenes».