'The Act', soberbio duelo actoral en un drama demasiado lento

Patricia Arquette y Joey King, en 'The Act'./
Patricia Arquette y Joey King, en 'The Act'.

Patricia Arquette y Joey King dan vida a una posesiva madre y a su hija en esta serie basada en hechos reales

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Lo bueno de escribir sobre una serie como 'The Act' es que es difícil que se te escape algún 'spoiler' porque, en realidad, la ficción comienza casi por donde termina. La nueva producción de Hulu, que en España puede verse a través de Starzplay, recupera una historia real cuyo truculento desenlace tuvo lugar en una calurosa noche de junio de 2015, en Springfield (Missouri, Estados Unidos). Siguiendo la pista a una serie de mensajes misteriosos en Facebook, los vecinos encontraron el cadáver de Dee Dee Blanchard, hasta entonces una abnegada madre, tendido sobre la cama, bocabajo y cosido a puñaladas por la espalda. Desde ese punto de partida, la ficción reconstruye a golpe de flashbacks lo que ocurrió en torno a aquella desestructurada familia.

Y lo que ocurrió fue algo espeluznante, que bien puede resumirse en los esfuerzos de una madre (Patricia Arquette) por anular y aislar a su hija Gipsy (Joey King) de cualquier contacto con el exterior. ¿Cómo lo hacía? Dee Dee acudía a todo tipo de médicos explicando que la pequeña había estado convulsionando toda la semana o que se había atragantado hasta ahogarse varias veces durante la noche o que tenía problemas de movilidad. Mientras tanto, la posesiva madre iba dejando caer esas ideas de vulnerabilidad en una muchacha cada vez más prisionera. Poco a poco, la imagen de niña desvalida iba calando entre los doctores, que optaban por realizar intervenciones como la colocación de una sonda directamente al estómago o la extracción de todos los dientes sin siquiera hacer las pruebas pertinentes.

La serie arranca con la llegada de la pareja a un nuevo vecindario en 2005 y describe la tormentosa y desigual relación entre ambas. Inicialmente, toda la comunidad se ha volcado en ayudarlas. De hecho, gran parte de las subvenciones que han conseguido las han recibido por asegurar que la pequeña, entre otras muchas enfermedades, tiene leucemia. Dee Dee apenas deja hablar a Gipsy, a la que trata como a un bebé. No en vano, les hace creer a los vecinos que su edad mental es de una niña de 8 o 9 años y que sueña con ser princesa y cree en unicornios. Y en parte, por la desastrosa educación y tratos recibidos, así era. Lo cierto es que la crónica de todas estas salvajadas resulta impactante. Uno enseguida rememora títulos de terror como 'Carrie' o 'Misery', pero la memoria también acude a los horrores que padecieron los presos en los campos de concentración nazis.

El aislamiento, la posesión, la negativa a los cambios afloran en un duelo actoral sencillamente espectacular. Y es que Arquette y King resultan totalmente creíbles en unos papeles duros y difíciles con los que resulta complicado empatizar, especialmente en el caso de la madre. Poco a poco, Gipsy se irá dando cuenta de que su progenitora ha estado ocultándole cosas y, de alguna manera, le está impidiendo crecer y desarrollarse como persona. Será entonces cuando trate de cambiar las cosas.

Lo cierto es que pese al tufillo a telefilme, y en ciertos aspectos lo es, la serie funciona correctamente debido, fundamentalmente, a un argumento tan sucio y grotesco como irremediablemente atractivo. Eso sí, no cabe duda de que sobran muchos minutos de ficción. En un momento en el que buena parte de las series empieza a apostar por el menos es más, 'The Act' se planta con ocho capítulos de casi una hora de duración cada uno y resulta algo exasperante porque narrativamente pierde ritmo y flojea. ¿Era necesaria la posible explicación a por qué la madre actúa así? ¿Y ese epílogo que vuelve sus pasos sobre la noche de autos? Son elementos que no hacen más que entorpecer la fluidez de la historia.

Más acertado, en cambio, son los personajes de Mel (Chloë Sevigny) y Lacey (AnnaSophia Robb) que se sitúan como vecinas de lo que allí aconteció pero que, de alguna manera, también juegan el papel del espectador que no para de preguntarse hasta qué punto es justo el final de esta devastadora historia.

'The Act' está disponible en Starzplay.