Garci convierte a Carlos Santos en Germán Areta en 'El Crack Cero'

Carlos Santos y Miguel Ángel Muñoz, junto a Garci./
Carlos Santos y Miguel Ángel Muñoz, junto a Garci.

La película se rueda entre Madrid y Asturias y la noche del 31 de diciembre el equipo no se tomará las uvas porque estará trabajando

Boquerini .
BOQUERINI .

Mucho tiempo llevaba José Luis Garci (Madrid, 74 años, 22 películas, un Oscar, dos hijas y seis nietos) hablando de su regreso al cine con una precuela de 'El Crack', que entonces se iba a llamar 'Germán Areta investigación' y que iba a contar con Víctor Clavijo como un joven Germán Areta, el famoso detective privado que popularizó Alfredo Landa en 'El Crack' (1981) y 'El Crack II (1983)'.

Ahora el proyecto ya es una realidad, pero con algunos cambios: el título definitivo de la película que está rodando José Luis Garci es 'El Crack Cero', y a Areta ya no lo interpreta Víctor Clavijo sino Carlos Santos, el Luis Roldán de 'El hombre de las mil caras', personaje por el que logró el Goya. Miguel Ángel Muñoz (con un look en el que cuesta reconocerle) interpreta al 'Moro', personaje que en los dos 'Cracks' existentes ambientados en los primeros 80, estaba interpretado por Miguel Rellán. Y también aparece Cayetana Guillén Cuervo, ya con experiencia de trabajar a las órdenes de Garci en dos títulos anteriores. Y además se asegura que la película será en blanco y negro y que también están Paula Echevarría, Fiorella Faltoyano y Belén López, entre otras de las principales figuras del reparto.

En 'El Crack', Areta hacía referencia a su pasado como policía, dejando el cuerpo por un oscuro asunto nunca aclarado para convertirse en investigador privado. Incluso aparecía su jefe en la brigada de policía en la que trabajaba, que estaba interpretado por el inolvidable José Bódalo. Ahora 'El crack cero' nos va a contar que sucedió para que Areta dejase la policía y se metiese a detective privado, con un pequeño despacho en las plantas altas del edificio Madrid–París de la Gran Vía madrileña donde instala su agencia de investigador privado. Y todo ello en un año muy significativo en la historia de España, 1975, el de la muerte de Franco.

José Luis Garci decía hace meses que «la película se desarrolla en 1975, cuando el personaje de Germán Areta deja la Policía y pone su agencia de detectives en la Gran Vía de Madrid. Pero es que la calle ya no se parece en nada. Hoy ha perdido aquella cosa cosmopolita que tenía. Era una calle muy neoyorquina, con edificios maravillosos, alguno de estilo Chicago. Hasta los números de algunos portales son art-decó. Hoy, en cualquier lado te aparece un chino con sus letras chinas», lo que está obligando al cineasta a estrujarse la mente para que la actual y renovada Gran Vía de Madrid parezca la sucia de 1975.

El director reconoce que su anunciado retiro del cine hace cinco años iba en serio y que no pensaba en hacer esta película: «Es cierto, no pensaba hacerla, pero por un motivo sentimental. Antes de que muriese Alfredo Landa había intentado rodarla con él. Cuando estaba enfermo iba casi todos los días a verlo, a casa o al sanatorio, y aunque estaba en silla de ruedas, yo le decía: 'No te preocupes, coño, que aunque sea lo hacemos en la silla, como Ironside'. Pero se murió. Un día, hablando con Mayte, su mujer, que también ha fallecido, me dijo: '¿Por qué no haces lo del Crack? Busca a alguien y lo haces'. Y en eso estoy», ha dicho Garci en diferentes entrevistas los últimos meses.

«He tenido que capturar este momento porque sé que dentro de unos cuantos años enseñaré esta foto y diré: yo hice una película con José Luis Garci. Leyenda viva de nuestro cine», decía Carlos Santos, a través de su red social de Instagram donde ha colgado la foto de inicio de rodaje (las otras son también de las redes sociales, en este caso de Miguel Ángel Muñoz), mostrando el agradecimiento a Garci por contar con él.

La película se rueda entre Madrid y Asturias y la noche del 31 de diciembre el equipo no se tomará las uvas porque estará rodando, como ha reconocido Miguel Ángel Muñoz: «Ruedo el 31 de diciembre y el 2 de enero, con lo cual, salvo los momentos puntuales que disfrutaremos todos porque no se trabaja, voy a estar rodando y muy contento porque grabar una película con José Luis Garci es un sueño hecho realidad y terminar el año cumpliendo un sueño es maravilloso. Además es en blanco y negro y yo soy un romántico del cine de ese estilo», concluye el actor en diferentes declaraciones.