Un repaso a 'Nación salvaje', 'Burning' y 'Muere monstruo, muere'

Las protagonistas de 'Nación salvaje'.

Los litros de sangre, lo poético y enigmático y lo misterioso se dan cita en estas tres películas presentadas en el certamen

Boquerini .
BOQUERINI .

La sangre ha surgido, cinematográficamente hablando, a borbotones con la película estadounidense 'Nación salvaje' ('Assassination Nation') dirigida por Sam Levinson y protagonizada por Manu Gargi, Aaron L. Gilbert, Anita Gou y David S. Goyer. La película es de esas que el público de Sitges aplaude cada vez que la sangre de algún personaje inunda la pantalla. Ambientada en Salem, la ciudad ya no es la de los juicios por brujería, sino algo mucho peor, la de unos adolescentes que inundan las redes sociales mofándose de las autoridades del pueblo, fabricándoles fotos falsas degradantes, que distribuyen a todo el mundo. Este hackeo y publicación de buena parte de la información íntima de sus ciudadanos provocará que los habitantes de Salem pierdan los papeles desencadenando una ola de violencia que arrastrará de pleno a cuatro chicas, a las que acusan de estar detrás de la difusión por redes de lo peor de sus habitantes, siendo perseguidas como modernas brujas de nuestro tiempo.

La cinta, que tiene a la todopoderosa Universal detrás, es uno de esos títulos pensado para adolescentes con litros y litros de sangre para mostrar primero la persecución y caza de las cuatro chicas y después, ya como justicieras, su venganza contra quienes las persiguieron y torturaron. Y todo con un potente mensaje feminista.

Tras la cámara, el actor, guionista y director Sam Levinson, que debutó con 'Another Happy Day', siendo 'Nación salvaje' su segundo largometraje. La Universal tiene previsto estrenar la película en España en plena resaca de Haloween, y a las puertas de las fiestas navideñas, el 23 de noviembre.

Burning

También este miércoles 10 ha sido el día de la surcoreana 'Burning' una larga historia de 148 minutos, enigmática y sutil, que adapta un cuento de Haruki Murakani. Dirigida por Chang-dong Lee y protagonizada por Yoo Ah-in y Steven Yeung, se desarrolla en las calles de Seúl cuando el joven Jong-su se reencuentra con una amiga de la infancia. Él se enamora de ella, y la chica, que se va de viaje a África, le da las llaves de su casa para que cuide de su gato, un felino huidizo de las personas que no conoce, que Jong-su no llega a ver en ningún momento., pese a ponerle agua y comida todos los días. Cuando ella regresa, lo hace con un nuevo chico a su lado, con el que ha compartido tres días de espera en el aeropuerto de Nairobi. El triángulo que se forma a partir de ese momento se llena de cosas extrañas, un joven que dice quemar graneros, un gato que no se ve y una misteriosa desaparición. Una historia poética.

La película contiene crítica social por las diferencias económicas de los dos protagonistas, entre puestas de sol muy ténues, muy alejada de las violentas películas surcoreanas que suelen llegar a occidente. Ganó el Premio Fipresci en Cannes. En España tiene anunciado su estreno para este próximo 19 de octubre.

Muere monstruo, muere

El argentino Alejandro Fadel ha traído a Sitges 'Muere monstruo, muere', película que se inicia entre ovejas, un reguero de sangre y una mujer, la pastora de las ovejas, que intenta sostener su cabeza porque acaba de ser decapitada. Esto ya da el tono del filme que se desarrolla en un pueblo remoto, próximo a los Andes, en el que un policía intenta resolver un misterio que puede ser resultado de la locura o de un monstruo.

Protagonizada por Esteban Bigliardi, Francisco Carrasco y Tania Casciani, es una película que se mueve entre el 'Twin Peaks' de David Lynch y el cine de Alejandro Jodorowsky. Una historia inquietante que consagra a Alejandro Fadel con esta segunda película, al que conocíamos como guionista de Pablo Trapero o de Israel Adrián Caetano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos