'Tu hijo': José Coronado, un padre coraje con sed de venganza

Un fotograma de 'Tu hijo'.

El cineasta recupera el sabor de 'Secuestrados' en una cinta en la que Jose Coronado interpreta a un padre coraje con ganas de venganza

Borja Crespo
BORJA CRESPO

«'Tu Hijo' se plantea como un neo noir, que combina lo viejo con lo nuevo, lo moderno con lo decadente, el estilo sobrio del thriller norteamericano de los 70s con contenidos actuales, el contraste y los claroscuros juegan un papel determinante en el estilo de la película», cuenta con ambición su máximo responsable, Miguel Ángel Vivas, otrora nombre habitual en el fantaterror nacional que sorprendió con la incómoda 'Secuestrados', hizo taquilla con 'Extinction', una de muertos vivientes, y pinchó pecando de atrevimiento al filmar un remake descafeinado de 'À l'intérieur', incontestable cult-movie francesa con abundante gore que dejó huella en festivales como el de Sitges hace poco más de una década. 'Tu hijo', cuyo guión escribe el propio cineasta con Alberto Marini -colaborador habitual de Jaume Balagueró-, inauguró el festival de Valladolid con buen pie, confirmando el protagonismo absoluto de Jose Coronado, el hombre que últimamente lo hace todo (ahí está la serie 'Gigantes', de Enrique Urbizu, o 'Vivir sin permiso', alguno de cuyos capítulos ha realizado el propio Vivas). Aquí encarna a un padre coraje con ganas de venganza. Su hijo ha quedado en estado vegetativo tras una pelea y la justicia no parece responder debidamente -últimamente, un clásico-. Completan el plantel principal Pol Monen ('Amar') y Ana Wagener ('El reino'), que ya estuvo en la demoledora 'Secuestrados'.

'Tu hijo' tiene a Sevilla como escenario, ciudad de origen del director. «He tratado de hacer una película que hable sin tapujos sobre un mundo con el que no estoy de acuerdo», relata el director. «Es una vuelta a los orígenes al cine que me interesa y que ya traté en 'Secuestrados'. Una película que aúna la fuerza narrativa y estilística con la argumental. Es la primera vez que me planteo de forma plena mi responsabilidad como director en lo que hablo, por eso he decidido huir de los artificios y hacer una película sobria que nos hable desde las entrañas, un puñetazo de emociones que, creo, no podrá dejarnos indiferentes a ninguno. Ni siquiera a mí. Una reflexión y crítica sobre nuestros pecados de hoy».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos