«Zarautz es una plaza activa, con unos cuantos casos muy potentes»

Lorena y Maite,responsables del Teléfono de la Esperanza./
Lorena y Maite,responsables del Teléfono de la Esperanza.

El Teléfono de la Esperanza, atendido por turnos por una treintena de voluntarios, recibe cada día entre 10 y 14 llamadas

ANTXON ETXEBERRIA

Ya esta aquí la Navidad. Estos próximos días festivos son de emociones y celebraciones familiares intensas para algunos y de tristeza y soledad para otros. Los conflictos personales inherentes a la naturaleza humana también se hacen más presentes. Vivimos tiempos muy difíciles en lo económico que no ayudan sino a desestabilizar nuestros ánimos, nuestras vidas, apareciendo trastornos ya tan habituales como la ansiedad, el estrés y nerviosismo... además del miedo. Los trastornos mentales, especialmente la depresión y el consumo de alcohol, son un factor de riesgo de suicidio. Se ha dado a conocer que los suicidios en Euskadi cuadruplican a las muertes por accidentes.En 2014 fueron 186 muertes, cada dos día uno. La prevención es una necesidad que no ha sido abordada. Hemos querido hacer una mirada a Zarautz y al territorio, en relación a espacios de voluntariado donde la misión, visión y valores coinciden con la generosidad, la ayuda y el gran compromiso personal hacia el bienestar general de la sociedad. Enrique Rojas Marcos, prestigioso psiquiatra y humanista dice que «la felicidad es estar haciendo algo grande con la vida, algo que la llene y que vaya más allá de los propios intereses».

Tenemos intención durante estas próximas fechas de dar a conocer el trabajo que realizan diferentes grupos de voluntariado, con una mirada desde su organización interna y con datos vinculados a nuestra localidad. Daremos a conocer la labor que realiza el Teléfono de la Esperanza, Alcohólicos Anónimos, Proyecto Hombre, el centro de ludópatas, la asociación de donantes de sangre... comenzando con el Teléfono de la Esperanza.

Hemos visitado a Lorena Pidal y Maite González, responsables del equipo del Teléfono de la Esperanza en Donostia, para conocer la labor que realizan. Nos informan que Zarautz es una plaza muy activa, con bastantes llamadas. El Teléfono de la Esperanza se fundó en Gipuzkoa hace 28 años. El nuestro es el único teléfono gratuito en todo el Estado. A nivel estatal usan el 902 que lleva la mitad del coste incorporado.

-¿Cuál es la labor del Teléfono de la Esperanza?

-Atender a las personas que puedan encontrarse solas. La soledad puede presentarse en cualquier momento de la vida. Nosotros vendemos un recurso general de la escucha activa y desde la parte emocional: ayudarnos a aceptar la realidad en muchas ocasiones y a identificarse con el problema dando pasos hacia adelante. Ayudamos a poner nombre desde lo que les pasa. Y desde esa escucha, el acompañamiento, a través del respeto. Esa calma que ofrece el canal telefónico que es anónimo, confidencial y gratuito, no dejando rastro en la factura de teléfono. Nuestro teléfono es el 900.84.08.45. El horario es uno de nuestros retos. Entre semanaatendemos de lunes a viernes de 9.30 a 13.00 y de 16.00 a 21:00 horas; los sábados de 9.30 a 13.00 y de 17.00 a 20:00 horas y, domingos y festivos, de 17.00 a 20.00 horas.

-¿Cuántas personas forman el equipo y cuántas llamadas reciben de media?

-Estamos alrededor de 30 voluntarios. Las llamadas oscilan, pero diariamente se recogen entre 10 a 14. Hay llamadas que a veces superan los 40 o 50 minutos de atención y haciendo cálculos llegamos a la conclusión que estamos al 90% de capacidad. Al ser gratuito la carga la asume el Teléfono de la Esperanza. Estamos en esa tesitura que tenemos de ampliar el horario. No nos importa formar a más voluntarios, pero estamos en conseguir más financiación para cubrir gastos.

-¿Cómo se prepara al voluntariado?

-Para tener un equipo al cargo del Telefono de la Esperanza tiene que haber una selección previa y una formación. La formación es sobre todo un sello de identidad y es que nuestro estilo es un estilo basado en la emoción no en la situación-problema, porque luego ya iremos a ver qué yace detrás de la ansiedad o melancolía. Primero volcarnos en esa emoción y siempre del estilo facilitador. Nunca decimos lo que tienen que hacer, porque no sería justo. Intentamos que la persona se reubique y se empodere así mismo.

-¿Quién llama más, hombres o mujeres?

-Las personas que se atienden son mujeres en un 65%, pero de dos años a esta parte han proliferado mucho los hombres; joven más o menos rondando los cuarenta y cincuenta (hombres también que se encuentran solos, con la frustración personal .. ) y llama la atención la naturalidad con la que se expresan, porque en la calle se piensa que son las mujeres quienes se expresan emocionalmente mejor. Estos hombres saben navegar muy bien en sus emociones. Hace diez años se podría decir que las llamadas de mujeres eran el 90 %, pero está cambiando mucho, con muchas llamadas de hombres y además jóvenes.

-Son especialistas en la escucha.

-Obviamente por teléfono nos podemos quedar muy cortos a veces. El timón está en nuestras manos y por eso es una escucha activa y hay que saber guiar en el silencio. Saber acoger el silencio o el llanto. Tenemos que discernir cuando una comunicación es relevante o cuando uno se ha enredado en detalles que no nos llevan a ningún lado, a veces por la ansiedad o por la vergüenza.

-¿Cómo solucionan los temas más graves?

-Muchas veces cuando observamos que la persona lo está pasando muy mal hay la opción de que puedan venir a tener un asesoramiento psicológico en la sede. Son pocas sesiones porque lo que no hacemos son diagnósticos, ni intervención dirigida a sesiones terapéuticas, pero si de alguna manera en todo el proceso de acompañamiento para que la persona vaya vislumbrando sus potencialidades. Se le presenta a nivel psicológico una especie de coach en el que se le ofrece por áreas de su vida (vislumbrando las áreas de su vida, laboral, personal , familiar... ). Cuantas más áreas afectadas estén más en fragilidad se encuentra. Procuramos hacer una especie de traje a medida. Y entonces, a través de este recurso puente, lo derivamos.

-¿Hacía donde se deriva?

-Para nosotros es muy importante estar al día de todos los recursos que hay en Gipuzkoa.Por ejemplo, si nos llaman con problemas de alcohol, pues poder derivarle después hacia estos centros más específicos. Esto como un ejemplo gráfico.

-La gente, ¿suele repetir las llamadas?

-Sí, hay gente que está muy sola y que no tiene con quien hablar en todo el día. Muchas veces estas personas realizan llamadas cortitas pero a menudo.

-¿Necesitamos hablar?

-Sí, más que hablar, que te escuchen. Hablar y a sentirte comprendido. Quien llama busca un poco de empatía, un poco de comprensión. Ese calor humano para sentirnos comprendido y además mi problema al final es diferente al del principio. Lo enfocamos desde otros ángulos y nos quitamos la 'mochila' tan pesada. Y también de esta manera se sienten más importantes. Cada llamada es diferente porque te va expresar una emoción y una particularidad diferente. Cuando se detecta si alguien está en una circunstancia alarmante se le invita a pasar por la sede.

-¿Cómo podemos combatir la soledad?

-Participando en asociaciones, en grupos de actividades culturales, grupos de amigos, con el deporte, expresándonos y disfrutando de los eventos sociales. Las nuevas tecnologías no sustituyen al contacto personal. Por ejemplo 5 hábitos saludables serían: pensar en positivo permitiendo soñar y desear; dormir, alimentarse y hacer ejercicio; conectarse con otras personas; conectarse con la naturaleza y practicar la relajación.

-¿Estamos muy solos?

-La soledad siempre ha estado ahí y desde una soledad acompañada, es decir sentirte solo cuando estás rodeado de gente es frecuente. Es no sentirse comprendido, o los gustos, o dónde encajo yo... Poco a poco se entra en una depresión y ya sabemos hoy día que si se trata a menudo con gente depresiva se siente rechazo hacia ella. Nadie sufre porque quiere, sino porque no dispone de las herramientas necesarias para dejar de hacerlo.

-¿Cómo les afecta el trabajo a ustedes personalmente?

-Pues mira, la persona voluntaria que practica la escucha tiene unas características como por ejemplo saber escuchar que no todo el mundo sabe; ser una persona paciente, empática,tranquila, respetuosa y discreta.Todo queda aquí. También valoramos la voz, es nuestra herramienta. La acogida a la persoa siempre es tranquila, suave..

-¿Cómo está Zarautz en relación a su servicio?

-Pues sí, tenemos unos cuantos casos. Zarautz es una población donde nos llama gente, es muy activa. Tenemos varios casos muy potentes, de dependencias emocionales hasta la soledad y de dificultades serias en la familia. De manera que somos un canal donde recurrir para derivar luego hacia otros accesos en la zona.De estos casos, varios han sido tratados aquí en la sede por su dificultad haciendo trabajos de empoderamiento, de autocontrol etc.

-¿Tienen alguna novedad para el año que viene?

-Pues sí. 'Transfórmate' es el nombre del nuevo servicio que ofrecemos en el Teléfono de la Esperanza de Gipuzkoa (TEG), una plataforma en Internet, en formato de red social, que permite a sus usuarios disponer de un punto de encuentro donde compartir y combatir su sentimiento de soledad y desesperanza. Es para aquellas personas que nos demandan un algo más que esa escucha activa, personas que tienen una actitud positiva hacia el cambio y poderles derivar a esta plataforma sin que dejen de llamarnos. Un espacio donde encontrarán materiales, audiovisuales, artículos, reflexiones, todo en clave positiva. Y puedan opinar entre ellos contando su experiencia.