'The OA', la serie de los 'WTF!' (y las caras de tonto)

Brit Marling es la protagonistas de 'The OA' /
Brit Marling es la protagonistas de 'The OA'

Dos años después se estrena la segunda temporada de la serie de ciencia ficción que despiertó odios y fanatismos por igual

Eduardo Paneque
EDUARDO PANEQUEMadrid

Corría el mes de diciembre de 2016. Según como -o para qué- se mire, a la vuelta de la esquina. Pero la línea temporal seriéfila es bien distinta. En los tiempos de consumo rápido que corren, diciembre de 2016 fue hace una eternidad. ¿Cuántas ficciones han pasado por nuestras vidas desde entonces? ¿10? ¿50? ¿100? ¿A cuántas le hemos dedicado más de dos días? ¿1? ¿2? 'The OA' supo hacerse un hueco entre la entonces sobreabundamente oferta. No gustó a todos. De hecho fue odiada y amada a partes iguales. La serie interperlaba directamente al espectador exigiéndole un «o comulgas con esta fantasía de personajes que te harán explotar la cabeza o hastaluego». Y pasaban los capítulos e iba dejando incrédulos y frustrados por el camino. Se habló de ella, que no es poco. De su espectáculo visual y su locura narrativa. (Nota: nunca será la soberbia 'Legion').

La segunda temporada se lanzó el pasado mes de marzo pero ya nada era lo mismo. Muchos de los que llegaron a amar 'The OA' ya estaban a otra cosa, reduciendo considerablemente el ruido social. La trama principal arranca con Praire (Brit Marling) y Hap (Jason Isaacs). Ella, en un nuevo cuerpo, el de Nina Azarova; él intentado cazarla en los cambios multidimensionales. Nina nunca subió al autobús que la dejaría ciega, nunca fue adoptada por Nancy y Abel y nunca tuvo experiencias cercanas a la muerte. Aunque su pasado y presente son diferentes, el primero de sus cometidos es conseguir que Homer (Emory Cohen) -compañero en el psiquiátrico- recupere la consciencia de sus vivencias juntos; el segundo, la comunicación con el pulpo gigante que será pieza clave en el desenlace. De la primera temporada también siguen el grupo de discípulos de OA que vieron en ella un nuevo Mesías: BBA, Jesse, Buck, Steve y French.

Pero la principal novedades es la ampliación de los arcos argumentales con una nueva trama protagonizada por Karim (Kingsley Ben-Adir), un detective que busca a una adolescente que ha desaparecido en extrañas circunstancias. La investigación le lleva por lugares recónditos de San Franscisco donde incluso se sumergirá en un juego de realidad aumentada que hace desaparecer -o desquiciar- a sus participantes.

El drama creado por Brit Marling y Zal Batmanglij no se anda con rodeos durante esta segunda temporada. Una serie que nació para ser inclasificable apuesta la fantasía y la ciencia ficción. ¿Acaso no existían antes esos sueños lúcidos o delirios compartidos? Sin duda, pero ahora se concatenan de tal forma que el espectador vive en un 'WTF!' constante. A pesar de ello, se nota forzada en ese intento de empeñarse permanentemente en ser diferente porque lo único que se consigue es caer en los patrones típicos y tópicos.

Los nuevos ochos episodios son más largos, más pretenciosos y, sin duda, más enloquecidos. Un rompecabezas que se deshace constantemente cuando creemos que tenemos las piezas a punto de encajar. Las rarezas son siempre bien recibidas y, si vienen con entusiasmo y ambición, más. Que el final de esta nueva tanda haya gustado es otra historia. Cuanto menos nos hemos echado unas risas con la cara de tontos que se nos ha quedado.

La segunda temporada de 'The OA' está disponible íntegramente en Netflix desde el 22 de marzo de 2019.