Peter Jackson: «Nunca volveré a tener un éxito como 'El señor de los anillos'»

El realizador Peter Jackson, el pasado 27 de noviembre en el estreno londinense de 'Mortal Engines'./Efe
El realizador Peter Jackson, el pasado 27 de noviembre en el estreno londinense de 'Mortal Engines'. / Efe

«Hemos creado en la película una sociedad entera intentando que sea creíble», afirma el guionista y productor de 'Mortal Engines'

MARÍA ESTÉVEZNueva York

Al mítico realizador Peter Jackson le fascina crear universos. Su nuevo mundo retrata una civilización postapocalitica miles de años en el futuro. La humanidad se ha adaptado a una nueva forma de vida sobre ruedas, donde gigantescas ciudades en movimiento se atacan despiadadamente unas a otras en busca de sus recursos. La protagonista es Hester Shaw, a quien da vida la actriz Hera Hilmar, que se cruza con Tom Natsworthy (Robert Sheehan), un huérfano que lucha por su propia supervivencia. Estos dos jóvenes opuestos, cuyos caminos nunca deberían haberse cruzado, forjan una alianza que está destinada a cambiar el curso del futuro. El creador de 'El Señor de los Anillos', 'King Kong' o 'El Hobbit', nos recibió en exclusiva en Nueva York para hablar en primicia de un filme que promete ser la estrella de las próximas navidades.

Peter Jackson, productor y escritor de la cinta, aún estando ocupado en varios proyectos, estuvo interesado en 'Mortal Engines' desde que leyó los libros de Philip Reeve. El propio Jackson aclara que querían mostrar el mundo espectacular en el que viven los personajes y para ello han credo unos efectos especiales de acuerdo a los avances del milenio. Esta es la adaptación de la primera de las novelas fantásticas que forman la tetralogía 'The Mortal Engines Quartet', escritas por Philip Reeve. El encargado de dirigir esta adaptación es Christian Rivers, que debuta en la dirección tras participar en los efectos visuales de las sagas 'El Hobbit' y 'El señor de los anillos'.

-¿Cómo ve la relación entre los dos protagonistas principales?

-Su enfrentamiento inicial es fundamental para la relación porque, obviamente, si se llevarán bien desde el principio no habría una historia. Es verdad. El drama natural necesita tener personas que se oponen violentamente entre sí y luego la historia las va uniendo lentamente. Y no es muy difícil porque son maravillosamente opuestos. Hester es antisocial, salvaje y dañada, no solo físicamente en la cara, sino que ha sido criada por un robot psicopático. Ella no es una persona capaz de adaptarse y nunca ha tenido una relación con un ser humano real, no desde que su madre murió cuando ella tenía seis años. Así que ha estado cargando esa pena y ese dolor y quiere matar al hombre que asesinó a su madre, así que eso es todo en lo que ha estado pensando durante 15 años. Ella es un personaje singular e increíblemente interesante. En Tom tienes literalmente lo contrario, la historia del aprendiz alegre y divertido, optimista, un tipo que, obviamente, tiene un millón de amigos y es muy social. Un joven que termina siendo expulsado de la ciudad con Hester Shaw y no sabe cómo sobrevivir. Ese es su mayor problema porque Tom nació en una ciudad de tracción y estuvo toda su vida en movimiento, balanceándose y nunca ha puesto un pie en el suelo, nunca en su vida. Así que le asusta estar solo en el barro y la hierba.

-¿Cómo encontró a los actores protagonistas?

-Bueno, Hera es simplemente maravillosa, es un enigma. Ella tiene ese tipo clásico de Ingrid Bergman, porque es misteriosa. Y ella no regala nada, lo guarda todo dentro. Encaja como un guante realmente, en realidad es una persona encantadora (risas), pero, no obstante, es muy reservada en su ser natural y creo que entiende a Hester muy bien. Rob es en realidad el tipo optimista, burbujeante, positivo, ingenioso, con muchos amigos y cree que es Tom. Y somos muy, muy afortunados porque él crea un personaje tan natural, que solo quieres verlo. Tom es nuestra guía en este viaje, nos representa a nosotros, los espectadores, hasta cierto punto. Y la otra cosa con Hester es que su historia es realmente alguien que tiene que descubrir su propia humanidad porque su humanidad le ha sido negada en gran medida por la forma en que fue criada por este tipo de robot y por el dolor de su madre. Ella quiere matar al tipo que mató a su madre y no le importa si vive o muere, porque no tiene futuro. Ella es realmente sombría en ese sentido.

Ver a la protagonista con esa cicatriz, brinda una heroína diferente

-Sí. Sin embargo, la cicatriz es mucho más brutal en el libro y no pudimos hacerla como se describe. Una cosa es que se describa en un libro donde todos lo mencionen de una forma diferente a mostrarla en la película. Nuestra teoría con la cicatriz fue presentar a Hester y que la cicatriz te distraiga totalmente. Es suficiente cicatriz para decir, Dios mío. Pero cuando la película termina, por el carácter del personaje ni siquiera la ves. Todavía está allí, pero cuando la película acaba y ya has estado en este viaje con ella, ya ni siquiera ves la cicatriz. Así que solo queríamos dejar suficiente cicatriz para que eso sucediera en la película. Me encanto ese momento poderoso cuando esta chica con esa cicatriz no deja escapar al hombre que le hizo eso y que mató a su madre. Es peligrosa, y aunque sea una víctima, no es una víctima.

-Hay muchos mensajes y uno es que los niños se separarán de sus padres y, obviamente, es político.

-Bueno, no soy un tipo de mensaje. Pero hablamos del impacto inmediato del clima. El futuro que nos espera. Estamos una declaración de intenciones de cómo vemos el mundo. Es una especie de sin sentido, habla del consumismo, de esa voracidad por acabar con los recursos hasta llegar a comer ciudades. Es una lucha por los recursos sabiendo que en algún momento el petróleo se agotará. A mi me gusta hablar de la humanidad. El Señor de los Anillos era similar y el Señor de los Anillos se estableció en un momento en que el mundo y la magia de lo antiguo se estaban desvaneciendo. Todo iba a terminar con una guerra y hubo un solo un crepúsculo este año. Así que en realidad es bastante divertido tener una historia donde una forma de vida que se ha disfrutado durante cientos de años ahora está llegando a su fin, aunque no nos guste, no podemos hacer nada al respecto.

-Cuando tienes un gran éxito con una historia como El Señor de los Anillos, ¿influye en las decisiones de proyectos futuros?

-Esa es una pregunta muy justa. Quiero decir que no puedo pensar que cualquier cosa que haga ahora va a superar al Señor de los Anillos. Probablemente nunca volveré a hacer una película tan exitosa y estoy de acuerdo con esa idea, estoy de acuerdo. Quiero hacer buenas películas, ya sean grandes o pequeñas, y siento la presión continua de hacer una buena película. Pero nunca pienso que haya llegado a la cima. Lo que realmente me motiva, que me emociona es encontrar un libro o una idea o un guion que despierte mi curiosidad. En este caso, leo los libros y literalmente quiero verlos en pantalla. Lo mejor, cuando eso me sucede, es hacerlo tú mismo.

-¿Crees que la historia podría ser real?

-Bueno, lo que creo que es importante y es la filosofía que hemos usado es si está película se ha ambientado de forma correcta con un momento con el que no estamos familiarizados, ya sea en la Tierra Media o en King Kong, en la década de 1930 o lo que sea, o tres mil quinientos años en el futuro. Hemos creado una sociedad, una sociedad entera diferente a la nuestra, intentado que sea creíble. Los personajes viven en este mundo y te hacen creer en el mundo. Tratamos de no trivializarlo o degradarlo, inventarlo con detalles puntuales. Y luego, también quieres que tus actores crean en un 100 por ciento que ese es el mundo en el que sus vidas se desarrollan.

-Es interesante que un mundo que es fantástico y esté ambientado en el futuro cuente con una ciudad que se llama Londres.

-Bueno, está en el libro de Phillip Reeve. Londres es la ciudad más emblemática del mundo y es un vinculo entre el futuro y la actualidad. El darwinismo municipal es el tipo de filosofía dominante. Este mundo arroja y honra tanto a las grandes ciudades como a las pequeñas. Y Londres no es el más grande. En el libro se detallan algunas reglas alrededor de lo que sucede en esta ciudad, reglas de código de conducta no escritas, y uno de los códigos de comportamiento es el darwinismo municipal y si persigues y atrapas una ciudad, no perjudicas a las personas a bordo y, en teoría, eres bienvenido en su sociedad. Y parte del asunto del darwinismo municipal es que existe un código de conducta con las personas que atrapa junto con los pueblos que atrapa y se supone que debe cuidarlos y hacerlos parte de su sociedad. Así que Londres está en la película y por lo que sabemos y no sabemos, la población de Londres puede ser el resultado de 20 ciudades que se capturaron y se convirtieron en parte de las ciudades más grandes. .

-¿Sus películas siempre se ruedan en Nueva Zelanda?

-Bueno, vivimos allí y es nuestra casa. No tiene que ser en Nueva Zelanda, pero vivimos a cinco minutos del estudio. Nos subimos al auto y conducimos, y no hay semáforos, no hay tráfico en horas pico, nada, solo conducimos durante cinco minutos y estamos en el estudio de mi casa. Eso es realmente agradable. ¿Por qué querría ir a un lugar donde me vería atrapado en el tráfico durante una hora y media cada día para ir al trabajo y regresar? Es conveniente y es genial.

 

Fotos

Vídeos