Rosales al fin emociona

Bárbara Lennie es una joven estudiante de Bellas Artes en busca de respuestas.

El autor de 'Tiro en la cabeza' consigue con 'Petra' su película más accesible, un conmovedor drama sobre la identidad y la redención

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Una opulenta masía del Bajo Ampurdán es el escenario del sexto largometraje de Jaime Rosales, el más accesible de una filmografía insobornable. Una estudiante de Bellas Artes (Bárbara Lennie) disfruta de una residencia artística en la casa de un reputado escultor (Joan Botey).En realidad, no está allí para aprender, sino para confirmar que ese hombre en en realidad su padre. El hijo del artista, un fotógrafo sin el talento paterno (Alex Brendemühl), y su esposa (Marisa Paredes), completan el dramatis personae de una fábula que se sumerge sin complejos en los territorios de la tragedia griega y hasta del culebrón.

Rosales mezcla a actores profesionales con Joan Botey, que en realidad es el propietario de la masía donde rodó la cinta. Suyo es el personaje más fascinante del relato, un villano absoluto, un ser despiadado y brutalmente sincero, que humilla a los que tiene alrededor cual Saturno devorando a sus hijos. Pocas veces el retrato del artista fatuo ha alcanzado tales cotas de abyección. A la búsqueda de identidad de la protagonista se añade así otro tema esencial: la posibilidad de que un artista sublime sea un ser despreciable en lo personal.

La presencia en pantalla del antropólogo forense Paco Etxeberria es toda una declaración de intenciones. Rosales reivindica la memoria histórica a través del fotógrafo que desarrolla el proyecto de plasmar las fosas de la Guerra Civil. Conocer el pasado para intentar vivir el presente, tal como le sucede al personaje de Bárbara Lennie, que afirma querer ser artista para alcanzar la verdad. A su lado, otras dos concepciones del arte: la reivindicativa y comprometida con el tiempo que le toca vivir, personificada en el retratista de fosas, y la mercantilista del escultor.

«Si tuviera que resumir la temática de 'Petra', diría que es una película de búsqueda y redención», resume el autor de 'Tiro en la cabeza', que busca sin disimulo emocionar y sorprender al espectador. De momento contiene la mejor escena de su cine: aquella en la que el gesto sin palabras de Marisa Paredes resume una vida de vacío y sumisión.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos