'Han Solo: Una historia de Star Wars', ellos también fueron jóvenes

Woody Harrelson, Alden Ehrenreich y Joonas Suotamo en 'Han Solo: Una historia de Star Wars' (2018)./
Woody Harrelson, Alden Ehrenreich y Joonas Suotamo en 'Han Solo: Una historia de Star Wars' (2018).

Disney sigue explotando la franquicia galáctica con una sosísima aventura que descubre los orígenes del personaje que convirtió a Harrison Ford en estrella

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

«Una película de 'Star Wars' que te ofrece respuestas a preguntas que nunca te habías hecho». Así titula A. O. Scott en el 'New York Times' la crítica de 'Han Solo: Una historia de Star Wars', una manera fina de decir que estamos ante una película innecesaria. Desde que Disney compró LucasFilms, la explotación de la saga galáctica no ha cesado.

George Lucas dirigió 'La guerra de las galaxias' en 1977. Después han venido otros ocho títulos. 'Han Solo', un 'spin off' sobre el carismático personaje que encarnó Harrison Ford, es pues el noveno capítulo de la franquicia. De su resultado en taquilla dependerá que se dé luz verde a la cinta sobre Obi Wan Kenobi que dirigirá Stephen Daldry, así como otras dos sobre Boba Fett y Yoda.

Harrison Ford no era ningún crío cuando encarnó al contrabandista más célebre de la galaxia. Tenía 35 años y se hizo más famoso de lo que podía soportar; en 'El Imperio contraataca', Han Solo no acababa congelado en carbonita: era una decisión que se tomó a última hora porque el actor consideraba que el personaje había cumplido su parte.

Alden Ehrenreich, Donald Glover y Emilia Clarke en diversas escenas de 'Han Solo: Una historia de Star Wars' (2018).

Alden Ehrenreich, 28 años, recupera la sonrisa pícara de Ford para encarnarlo de joven. Descubriremos que, antes de sumarse de mala gana a la Rebelión, Han Solo aspiraba a ser el mejor piloto del universo. Hasta que un maestro de contrabandistas y mentor (Woody Harrelson) le ofreció unirse a una aventura en la que conocerá a su inseparable compañero peludo Chewbacca (Jonaas Suotamo) y a otro simpático buscavidas, Lando Calrissian (Donald Glover), que se jugó y perdió en el tapete el Halcón Milenario. También conoceremos cómo decide su apodo y hasta dónde obtiene su pistola.

Androide femenino

Resulta difícil abstraerse de la formidable operación de márketing que supone cada nuevo estreno de la saga. Disney, que ocupará hoy un millar de pantallas españolas, ha llegado al extremo de juntar a Chicote y Chewbacca para que el popular cocinero le enseñe a cortar jamón. Ya no basta con la nostalgia de los cuarentones y cincuentones que vieron la primera trilogía en la salas como motor para ir al cine, hay que sumar a la causa a los más jóvenes.

¿Cómo sería 'Han Solo' si no hubieran sido despedidos a las pocas semanas de comenzar el rodaje los dos directores inicialmente contratados, Christopher Miller y Phil Lord? Nunca lo sabremos. Lo que sí confirmamos es que el realizador que los reemplazó, Ron Howard ('Cocoon', 'Willow'), nada tiene que ver con la frescura y el descaro de los autores de 'Lluvia de albóndigas' y 'La Lego película'.

Y además

George Lucas fue quien propuso a Ron Howard, al que dirigió como actor juvenil en 'American Graffiti' y produjo, ya como director, 'Willow'. De su mano asistimos a la creación del mito Han Solo a partir de un guion escrito por Lawrence Kasdan, que ya estaba en los crédito de 'El Imperio contraataca'. La correción insulsa es la marca de fábrica de Howard, incapaz de dotar de chispa las aventuras del héroe socarrón.

'Han Solo' resulta entretenida pero no deslumbrante. Contiene unas cuantas escenas resultonas -el asalto al tren bala en medio de un paisaje nevado, el vuelo del Halcón Milenario en mitad de una tormenta- y secundarios robaescenas, como el Beckett de Woody Harrelson y un androide femenino, piloto del Halcón y con conciencia de clase obrera, bautizado L3-37.Y llegamos a la piedra angular del filme: Alden Ehrenreich, que aceptó la difícil papeleta de sustituir a Harrison Ford, que apenas tenía unos pocos años más que él cuando le vimos por primera vez en la cantina de Mos Eisley.

Sobra decir que su alarmante falta de carisma y que se pase media película intentando rescatar a su pareja amorosa, Qi'ra (Emilia Clarke), no ayudan a olvidar al auténtico al granuja socarrón.En resumen, tal como coincidió la crítica en Cannes, Han Solo es lo menos interesante de 'Han Solo'. Los más jóvenes se entretendrán, los más viejos sentirán un par de veces el pellizco de la nostalgia y Disney hará caja. Mientras, Harrison Ford, se prepara para volver a empuñar el látigo de Indiana Jones, un héroe de 75 años.