'El plan', de la Pensión de las Pulgas a la gran pantalla

El director Polo Menárguez entre los actores de 'El plan', Raúl Arévalo, Antonio de la Torre y Chema del Barco./
El director Polo Menárguez entre los actores de 'El plan', Raúl Arévalo, Antonio de la Torre y Chema del Barco.

Antonio de la Torre y Raúl Arévalo encabezan la adaptación cinematográfica de un fenómeno teatral del off madrileño protagonizada por tres amigos en paro

BOQUERINI

Nació como una obra teatral en el off madrileño de La Pensión de las Pulgas y su éxito provocó que escalase la cartelera, pasase por el Teatro Kamikaze, hasta instalarse en el Teatro Marquina, un teatro comercial habitual de Arturo Fernández. Ahora, 'El plan', la obra escrita por Ignasi Vidal, salta al cine con protagonismo de Antonio de la Torre, Raúl Arévalo y Chema del Barco, el único de los tres que la representó en las tablas, bajo la dirección de Polo Menárguez, quien tras el 'mumblecore' experimental de su primer largometraje, 'Dos amigos', pasando por la impactante realidad contada en el documental 'Invierno en Europa', se estrena ahora en la ficción tras una sólida carrera como cortometrajista y montador.

La trama, con un gran giro final, presenta a tres perdedores, Paco, Ramón y Andrade, tres amigos que llevan en paro desde que cerró la empresa de seguridad en la que trabajaban. Son las nueve de la mañana y han quedado para ejecutar un plan en la casa de uno de ellos. Varios contratiempos, como la avería del coche y el retraso de quién tiene debe venir a recogerlos, les impiden salir de la casa, y poco a poco se van viendo envueltos en una serie de incómodas discusiones que irán derribando sus muros y arrancarán sus máscaras cambiando para siempre su amistad.

Como la obra de teatro, la película también se desarrolla en tiempo real, aunque lo que en la escena era una habitación ahora es un piso de un edificio de una urbanización madrileña, con todas sus habitaciones, la entrada del edificio y la calle. Menárguez recuerda la primera vez que vio 'El plan' en el teatro y lo que le convenció para llevarla al cine: «Quedé impresionado por cómo el texto juega con un tono imposible entre la comedia y el drama y consigue que funcione como un espejo de la realidad. Todo esto plantó la semilla de mi voluntad de convertirlo en película y hacer de ella una de esas experiencias que se quedan con el espectador días después de haberla visto. Su verdad es incómoda y su comedia nos está cuestionando.

'El plan' dejará la sensación de haber asistido a algo que ha ocurrido tras la puerta del vecino. La elección de los actores, una puesta en escena mínima para acentuar la empatía y el movimiento, hace que el espectador se sienta dentro de ese apartamento, viviendo la historia de primera mano. «A pesar de que la obra de teatro muestra la parte más cómica del drama de estos tres amigos, en su adaptación a la gran pantalla se ha optado por dramatizar en mayor medida la situación, convirtiéndola así en una película poliédrica en la que, metafóricamente, los personajes quedan atrapados en una casa, pero también en su vida», añade Polo Menárguez, que firma el guion en colaboración con Ignasi Vidal: «Es fiel al original, ha surgido la necesidad de adaptar el tono, lo que ha dado lugar a dos obras diferentes. Aquí el cine ha aportado la verdad del primer plano como principal novedad», dice Menárguez.

Retrato cómico costumbrista

Antonio de la Torre, reciente ganador del Goya al mejor actor protagonista por 'El reino', conocía la obra porque se la recomendó su amigo Raúl Arévalo. Tras trabajar juntos en 'Azuloscurocasinegro' y 'Los amantes pasajeros', el malagueño también coincidió con Arévalo en el debut como director de este último en 'Tarde para la ira'. «Una de las razones por la que estoy en esta película es porque me encantó la obra. Fue Raúl, al que considero como mi hermano del alma, quien me la recomendó. Me dijo vete a verla, no te quiero hacer spoiler, pero es como una comedia y luego tiene un giro muy potente», dice Antonio de la Torre. «Me interesa mucho la cotidianeidad, me fascinan las historias que consiguen algo normal, un retrato cómico costumbrista del ser humano, de lo mejor y de lo peor». El filme se rueda durante tres semanas en unas pocas localizaciones. El director lo justifica asegurando que «se agradece lo pequeño, espacios pequeños, un equipo pequeño… esta intimidad es muy agradecida y se refleja en la película».

Antonio de la Torre y el director Polo Menárguez.
Antonio de la Torre y el director Polo Menárguez.

Para Raúl Arévalo «resulta muy atractivo cómo se retrata la España de hoy, desde el sentido del humor y la crítica, esa parte de la España del hombre 'machirulo', del macho ibérico, inseguro y machista». Para el actor todo comienza «en plan comedia, cierto toque de tragicomedia y, sobre todo, un giro de guion tremendo. Pero también habla, desde una casa, de nuestro mundo. Y lo hace de una manera que no resulta nada dogmática El tercer acto es muy potente».

Chema del Barco, el único de los tres protagonistas que ya estaba en la obra de teatro, se refiere a las diferencias entre esta y la película: «La obra teatral era mucho más comedia. En la película todo está más condensado y hay más drama: En ese tiempo en que están los tres juntos se empiezan a sincerar. La relación de amistad que tienen viene de 15 años atrás, se conocen muy bien, Son situaciones que provocan que la gente se sienta identificada con los tres amigos». La película está producida por Nacho La Casa para la productora independiente Capitán Araña y es su deseo que se estrene antes de que finalice 2019,