Sitges acoge con entusiasmo 'Ventajas de viajar en tren'

Luis Tosar, en 'Ventajas de viajar en tren'./
Luis Tosar, en 'Ventajas de viajar en tren'.

La obra, ópera prima del donostiarra Aritz Moreno, adapta una novela con una trama llena de dobles juegos de espejos y una estructura de muñecas rusas

Boquerini .
BOQUERINI .

Dice el donostiarra Aritz Moreno que 'Ventajas de viajar en tren' es «una película marciana sobre la locura» que combina varios géneros y adapta a la gran pantalla la novela de culto homónima de Antonio Orejudo, con una trama llena de dobles juegos de espejos y una estructura como de muñecas rusas.

La película, de la que no conviene desvelar demasiado cuenta con un amplio reparto en donde están, entre otros, Luis Tosar, Pilar Castro, Ernesto Alterio, Quim Gutiérrez, Belén Cuesta y Macarena García, narra cómo Helga Pato, que regresa a Madrid en tren tras haber ingresado a su marido en una clínica psiquiátrica del norte de España, es abordada por su compañero de asiento, el psiquiatra Ángel Sanagustín, que trabaja investigando trastornos de personalidad a través de los escritos de los pacientes. El hombre le habla de uno de sus pacientes y de las pintorescas historias de aquellos que le rodean. A partir de este relato surgen otros muchos, entremezclando géneros: «En la película, hay de todo; va de la comedia al terror, pasando por el thriller en pocos segundos», ha dicho el joven director, feliz de haber logrado con su ópera prima adaptar una novela que todo el mundo le había dicho que era inadaptable.

La adaptación de la novela arrancó cuando la coproductora Leire Apellániz, Señor & Señora, le dijo a Aritz Moreno que leyera el libro de Orejudo. «Enseguida vi que ahí había material para una película», dice el cineasta. El director reconoce que ha sido una locura trasladar la novela al cine «porque de sus 150 páginas se podían hacer tres filmes» y hubo que hacer un trabajo de selección. «Yo no soy guionista, por lo que le encargamos la adaptación a Javier Gullón». Además, en todo momento contó con la aprobación de Orejudo, algo que al equipo «dio una seguridad muy grande». Y no solo por la cantidad de géneros. A nivel de estructura, con tantos narradores e historias múltiples, «la novela se asemeja las muñecas rusas, las matrioshkas, así que la tarea ha sido ciertamente complicada». Para el director, «esta es una película muy libre, tanto para verla como para salirse de la sala, depende de la tolerancia de cada uno. Desde luego lo que sí es, es un filme para hablar de él durante mucho rato después de haberla visto».

La película es un delirio sórdido pero fascinante, repleto de obsesión, perversión, sarcasmo, diversión, demencia, sofisticación... «Una película consciente de ser una película, un juguete sobre la ficción. Es una comedia negra extrema, marciana, con momentos de thriller, de terror, romanticismo... y sobre todo surrealismo», en opinión de Moreno.

El equipo, en Sitges.
El equipo, en Sitges. / Efe

Por su parte, durante la presentación del filme, los actores han coincidido en que aceptaron el proyecto al descubrir la belleza y fascinación que escondía el guion y el enfoque de la película, que la hace única, innovadora y diferente. Luis Tosar, con el que había trabajado con Moreno en su corto 'Cólera', fue el primero en sumarse al reparto. El actor definió esta historia como «majara, y por eso tiene el valor que tiene». Según Belén Cuesta, el guion la atrapó, pese a qe su personaje es «difícil de entender». Su compañera Macarena García asegura que fue Belén quien le habló de libreto, «que le entusiasmaba». «Cuando entré en el proyecto, tuve que leer el guion dos o tres veces para entenderlo todo bien. Es una historia de luz muy peculiar», afirma.

Dice Ernesto Alterio, que interpreta al psiquiatra Ángel Sanagustín, que no se basó en nadie en concreto para dar vida a su personaje. Eso sí, «me preocupé en entender lo que es el delirio e investigué casos de esquizofrenia y comprendiendo que el delirio aparece en un punto de la realidad que esa persona no puede explicar. Había que tener esa angustia, esa zona oscura para poder transitarla y ahí aparece toda en la narración». La película ha sido acogida en Sitges con mucho entusiasmo, revelándose como la gran sorpresa de los primeros días del festival, y se verá si de todos.