Rami Malek: «Freddie siempre vivió hambriento de identidad»

Rami Malek, en la piel de Freddie Mercury.

Para ponerse en la piel del líder de Queen, el protagonista de 'Mr. Robot' asegura haber intentado captar su esencia, no imitarle: «Nadie puede ser él, sino una versión de él» | Producido por Roger Taylor y Brian May, el biopic llega este miércoles a la cartelera

MARÍA ESTÉVEZLos Ángeles

El ganador del Emmy por 'Mr. Robot', el actor Rami Malek, se inyecta una buena dosis de rock al meterse en la piel del líder de la banda Queen, Freddie Mercury. Esta semana se estrena la esperadísima cinta 'Bohemian Rhapsody', el biopic del genial artista creador de la banda Queen. Consciente del reto y dispuesto a enfrentar las criticas, Malek confiesa ser un fanático de la música de Queen, sin embargo, declara también que su versión de Mercury es una visión personal del personaje. Rami estudió de principio a fin a Mercury hasta conseguir asemejarse al cantante, estudió cada movimiento del vocalista con absoluta dedicación. El actor trabajó con la maquillista Jan Sewell, misma que ha caracterizado a Eddie Redmayne como Stephen Hawking en 'La teoría del todo' y 'La chica danesa', para conseguir una caracterización perfecta. Por si fuera poco, Brian May y Roger Taylor, músicos de Queen y productores del filme, ayudaron con vestuario original para la película.

-'Bohemian Rhapsody' es una de las películas más esperadas del año, ¿cómo fue su primer encuentro con los miembros de la banda Queen?

-Imagínate. Me vi como un fan ante sus ídolos. No fue como conocer a una estrella de Hollywood que admiras, sino algo mucho más complicado de digerir porque estaba ante estrellas del rock. Dioses del rock. Eso no sucede todos los días. Traté de esconder mi nerviosismo, pero creo que no lo logré. Siempre he sido fan de Queen.

-Y ahora usted se estrena como Freddie Mercury.

-Dejémoslo en que me estreno en una versión de Freddie. Para conseguir interpretar el personaje como yo deseaba, me dedique a estudiar entrevistas, a investigar cada actuación sobre el escenario. Necesitaba entender todos los aspectos de su personalidad. Fue un reto enorme. Piensa en alguien que nació en Zanzíbar y luego estudio en Bombay para después trasladarse a Londres. Su infancia lo marcó porque siempre vivió hambriento de identidad.

-¿Con que actitud se enfrentó a un personaje de estas características?

-Fue un salto al vacío. Cuando te ofrecen una oportunidad como esta, meditas la oferta y asumes los riesgos antes de abrazarlos. Obviamente fue una decisión complicada por el peso del personaje. Estamos hablando de Freddie Mercury, por Dios. Un tipo icónico y revolucionario. He intentado captar su esencia, no imitarle. Nadie puede ser él, sino una versión de él. Esa fue mi actitud al meterme en el papel.

-¿Cuesta desprenderse de su personalidad?

-Muchísimo. Yo no quería despedirme de Mercury. Soy fan, como te he dicho, y vivir dentro de su música ha sido un ejercicio de admiración, de sentirme único, de ser una figura inalcanzable. Siento mucha admiración y respeto por el personaje y, aunque ha sido un alivio terminar, también siento la amargura de la despedida. Me quedo con el tesoro de haber tenido la oportunidad de interpretarlo. Ese sentimiento me acompañará siempre

-Se ha hablado mucho de cómo el filme muestra la sexualidad de Mercury.

-De nuevo, nosotros hemos mostrado la historia desde el respeto al personaje. Ese es un tema delicado, como la batalla de Mercury contra el SIDA. En ningún momento nos alejamos de su realidad, al contrario vamos mostrando su capacidad para aguantar y su fuerza frente a sus amigos y a su familia en los momentos más difíciles.

Tres fotogramas de la película.

-¿Que fue lo que más disfrutó de la interpretación?

-El vestuario y la música. Ha sido una experiencia colosal utilizar las prendas de Freddie Mercury, es decir, vestir con sus icónicos diseños. También el maquillaje me ayudó en la interpretación.

-Al parecer, hubo un poquito de drama durante el rodaje del filme ya que el director original, Bryan Singer, fue reemplazado en plena filmación por Dexter Fletcher. ¿Influyó de alguna manera en su trabajo?

-Hemos sido fieles al guion y, en el momento en que ocurrió, confiamos en el cinematógrafo. Fue él quien mantuvo el tipo en los momentos más complicados y nos ayudó a todos. Soy un actor de televisión, en la serie Mr. Robot tenemos un realizador para cada episodio y estoy acostumbrado a adaptarme a diferentes estilos de dirección. Eso para mi no fue raro. No me sentí frustrado por el cambio, ni creo que haya afectado de ninguna forma a mi interpretación.

-Hablando de Mr. Robot, su creador Sam Esmail, que ahora está haciendo la serie Homecoming, acaba de anunciar la cuarta y la quinta temporada de Mr. Robot.

-Sí. Ya me había dicho que habría una cuarta y tal vez una quinta temporada de la serie. Falta ultimar los detalles. Estoy seguro que el estudio está deseando que nos pongamos a rodar, pero los dos hemos tenido proyectos alternativos. Ahora mismo yo ya estoy disponible para su talento.

-¿Nos puede adelantar algo?

-Ya me gustaría, pero no sé nada. Sam me ha dado pistas, sin embargo, eso no quiere decir que tenga un arco de lo que va a ser la cuarta temporada. Me guardo lo que me ha dicho, porque quiero que sea una sorpresa. El éxito de Mr. Robot radica precisamente en el misterio que ofrece. Es un mundo que existe y en el que estamos viviendo sin darnos cuenta. Es una puerta abierta a la enorme imaginación de Sam Esmail

-También ha estrenado Papillon.

-Sí. Me encanta esa novela. Fue un gran desafío. A mí me gusta demostrar de lo que soy capaz y no dejar pasar las oportunidades que me ofrecen. Me costó decidirme por un remake de estas características, porque el original es muy conocido. Imagínate, reimaginar un filme que ha sido protagonizado por Steve McQueen y Dustin Hoffman, actores icónicos en dos roles icónicos. Parece ridículo colocarse en esa posición, pero me gustó el desafío.

Más información

Temas

Cine

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos