'La commare secca', el debut de Bertolucci gracias a Pasolini

Un fotograma de 'La commare secca'./
Un fotograma de 'La commare secca'.

El cineasta, que empezó a estudiar literatura moderna en la Universidad de Roma, se dejó seducir por el celuloide cuando comenzó a trabajar como ayudante en 'Accattone'

Boquerini .
BOQUERINI .

Bernardo Bertolucci (Parma, 16 de marzo de 1941 – Roma, 26 de noviembre de 2018) debutó como director gracias a Pier Paolo Pasolini, que era su mentor, con 'La commare secca', basada en un cuento y con guion del director de 'El Decamerón'.

Bertolucci nació en el seno de una familia de la burguesía media agraria. Su padre era el poeta, crítico literario y cinematográfico Atilio Bertolucci, y su madre, que procedía de Australia, era licenciada en letras por la universidad de Bolonia. Todo indicaba que el joven Bernardo estaba predestinado a la literatura hasta que se cruzó en su vida Pier Paolo Pasolini.

Que Bernardo Bertolucci y Pier Paolo Pasolini se conocieran no fue ninguna casualidad. Attilio Bertolucci había gestionado la publicación de la primera novela de Pasolini, 'Ragazzi di vita', en 1955 y luego una colección de sus poemas. Cuando la familia Bertolucci se mudó de Parma a Roma, Attilio entró en las tertulias poéticas de la capital, de las que Pasolini formaba parte, combinando su labor de novelista y guionista. Además la familia Bertolucci se instaló en el mismo edificio en el que vivía Pasolini, en vía Carini. Siguiendo los pasos de su padre y tentado por la poesía, Bernardo Bertolucci empezó a estudiar literatura moderna en la Universidad de Roma, pero cuando Pasolini empezó su carrera como director con 'Accattone' (1961), escogió al joven Bernardo, aspirante a poeta como su padre, y que había rodado un par de películas caseras en 16 milímetros, como su ayudante. Para Bertolucci esta experiencia marcó su vida abandonando sus estudios de literatura.

Años después, Bertolucci recordaría: «Fui testigo de la invención del cine: Pasolini estaba inventando un lenguaje. 'Accattone' fue muy importante para mí porque rara vez ocurre que uno vaya a ser testigo de la creación de un lenguaje. Lo que Pasolini hizo fue realmente una invención porqué él no tenía experiencia significativa con el cine de la que pudiera echar mano. En ese momento la única película que le gustaba de veras era 'La pasión de Juana de Arco', de Dreyer. Fue más tarde cuando empezó a ir a cine con más frecuencia. Así, la primera vez que Pasolini hizo un travelling, yo tenía la sensación de estar viendo el primer travelling de la historia del cine». Un año después de Pasolini era Bertolucci quien debutaba como director. «Dejé de escribir poesía en el momento en que tomé una cámara en mis manos. Me sentía hipnotizado. Supe que las películas eran mi futuro, y también mi castigo», contó el futuro director.

Un fotograma de 'La commare secca'.
Un fotograma de 'La commare secca'.

Pasolini tenía un pequeño cuento de cinco páginas con una historia fácil de ser llevada al cine, y el productor Antonio Cervi le compró los derechos pensando en que sería su segundo filme. Pero Pasolini prefirió hacer 'Mamma Roma' (1962) y convenció al productor para que fuese su amigo, vecino y ayudante en su debut, Bernardo Bertolucci, que entonces apenas tenía 21 años, convirtiera el relato en un guion y dirigiera la película resultante. Pasolini le pidió al escritor Sergio Citti –un conocedor a fondo del dialecto romano y a quien consideraba su «lexicón viviente»–, que después sería actor amante de Pasolini, que le ayudara en la elaboración del guion. Así surge 'La Commare Secca': «Yo sentía que tenía que apropiarme mediante mi escritura de una historia que en principio pertenecía a alguien más. Así que traté de absorber el tema de Pasolini. Mi coguionista fue Sergio Citti, que era su colaborador más fiel, para así tratar de mantener mis pies en la tierra y no falsificar la realidad que él había descrito», contó Bertolucci.

'La commare secca' (1962), título cuya traducción literal sería 'La cosecha estéril', aunque en el argot romano significa 'la muerte', y que en su momento se estrenó en los cines de arte y ensayo españoles con su título original, estaba protagonizada por Francesco Ruiu, Alfredo Leggi, Allen Midgette y Gabriella Giorgetti, todos actores desconocidos. Se trataba de una intriga que se iniciaba con la imagen del cadáver de una prostituta en un parque próximo al Tíber en Roma . La Policía realiza una serie de interrogatorios de sospechosos que estaban en la zona en el momento del asesinato. Cada sospechoso relata sus actividades durante el día y la noche, y cada narración sirve como una porción de la trama. Un joven le cuenta a la policía que se estaba reuniendo con sacerdotes para obtener una recomendación de trabajo, aunque vemos que él y sus amigos pasaron el tiempo tratando de robar a los amantes en el parque. Un gigoló trata mal a sus dos novias. Un soldado fracasa en sus intentos de recoger a varias mujeres y se queda dormido en un banco del parque. Dos adolescentes comparten una agradable tarde en compañía, pero terminan robándole a un homosexual. Cada narración es interrumpida por una tormenta repentina, que en cada caso conduce a un interludio en el apartamento de la prostituta mientras se prepara para su velada. A la prostituta la vio todo el mundo aquella noche, pero nadie se compadeció de ella. Estaban demasiado ocupados en sus propias y egoístas fugas. Finalmente un flashback muestra el asesinato de la prostituta por un hombre en zuecos que había sido interrogado previamente y que finalmente es detenido en un baile.

Cuando finalizó el rodaje Bertolucci tenía 22 años. La película se presenta en la Mostra de Venecia y es aclamada por la crítica internacional como un éxito por un nuevo talento importante. Aunque muchos críticos italianos pensaron que era en gran medida una película de Pasolini, Bertolucci se esforzó en crear un estilo individual distinto: «Mi problema mayor fue acercar estos personajes a mi propia sensibilidad. No quería terminar aprisionado en el mecanismo de una película policíaca», contó Bertolucci. 'La commare secca' retrata una parte de la sociedad romana del momento, formada por desheredados y personajes marginales (ladrones, vagos, proxenetas, prostitutas...). En los interrogatorios lo que relatan son sus propias historias de pobreza y marginalidad que poco o nada tienen que ver con el crimen en sí mismo, lo que la empareja a la vertiente neorrealista del cine italiano de la década anterior. Dos años después Bertolucci estrenaba 'Antes de la revolución', que ya determina su trayectoria posterior.